...la lengua es castigo del cuerpo

Sr. Néstor Francia

He leído su último artículo “Prepárense, se le soltó la lengua ...” y la verdad es que me parece extremadamente inoportuno porque las argumentaciones de más peso se refieren al motivo de su primera renuncia. Renuncia que no mantuvo y que inteligentemente usted declinó, me imagino, a favor de la necesidad política de un programa (“La Hojilla”) que venía contrarrestando el ataque de la conspiración insertada en los medios privados.

No se sí lamentar su nueva renuncia en compañía de la señora Eileen Padrón, porque me parece que no han entendido que el compromiso político con el proceso que vive este país, está por encima de todas sus últimas argumentaciones, aparentemente, contundentes para usted, desde su punto de vista, el suyo, el individual. Pero, ¿acaso cree usted que los televidentes de La Hojilla han elevado en algo su nivel político con su último artículo?

Por otra parte, debo decirle que un equipo como el de La Hojilla no podía estar sometido a las presiones comunes de cualquier equipo en otro programa televisivo. La Hojilla nació de la confrontación, su pegada era la confrontación y por supuesto, sus integrantes estaban sometidos a presiones más riesgosas que ameritaban niveles de seguridad. En esto último, unos más concientes que otros en cuanto a los peligros, para no hablar de irresponsabilidades.

¿Acaso a usted no le pasó por la mente que el equipo podía ser victima de un tinglado o plan, como el supuesto informante que pretendía matar a la señora Eileen o que más bien contrainformó para producirles una crisis interna, a sabiendas que quién concibió el plan explotaba diferencias salvables para convertirlas, precisamente, en una crisis terminal que destruyera a un programa que le estaba haciendo daño a la conspiración?

Supongamos que esto no fue así; pero ¿acaso, pasearse por esta hipótesis y hacerla consciente (que debió haber sido su aporte fundamental por ser el individuo político del programa) no hubiera redundado en la fortaleza del equipo y en su blindaje para enfrentar verdaderos ataques? ¿O era que usted estaba en otro plan? Porque no creo que un hombre de su talla intelectual y con tantas experiencias vividas y leídas no le haya sabido sacar provecho a la situación que se le presentó y revertirla en fortaleza para el equipo y, principalmente, en continuidad y calidad política del programa.

A menos, que usted, se haya dejado llevar por las miserias humanas: actos y conductas involuntarias, que en personas con nivel son tejidas muy finamente dentro de su ego y los hacen perder los grandes compromisos colectivos.

Sr. Néstor Francia, usted dice que trabaja en PDVSA, allí pasa la mayor parte de su tiempo y usted no es sordo ni ciego, menos mudo. ¿Por qué no se reivindica y suelta la lengua en algo más trascendental y nos hecha el cuento de las perversiones que los trabajadores permanentemente están denunciando en la empresa que le aporta casi el 50 % al presupuesto nacional del país? ¿O es que el salario que le pagan en PDVSA es más fuerte que los intereses del sector obrero BOLIVARIANO que allí labora?

Sr. Néstor Francia, para finalizar quisiera me respondiera esta pregunta ¿Por qué un intelectual de su talla no puso por delante los intereses del pueblo y ha dedicado esfuerzos, personales, para hundir a un programa tan importante como La Hojilla?


Esta nota ha sido leída aproximadamente 6655 veces.



Bartolo Hernández


Visite el perfil de Bartolo Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: