Los “avatares” de la sapería pitiyanqui

Cómo identificarlos

En el proceso revolucionario venezolano aún no existe un manual para identificar a los infiltrados, a los vendidos, ni a los “avatares” para que no hagan más daño. Eso será un trabajo para el SEBIN, y probablemente el Gral. Rodríguez Torres habrá pensado en ello. Pero mientras tanto, es bueno intercambiar ideas y mañas para confrontar, por medio de la inteligencia popular, a esos bichos de uña cuya misión es vendernos al imperio.

Primero, las definiciones:

Los infiltrados son agentes entrenados, que de manera encubierta se introducen en las organizaciones populares, en los partidos progresistas y revolucionarios y en los grupos religiosos, con el fin de obtener información, manipular, controlar, confundir a la gente para utilizarla contra sus propios intereses. Los vendidos son aquellos que, habiendo sido militantes sociales, políticos o religiosos, no aguantaron dos pedidas para ponerse a trabajar para el enemigo a cambio de un pago. Los pagos van desde conexiones o influencias para alcanzar un puesto donde puedan robar, pasando por un perro caliente, una cita con una profesional del sexo, o cantidades de dinero, dependiendo del precio calculado por los corruptores y aceptado por el vendido. Los avatares, en cambio, son mentalidades imperialistas que medran en cuerpos de apariencia popular, aborigen, afrovenezolano, etc., que a los incautos les parecen legítimos, pero que, ocultos tras su inofensiva apariencia, realizan una labor de zapa constante, persistente y destructiva a favor de nuestros enemigos estratégicos, haciéndose pasar por activistas decentes.  De esa manera pueden manipular a grupos de personas para ponerlos contra el proceso revolucionario por medio del engaño. Como son los más peligrosos, a ellos dedicamos este artículo.

LA PERSONALIDAD FALSA Y LA VERDADERA

El avatar siempre tiene por lo menos doble personalidad. La verdadera está oculta profundamente, porque de eso depende la eficiencia de su labor destructiva. No suelen ser muy inteligentes; si lo fueran, no harían esa porquería. Pero su falta de inteligencia es sustituida por la astucia cultivada y su capacidad de obediencia ciega a los que les pagan, así que no les cuesta mucho hacerse los pendejos y, de esa manera, ir sembrando su semilla imperial lenta y persistentemente, pisando pasito para no ser descubiertos por las víctimas que les fueron asignadas. Su personalidad falsa varía según lo que les ordenen. Son tipos que jamás discuten, nunca razonan (no saben hacerlo) sólo repiten la cantinela que se les ha ordenado repetir, de manera hipnótica y sin expresión, para sembrarla en el fondo de la mente de las víctimas que suelen caer en la trampa de estos bichitos, que aprenden a administrar sus falsas caras de idiotas como estrategia de supervivencia y método de trabajo. Nunca meten la pata, reciben datos de dónde y cómo actuar y no dan un paso sin pedir permiso a sus jefes imperialistas.

LA COBERTURA LEGAL Y LA COBERTURA POLÍTICA

Los avatares suelen tener una cobertura legal que les permite actuar impunemente y justificar sus acciones. Generalmente son ONG, por medio de las cuales reciben financiamiento externo con diferentes excusas; con esos parapetos suelen viajar a Estados Unidos, y adquirir una dudosa respetabilidad. O se pegan en un partido político o en una agrupación social o religiosa, donde medran como todo parásito esperando la orden para destruir. Su cobertura política la constituye la cercanía a personajes respetables y auténticamente revolucionarios o progresistas, cuya amistad citan indirectamente, como quien no quiere la cosa, dando a entender sesgadamente una intimidad, confianza, amistad profunda, pero sin decirlo. Manipulan las palabras para que sea la víctima quien la infiera. Así se hacen amigos del camarada tal, de la hija de... del hermano o el hijo de... con el fin de esconderse a su sombra cuando alguien sospeche. Estos tipos ocultan su sabotaje bajo una falsa eficiencia y cuando se despiertan sospechas, se hacen los pendejos para suscitar la solidaridad de la gente buena, que los cree equivocados o cortos de inteligencia.

NADANDO EN LAS MASAS COMO EL CAIMÁN

Con esa cobertura andan por todas partes, entre la gente buena, progresista y revolucionaria; pero como caimán en boca e' caño, listos para destrozar lo que les ordenen. No es extraño que se les vea por todas partes, en reuniones importantes, buscando ser vistos en amenas conversaciones con gente revolucionaria, fingiendo tener reuniones que nunca existieron, o fraguando relaciones sentimentales de mentira. Sus caras se hacen conocidas y suelen medrar largos años sin ser descubiertos.

LOS FLANCOS DE LOS BANDIDOS

Su mayor flanco es su ausencia de principios, su ideología falsa que no resiste una discusión política; y sobre todo, sus frutos. Terminan firmando peticiones ante el CIDH, ante la Corte Penal Internacional, las Naciones Unidas o ante Dios Todopoderoso para que se encarguen de Chávez y su gobierno, que, según ellos, “violan los derechos humanos” y son “culpables” de todos los males. Si alguien les pregunta los por qué, ponen su mejor cara de pendejos para que la gente crea que fueron embaucados para firmar, pero con toda seguridad fueron ellos los manipuladores y promotores de tales hechos. Otro flanco importante son sus “amigos”, que pasan de escuálidos recalcitrantes a fascistas confesos, aquí se vale decir “dime con quién andas y te diré quién eres”.

SACARLOS DE SUS MADRIGUERAS

A estos tipos hay que hacerles el vacío. Hay que desenmascararlos, dejarlos ante sus víctimas como los depredadores sociales que son. Es necesario que queden descubiertos ante todos, confrontándolos con sus hechos, con los resultados de sus acciones. Para eso tenemos que investigar a fondo, recaudar datos, formarles expedientes populares y repartirlos personalmente, denunciarlos por todos los medios comunitarios o no, tirarlos por la web. Que no quede nadie sin enterarse, porque la sapería es como la brujería: Sólo afecta a quienes se dejan y cuando se descubre, pierde efectividad.


andrea.coa@gmail.com




Esta nota ha sido leída aproximadamente 1194 veces.



Andrea Coa


Visite el perfil de Andrea Coa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: