Acerca de los sindicatos y el partido revolucionario (parte 3)

La división entre la lucha política y la lucha económica, no es más que un producto artificial del periodo parlamentario. Por una parte, la lucha económica se dispersa en el tranquilo desarrollo de la sociedad burguesa, en una multitud de luchas parciales en cada fábrica y área de trabajo. Por otra parte, la lucha política es dirigida en conformidad con las formas del Estado burgués, por vía representativa, mediante la presión sobre el cuerpo legislativo. Una vez abierto un periodo revolucionario, desaparecerán tanto la dispersión de la lucha económica como la forma indirecta parlamentaria de la lucha política; en un período revolucionario, las luchas política y económica son una sola, y el límite artificial trazado entre sindicato y el partido socialista revolucionario simplemente desaparece.

Solo existe una sola lucha de clases, orientada, tanto a la limitación de la explotación capitalista en el seno de la sociedad burguesa, como a la abolición de la explotación junto a la sociedad burguesa. No existe una lucha política y una lucha económica. La lucha sindical abarca los intereses actuales; la lucha socialista, los intereses futuros del movimiento de los trabajadores.

Los sindicatos sólo representan los intereses de grupo del movimiento de trabajadores, el socialismo representa a la clase trabajadora y a los intereses de su emancipación en su conjunto. La relación que existe entre los sindicatos y el partido socialista revolucionario es, por lo tanto, la que existe entre una parte y el todo.

La lucha política parlamentaria y la lucha sindical es un estadio de desarrollo en el todo de la lucha de clases proletaria, cuya meta final supera tanto a la lucha política parlamentaria como a la lucha sindical. El socialismo es precisamente el resumen tanto de la lucha política parlamentaría como sindical, en la lucha de clases dirigida a la abolición del orden social burgués.

La fuerza de la política proletaria de los sindicatos revolucionarios en Venezuela radica en su profunda comprensión de los vínculos sociales y económicos del capitalismo; y esta visión se la deben a la teoría del socialismo científico como inspiración para la lucha práctica. En este sentido, toda tentativa por encontrar otra teoría sindical pura en oposición a la socialista, no es más la muerte del movimiento sindical revolucionario, del sindicato de nuevo tipo y, perderían la superioridad sobre los distintos sindicatos burgueses y caer al nivel de la incesante búsqueda de un puro economicismo.

Los dirigentes sindicales reformistas venezolanos no explican que los aumentos de salarios no satisfacen nuestros problemas en el capitalismo, ya que es erosionado por el descenso nivel de vida de los proletarios debido aumento de la cesta alimentaria, por las especulaciones y el acaparamiento, por el aumento de los alquileres; en resumen: la tendencia es que el capitalismo anulan en gran parte las conquistas de las luchas sindicales.

El sindicalista revolucionario venezolano debe combatir ese optimismo sindical reformista acrítico y la forma de lucha política parlamentaria burguesa; debe enfrentar la tendencia reformista en los sindicatos que buscan nuevas teorías sindicales puras libre de socialismo, ya que esta estrategia engaña a la masa trabajadora prometiéndole falsamente perspectivas ilimitadas de progreso económico en el campo del orden capitalista. Esto tiene la intención de separar a los sindicatos del socialismo en Venezuela, para atraer los sindicatos al campo burgués de la CTV.

(*) Asesor y delegado del sindicato unitario de trabajadores de Intevep

Corriente de los trabajadores marxistas de Intevep

lucidiowx@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1920 veces.



Lucidio García*


Visite el perfil de Lucidio García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: