Una puñalada al corazón de la oligarquía

PDVAL

Cuando Carlos Osorio llegó a la presidencia PDVAL la institución era víctima de una feroz y criminal campaña mediática de descrédito. Con unos medios de comunicación empeñados en acabar con tan valiosa herramienta revolucionaria porque les había quitado de la boca a la oligarquía el manjar de una de las vías de enriquecimiento como lo es el mercadeo de los alimentos básicos y complementarios.

Antes de PDVAL, y Mercal primero, los escuálidos millonarios, no los bolsas, eran los dueños de la comercialización de los alimentos, y aún lo siguen siendo en algunos rubros, por eso durante el paro civil tuvieron el suficiente poder para paralizar la distribución de la comida con tan amargas consecuencias para el pueblo. Los bichos dominaban compra, venta, suministro y distribución de los alimentos. Pero llego Mercal y PDVAL y se les jodió la bicicleta.

Por eso le dieron duro a PDVAL cuando aparecieron unos contenedores con comida descompuesta. Creyeron haber encontrado la panacea para destrozarlo, para acabarlo, para pulverizarlo. Eran los días que si aparecía un burro muerto en cualquier sabana era por culpa de PDVAL. No recuerdan aquel empresario de Sucre que botó unos productos en un basurero de Cumaná y enseguida salieron los bichos a gritar desaforados por sus televisoras que eran de PDVAL cuestión que el mismo señor se lució al negarlo.

PDVAL es una puñalada en pleno corazón de la oligarquía venezolana. Un latigazo a los bolsillos de quienes amasaron grandes fortunas acaparando y especulando con los precios de los alimentos y de quienes botaban el excedente de la producción de leche al lago de Maracaibo para mantener y/o encarecer los precios.

PDVAL es una herramienta arrechísima de la soberanía alimentaria de Venezuela. Y una posibilidad cierta del pelabola nacional de comprar alimentos a precios solidarios.

Es decir PDVAL vende comida barata y al mismo tiempo es un arma de defensa del país. Eso es lo que les mueve el piso a los oligarcas; por eso le tienen tanta arrechera. Y son tan cínicos los bicharengos, sobre todo los dueños de restaurantes, de supermercados y de centros médico asistenciales, que compran los productos de PDVAL para revenderlos, o para utilizarlos en la elaboración de los costosos menús de sus lujosos restaurantes o para elaborar la comida que les sirven a los pacientes en sus clínicas donde te sacan el ojo de una cara por tratarte una picada de plaga. De eso han informado, aunque de manera muy escueta, sus propios periódicos, radioemisoras y televisoras.

En Anzoátegui, sólo en diciembre 2011, - cifras extraoficiales -, informan que PDVAL vendió 900 toneladas de alimentos que incluyen pernil de cochino, arroz, pasta, aceite, carne de res, de pollo, harina de maíz precocida, aceitunas, alcaparras, caraotas, etc., en 40 operativos a cielo abierto realizados en El Tigre, Anaco y en la Zona Metropolitana (Guanta, Puerto La Cruz, Lechería y Barcelona. Asimismo cabe destacar también que PDVAL Anzoátegui entregó 4.500 equipos electrodomésticos a 1.700 familias.

“En la IV República acceder a los productos alimenticios era sumamente costoso. Además solo el 20 o 25% de la población tenía la oportunidad de hacer hallaca, comer pan de jamón y de disfrutar en familia. Pero ahora, con nuestra Revolución todo el pueblo venezolano tiene accesibilidad a un pernil", aseveró el Ministro”.

No quiero cerrar este humilde artículo sin dejar de mencionar al Cnel. Heber Aguilar, un hombre que ha puesto su granito de arena al lado del Ministro Osorio en la consolidación de PDVAL. A Heber lo conozco cuando siendo Secretario de Seguridad Ciudadana de la Gobernación de Vargas supo elevar los niveles de seguridad y orden público del Litoral Central. Heber es un caballo de batalla, un todoterreno, un funcionario y un revolucionario a carta cabal. Le conozco porque fui su jefe de prensa en comisión de servicio ordenado por el Gobernador Carneiro. Es un hombre amante de la organización, la disciplina y la supervisión. Le encanta pasar revista. Felicitaciones hermano.

TINTERO

Esta mañana visité el gigantesco galpón de PDVAL Barcelona, que funciona como centro nacional de acopio. Es enorme. Tiene una capacidad de 2.500 toneladas. Uno de características similares pero con unas toneladas menos de capacidad y que cubre la zona sur de Anzoátegui está ubicado en Anaco. Viendo este monstruo de almacén, me convenzo una vez más, que lo de PDVAL es un hastazo en toda la frente a todos los que hacían su agosto vendiendo comida en la IV República.

TINTERO II

Chilla la MUD porque el Polo Patriótico programa una marcha para el 12 de febrero. ¿Acaso la MUD no sabía que el 12 de febrero se celebra el Día de La Juventud cuando escogió esa fecha para las primarias? Por qué chillan si ustedes escogieron ex profeso esa fecha para sus comicios primarios. Por qué no seleccionaron otra fecha. En política nadie se chupa el dedo. Y la salsa que es bueno para el pavo también es buena para la pava.

TINTERO III

Sería bueno conocer a cuanto ascendió el circulante (cantidad de dinero en manos del pueblo) durante todo diciembre. Y cuanto gastó el pueblo en viajes y adquisición de ropa, electrodomésticos, equipos de recreación electrónica.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2375 veces.



Américo Hernández


Visite el perfil de Américo Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: