NY Times: Posada Carriles debe ser extraditado a Venezuela

En su editorial del pasado 10 de mayo, el New York Times dice que el terrorista cubano Luis Posada Carriles, señalado como autor de la voladura del avión de Cubana de Aviación con 73 personas a bordo en 1976, "debe ser arrestado y extraditado para ser juzgado no sólo por el ataque a la aerolínea, sino también por otros ataques terroristas que admitió haber planificado, incluyendo uno en 1997 en el que fue asesinado un empresario italiano que visitaba La Habana."

El diario de Nueva York reconoce la imposibilidad de juzgar a Posada Carriles en Estados Unidos, país donde se cree entró de manera ilegal hace seis semanas, debido a que los ataques terroristas "no ocurrieron aquí y las víctimas no eran estadounidenses."

"Desafortunadamente, la administración Bush no cree en la Corte Penal Internacional, que habría sido el escenario ideal para su juicio", dice el diario, por lo que solo queda la opción de extraditarlo a Venezuela, país que lo ha reclamado y donde se encontraba su base de operaciones cuando se produjo del ataque terrorista contra el avión cubano.

En un articulo anterior, el New York Times señalaba que de acuerdo a Carter Cornick, un oficial del FBI especialista en contraterrorismo y que investigó el papel de Posada Carriles en la voladura del avión cubano, después de estallar la bomba "las pesquisas se dirigieron directamente hacia la Disip." Las autoridades venezolanas sabían que Posada Carriles estaba envuelto en el atentado terrorista, y "la información que se tenía era tan abrumadora que lo encerraron como una medida preventiva - para prevenir que hablara o que lo asesinaran." Después de casi nueve años detenido en Venezuela, sin una sentencia o perdón formal, Posada Carriles escapó de prisión con la presunta complicidad interna. Igualmente, un documento del FBI fechado en noviembre de 1976 y recientemente desclasificado, cita directamente a Ricardo Morales, un informante cubano-americano "de alta confianza" y que fuera compañero de Posada Carriles en la Disip, asegurando para ese entonces que si "Posada Carriles habla, el gobierno venezolano se iría por la cañería," sugiriendo así la participación del gobierno del presidente Carlos Andrés Pérez en las actividades terroristas de Posada Carriles.

Para el New York Times, aun cuando existe la posibilidad de que por la estrecha relación entre el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, y Fidel Castro, el terrorista Posada Carriles termine siendo juzgado en La Habana, el gobierno de Estados Unidos no debe darle asilo político "en el nombre de la credibilidad, consistencia y justicia para las 73 víctimas."

El dilema en que se encuentra el gobierno estadounidense se centra en que Bush "ha hecho una moral de indeclinable claridad el asunto de no albergar terroristas", pero al cumplir con su palabra en el caso de Posada Carriles, estaría arriesgando el apoyo electoral de la "comunidad cubana ferozmente anticastrista" que ha inclinado la balanza en las recientes elecciones hacia el partido republicano.

El New York Times estima que la administración Bush todavía pudiera enviar a Posada Carriles a un país europeo o directamente a la Corte Penal Internacional, pero "lo único que no puede hacer es darle albergue con el asilo político" porque "ofendería los principios estadounidenses y establecería un gravísimo precedente al hacer una excepción en el caso de un confeso terrorista."

The New York Times (May 10, 2005) "A Single Standard for Terrorists" Editorial.
http://www.nytimes.com/2005/05/10/opinion/10tues2.html?



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2264 veces.



Antonio García Danglades


Visite el perfil de Antonio García Danglades para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas