La Hojilla en TV: La voz del pueblo

Generación de conciencia socialista contra reproducción de ideología capitalista

Lo que hasta ahora se ha conocido artificiosamente como “opinión pública” fue desde el principio únicamente la reproducción social y explícita de los gustos, ideas, sentimientos y valores éticos, estéticos y culturales de las clases dominantes a lo largo de la historia. Actualmente, a través de los medios privados de (in)comunicación propiedad de la burguesía u oligarquía, tras dichos bastidores mediáticos esta chusma con dinero tiene a gruesos sectores de la clase media como vehículo visible de su ideología capitalista, expresada entre otras cosas por autonombrarse ese dúo dinámico como Sociedad Civil (perdón, Sambil) para que no lo llamen pueblo, al cual le reservan las denominaciones de horda y turba. Dicho de otra forma, “los prejuicios de los grandes son las leyes de los pequeños”, según Paul Henrich Dietrich, Barón de Holbach, lo cual ocurre pues se nos ha dominado más por la ignorancia de nosotros que por la fuerza de ellos, según Simón Bolívar, el Libertador.
Con el disfraz de la democracia representativa burguesa, a través de esos medios el pueblo nunca tuvo voz para expresarse en su total esencia y plenitud, derecho humano convertido malintencionadamente en privilegio de sectores medios que son subconscientemente oprimidos por sus enemigos explotadores y concientemente opresores de sus hermanos explotados. Es decir, el esclavo quiere ser amo, o más aún, el capataz no es peón y quiere ser terrateniente. Esta es la contradicción psicosocial de la clase media: ni proletaria ni burguesa, víctima y victimaria, económicamente estable e ideológicamente inestable... Ideología versus conciencia (idea de Ludovico Silva)… La ideología pequeñoburguesa va de la mano con la ideología burguesa, y ambas son dos caras de la ideología capitalista, cuyo oponente dialéctico es la conciencia socialista… Se puede ser socioeconómicamente proletario e ideológicamente burgués o pequeñoburgués, y viceversa (como Vladimir Lenín y Fidel Castro)… ¿Quienes tienen y no tienen conciencia de clase?...
Las jineteras de los medios censuran a quien protagonice un grito de rebeldía contra su propósito de producir tal contaminación ideológica tanto en las mentes de esa clase como en las del resto de la sociedad (la esclavitud mental es más peligrosa que la esclavitud física) para moldearlas a su imagen y semejanza consumista y transculturizante, además de seguir perpetuando los círculos viciosos de dominador-dominado y discriminador-discriminado por medio de las relaciones de imposición y subordinación, y obligar al pueblo a olvidar su lenguaje y a hablar el de sus opresores, o sea, a no pensar con cabeza propia y a pensar con la de ellos. Esa es la alienante voz de los que siempre tuvieron voz.
Conociendo tan dantesco contexto, es lógico decir que “La Hojilla en TV” es la liberadora voz de los que nunca tuvieron voz. ¡Tremendo cañón contra el pensamiento contrarrevolucionario y la manipulación psicodélica de los fetiches y complejos de la Sociedad Sambil (perdón, civil)! ¡Dichosa sea la mera existencia de un programa de tan gran calibre, contundencia y firmeza revolucionaria a despecho de sus detractores escuálidos con y sin boína roja! Una cosa es hacer críticas constructivas y objetivas a favor de la esencia y los objetivos del programa, y otra cosa es vociferar críticas destructivas y subjetivas en contra. La chabacanería y el mal gusto no están en ese espacio sino en la mente de quienes ven la pajilla en el ojo del vecino y no ven la viga que lindamente adorna sus ojos. De buena fe algunos actúan así equivocadamente, pero otros son escuálidos de boína roja. ¡Esos no son revolucionarios sino reproductores, multiplicadores y perpetuadores ideológicos del sistema que dicen combatir! ¡Hipócritas y santurrones! Quien comete actos groseros y habla con altura es más grosero que quien comete actos elevados y dice groserías.
Tal como lo cantó Alí Primera en la obra Abrebecha: “Aunque diga groserías el pueblo tiene derecho… y no se me ponga arrecho pero es la pura verdda que no hay peor mala palabra que esta misma sociedad, que la mayor grosería la dice esta sociedad”.
Frente al bombardeo mediático de la oligarquía y el imperialismo, “La Hojilla en TV” no solo debe mantenerse sino también ampliar su horario en radio y televisión y reforzar su contenido audiovisual. Para esto no debemos dejar solo a Mario Silva y su equipo. Debemos dar un paso al frente quienes podamos ofrecer toda la ayuda que requieran al efecto. Por otro lado, pensar proactivamente así permite que la idea y concepción del programa perduren y trasciendan la voluntad y existencia de sus protagonistas. El aporte personal de ellos es importante, pero “La Hojilla en TV” se convirtió en una institución del pueblo, y por ende en el presente escenario revolucionario le es pertinente el axioma: “Los seres humanos pasan, pero las instituciones quedan”, siendo natural que ese programa atraviese por diversas circunstancias, situaciones y etapas en su trayecto. Deseable es que todas estas sean crisis de crecimiento.
Tomando en cuenta las ideas de Antonio Gramsci, estamos destruyendo la ideología contrarrevolucionaria que todavía no ha desaparecido, y estamos construyendo la conciencia revolucionaria que todavía no ha nacido. Somos protagonistas de una crisis a superar dialécticamente con audacia, disciplina, firmeza y sensatez. Por lo tanto, las contradicciones originadas entre revolucionarios deben ventilarse ante revolucionarios y resolverse con revolucionarios. Lo contrario en tener oscuridad en la casa de la Revolución y luz en la calle de la contrarrevolución. ¡Los trapos sucios se lavan en casa! ¡No seamos los primeros aliados de nuestros enemigos! ¡Ante un problema busquemos soluciones, no más problemas!
Algunos de los deberes de todo revolucionario (sea o no sea profesionalmente intelectual) son los de actuar motivado bajo los más puros sentimientos de amor (como lo pensó Ernesto “Ché” Guevara), practicar la humildad y la tolerancia, ser objetivamente crítico y autocrítico, y crecer integralmente como ser humano. Una de las consecuencias del ejercicio de estos deberes por parte nuestra es el reconocimiento del grado de contaminación que tenemos desde la niñez con el burgués y/o pequeñoburgués que nos insertaron en nuestro ser (según Mao Tse Tung), obstáculos del forjamiento del Ser Humano Nuevo (hombre o mujer) protagonista de su Proceso Revolucionario individual y del Proceso Revolucionario social (la Revolución debe ser cultural o en caso contrario reproducirá la dominación, de acuerdo a Carlos Lanz). Hacer esto implica un tenaz, necesario e importante esfuerzo interior por transformar nuestras propias vidas, no solamente debido a un compromiso hacia uno mismo (pues el verdadero mensaje de Jesús de Nazareth es que el cambio, redención y salvación de un ser humano sólo proviene de sí mismo y no de otro… Uno es su propio Mesías: cada quien tiene un gran poder en sus manos y lo desconoce por ignorancia), sino también a un compromiso hacia el pueblo al que nos debemos en tanto nos convirtamos en factores de generación de ideas, conciencia y organización en su seno, recordando que no existen Mesías pues sólo el pueblo salva al pueblo, este es hacedor de la historia, y sin pueblo no hay Revolución. ¡Hagamos vanguardia (no vanguardismo) hasta superar la crisis ideológica gramsciana, y a futuro el pueblo se asuma consciente y plenamente como su propio líder!
Agradezcamos a Dios o la Naturaleza toda la valiosa producción intelectual originada a raíz de la transmisión del programa “La Hojilla en TV”. Felicito fervorosamente al camarada Mario Silva y a su equipo por la constancia puesta en la continuación de su hijo comunicacional. Por otra parte, les deseo el mejor de los éxitos a Eileen Padrón y Néstor Francia en las nuevas trincheras donde hayan escogido proseguir la lucha revolucionaria, que al final siempre es una sola y la misma. A todos estos camaradas les dedico este artículo hecho con amor y reflexión. A todos los lectores de lo aquí expuesto les manifiesto mi gratitud por la mayor divulgación y discusión que puedan hacer del presente contenido.
¡Por la construcción del Socialismo y del Ser Humano Nuevo!
¡Hasta la victoria siempre!

Profesor de la UBV
Tomista expulsado de la UCV
Correo electrónico: silvachapellin@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 6578 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas