La oposición no aprende

La oposición venezolana es el único animal político que se tropieza dos veces con la misma piedra. No ha aprendido nada sobre su desastroso desempeño en las elecciones del 15-A y mucho menos de su estruendoso fracaso en las del 31-O, cuando sus dirigentes primero acusaron al CNE de maquinar un "fraude masivo" para después llamar desesperadamente de sus partidarios para que acudieran a votar a escasos días de las elecciones.

Nuevamente, la oposición no escatima esfuerzos para repetir el mismo mensaje ambiguo y contradictorio que la dejó prácticamente borrada del mapa político nacional. Por una parte, el antichavismo extremista encarnado por el golpista Tulio Álvarez le pide a la Unión Europea "abstenerse de convalidar las elecciones de agosto" (El Universal, 3 de Mayo de 2005) porque los rectores del CNE son "ilegítimos" y "parciales", y su presencia en Venezuela "convalidaría un régimen autoritario, que desvía el propósito democrático de este país."

Al contrario, partidos con gran interés en resguardar sus escasas parcelas políticas como AD y Primero Justicia, exigen mas bien la presencia de la observación internacional en las elecciones de concejales y miembros de juntas parroquiales (El Universal, 3 de Mayo de 2005), aunque repiten el mismo estribillo de los extremistas contra el CNE a pesar de ser la institución pública de mayor aceptación en la sociedad venezolana.

De acuerdo al reciente estudio de opinión de la empresa de oposición Datanálisis, el CNE cuenta con el 65% de respaldo (El Universal, 3 de Mayo de 2005), por lo que es fácil concluir que la cantidad de piedras que la oposición le tira al CNE y al gobierno nacional es proporcional al enorme nivel de aceptación que goza el presidente y las instituciones bolivarianas.

Una dosis de su propia medicina

La misma torpeza de la oposición la exhiben los medios privados antichavistas. Es tan vulgar y desproporcionada la campaña mediática contra el gobierno, que los palangristas criollos no atinan a distinguir la orientación política de sus victimas. El pasado 30 de abril, El Universal publicó una nota de prensa escrita por la periodista Eliana Loza Schiano sobre la visita de monseñor Baltazar Porras al nuevo Papa Benedicto XVI, en la cual el presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana arremetía contra el gobierno venezolano que "quiere cambiar todo tipo de institución, etiqueta todo como amigos o enemigos, [y] cualquier disenso es considerado un ataque…", al tiempo que, como rezaba el titular de la nota, "culpaba a Chávez por relación con la Iglesia." Pues resulta que monseñor Porras acaba de acusar a la enviada especial de El Universal en Roma de malinterpretar su mensaje y colocar sus palabras fuera de contexto, ya que jamás culpó a Chávez de asunto alguno. Según Porras, "Yo le dije 'no doy declaraciones'... lo que hice fue aclararle… En mi vida le voy a dar yo unas declaraciones de ese tipo a nadie…"

¿Esperanza?

Dicen los antichavistas mas optimistas que cuando la luz se hace mas oscura, la salida del túnel está mas cerca. Ahora que Estados Unidos ha cambiado su estrategia de agredir sistemáticamente a Venezuela y dejar de asumir el papel político que le corresponde a la oposición venezolana, los antichavistas tienen la oportunidad de redimirse ante sus partidarios, y como se lo aconsejó el presidente de Chile, Ricardo Lagos, ponerse "a la altura de sus desafíos para poder cumplir con el rol de una oposición adecuada." Sin embargo, a otros no les falta razón cuando afirman con desgano que oposición que nace torpe, ni que la fajen chiquita.

(*) Internacionalista




Esta nota ha sido leída aproximadamente 2383 veces.



Antonio Guillermo García Danglades*


Visite el perfil de Antonio García Danglades para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas