La historia se repite

En los albores del golpe de estado de 2002 en la Republica Bolivariana de Venezuela, las intenciones de los golpistas y sus aliados comprometidos se olían en el ambiente, es como el dicho popular aquel: “todos lo sabían menos el marido”; fueron innumerables las voces de alertas que le fueron dadas al presidente Bolivariano de que algo “andaba mal” inclusive hasta por sus allegados al gobierno leales a la Revolución que, incansablemente, pedían se tomaran las previsiones del caso ante la avalancha de información que del pueblo se recibía.

Sin embargo, fueron desoídas y tomadas como “chismes y cuentos de caminos” ya que los acusados cabecillas del golpe que casi acaba con la Revolución, con la vida del presidente y con el pueblo que defendió a capa y espada a la Revolución Bolivariana, engañaron taimadamente a quien tenia el deber de haber escuchado “los cuentos de caminos” y los temores del pueblo Revolucionario y tomado las previsiones del caso.

Y es que la historia es cíclica, se repite una y otra vez para que aprendamos de nuestros errores, los acontecimientos se suceden a veces como copiados al carbón, para enseñarnos, para aprender pero “quien ama el peligro perece en el”; el haber subestimado las voces de alerta casi da al traste con la Revolución Bolivariana y fue el pueblo el que pago con su sangre, para luego presenciar como se perdonaban a sus asesinos y como después se indultaban a los cabecillas de la revuelta y con ello se abrió la brecha y la oportunidad de posesionarse en donde ahora están con el Imperio respaldándolos.

En esta difícil y peligrosa coyuntura que vive la humanidad y especialmente esta única Revolución, no debe dejarse nada a la aventura, ninguna voz debe ser desoída, ningún temor desechado, ninguna alerta pasarse por alto, atrás debe quedar el pensar que todo lo sabemos, todo lo podemos y de que hay tiempo para atajar las situaciones peligrosas, no podemos seguir con la pusilanimidad y el amiguismo porque esta en juego la revolución, el pueblo, la humanidad entera.

Todo hecho humano tiene nombre y apellido, cada situación, cada decisión, cada cambio, cada proyecto, pasa por las manos del presidente y eso incluye la política comunicacional por lo que es sumamente difícil achacarle esto o aquello a quienes cumplen al pie de la letra las ordenes presidenciales, aunque algunos insistan en descargar sobre los demás los errores cometidos.

El obviar situaciones e informaciones neurálgicamente peligrosas, forman parte de esto mismo, el apartar a verdaderos revolucionarios que están realmente comprometidos con las luchas del pueblo, que no temen decirle a aquel que debería “mandar obedeciendo”, acerca de lo que no esta claro para el pueblo, la falta de información que se ha hecho costumbre cuando se producen situaciones y cambios en los funcionarios es igual a los movimientos “secretos” de los que son destituidos misteriosamente por ineficacia, corrupción, burocracia etc. y luego aparecen “reenganchados con la cara muy limpia y roja rojita”, se menosprecia al pueblo que debe estar informado con la verdad, sea esta o aquella, la verdad se corrompe tanto con la mentira como con el silencio.

La conspiración avanza, los enemigos del pasado y del presente del pueblo revolucionario y de la Revolución se mueven dentro y fuera del circulo del presidente Bolivariano, los grupos de poder dentro del proceso parecen cucarachas tratando de posesionarse en cargos y en puestos estratégicos para sus fines, el pueblo sabe quienes son, lamentablemente y al igual que en el 2002, los oídos y los ojos de aquel que tiene siempre la primera y ultima palabra, tal parece que no escuchara las voces de alerta que indica que “aquí hay algo que no huele bien”, ciego, sordo y mudo ante las voces del pueblo más bien aupa el crecimiento del peligro con sus decisiones impulsivas confiando en quienes no debe y desoyendo al pueblo que lo ha nombrado para ser su vocero.

Tiempo para más errores, no hay, cualquier paso en falso, nos pondría de cabezas en el abismo, además de la eterna amenaza de la guerra a nivel mundial, el pueblo revolucionario, el verdadero, se reagrupa y empuja para ser escuchado, atrás no vuelve, mientras los antiguos sindicaleros y partidos políticos tratan a como de lugar de recuperar y posesionarse de lo que no les pertenece, inútil será obstaculizar con maniobras politiqueras tecnócratas lo que la masa trabajadora revolucionaria, ha decidido, ni siquiera el Líder podrá contener el rugir del pueblo revolucionario que se siente menospreciado, calumniado, burlado, traicionado y subestimado por quien debe y tiene que confiar en los poderes telúricos y creadores del pueblo.

Han sido 13 años de colosales avances en tiempo record pero también de grandes y graves errores que de no ser por el pueblo revolucionario el verdadero, el constructor de la Comuna, de no haber sido por su vigilia eterna y la defensa de la revolución, que ha jurado cumplir la misión para la que estamos aquí, no seria posible haber llegado a este ahora, a pesar de y por encima de, habiendo llegado al tiempo de los tiempos, el pueblo seguirá empujando para que la Revolución y sus construcciones no se pierdan.

Confiamos en el Líder.

anazaicon@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1463 veces.



Ana Bordas


Visite el perfil de Ana Bordas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ana Bordas

Ana Bordas

Más artículos de este autor