Carta abierta a Freddy Argimiro Gutiérrez, por su artículo: Felicito al presidente Chávez por el apoyo que le dio a los premios Grammy (ni Carlos Andrés lo hubiera hecho mejor)

No pretendamos ni uno ni otro haber descubierto la verdad… ¡Busquémosla como algo que   nos es igualmente desconocido! Podemos así buscarla con amor y sinceridad…si ninguno de nosotros tiene la osadía o la presunción de creer que ya está en su posesión…                          San Agustín de Hipona

No voy a negar que al leer el artículo de manera apresurada en la noche de ayer, la ira pretendió apoderarse de mí…

Será porque mi humilde persona no comulga con radicales, tanto de izquierda como de derecha…

Hoy en la mañana intente leerla nuevamente y la supuesta ira se fue disipando…

Porque encontré hechos valederos en las letras del compañero a manera de reclamo…

Pero a la vez, el mismo no comulga con el desagradable título del mismo, porque él como todos nosotros, sabe bien que no es ese el pensamiento de nuestro comandante.

Creo que él autor, pensó encontrar en lo sucedido en EEUU, más  la opinión de nuestro comandante, material suficiente para un reclamo valedero de nuestra cultura popular.

Lo cual comparto, porque todos somos conscientes que nuestro gobierno ha hecho muy poco en lo que concierne a la difusión masiva de nuestra cultura popular, al igual que el 1 x 1 inexistente en las emisoras de radio, como en las televisoras privadas.

Como del error sin excusa de no poner un parao a tanto artista foráneo, donde llegan para todos los gustos y bien caros, por cada presentación de los mismos. Donde somos testigos que no ha quedado ninguno sin venir, lo que nos hace pensar si será verdad que a estos empresarios les dan dólares preferenciales para tan majestuosos eventos, en detrimento de todos los venezolanos.

Y en la parte artística, tenemos el vivo ejemplo de las gaitas en la feria de La Chinita con el justo reclamo de los gaiteros, como si a ellos nuestra Virgen de Coromoto les hubiera dicho, que ya no le gusta nuestra gaita. (Esa mescla de pueblo y cultura popular, que logro hacerme lagrimear cuando la conocí, en la voz de Betulio Medina con su “Amigo” y la gaita “Cuando voy pa` Maracaibo” a pesar de nunca haber conocido tan bella ciudad)…

El compañero Argimiro, prefiero llamarlo por el segundo nombre porque el primero se me asemeja a muy gringo y usted no lo es, ( y para que vea que no todo lo que reluce es oro, en claro ejemplo de su artículo, lo que me recuerda su felicitación de algo que usted bien sabe que no fue así, lo mismo que su nombre que no le quita ser combatiente y muy criollo).

En cuanto a que nuestro Alí, no hubiera ido a cantar al propio corazón del imperio, en la meca de la vergüenza de todo ser humano, como lo es  la capital del vicio personificado en el juego de apuestas…

A pesar de todas sus explicaciones (algunas valederas) pienso que usted se equivoca, o no escuchó  con atención la letra de “Latinoamérica”…

Y en cuanto al mercantilismo que usted aduce, le diré que todo es valedero si millones de corazones, ven la canción de protesta o necesaria como la llamaba Alí en casi todo el mundo, en el corazón del capitalismo, como las veces que sus franelas mandaban pal´ carajo a Uribe, apoyando a Chávez, contra los paramilitares, contra los genocidios…

Creo que nuestro cantor popular, nuestro icono de lucha, seguramente hubiera ido, y le digo más, seguramente acompañado de Silvio Rodríguez, y si me apuran un poco también estaría el también inmortal Víctor Jara…

(…) Para finalizar le dejare un regalo…

Porque tal vez le sucedió como a mi persona y la ira pretendió atraparlo…

Léala una vez más, y si tiene un regular equipo de sonido, acompañe la lectura con la voz de Residente a toda candela…

Seguramente le ocurrirá lo mismo que a mí, y comprenderá que no fue justo compañero, en toda su exposición…

 Soy,

Soy lo que dejaron,

soy toda la sobra de lo que se robaron.

Un pueblo escondido en la cima,

mi piel es de cuero por eso aguanta cualquier clima.

Soy una fábrica de humo,

mano de obra campesina para tu consumo

Frente de frio en el medio del verano,

el amor en los tiempos del cólera, mi hermano.

El sol que nace y el día que muere,

con los mejores atardeceres.

Soy el desarrollo en carne viva,

un discurso político sin saliva.

Las caras más bonitas que he conocido,

soy la fotografía de un desaparecido.

Soy la sangre dentro de tus venas,

soy un pedazo de tierra que vale la pena.

soy una canasta con frijoles ,

soy Maradona contra Inglaterra anotándote dos goles.

Soy lo que sostiene mi bandera,

la espina dorsal del planeta es mi cordillera.

Soy lo que me enseño mi padre,

el que no quiere a su patria no quiere a su madre.

Soy América latina,

un pueblo sin piernas pero que camina. 

Tú no puedes comprar al viento.

Tú no puedes comprar al sol.

Tú no puedes comprar la lluvia.

Tú no puedes comprar el calor.

Tú no puedes comprar las nubes.

Tú no puedes comprar los colores.

Tú no puedes comprar mi alegría.

Tú no puedes comprar mis dolores. 

Tengo los lagos, tengo los ríos.

Tengo mis dientes pa` cuando me sonrío.

La nieve que maquilla mis montañas.

Tengo el sol que me seca  y la lluvia que me baña.

Un desierto embriagado con bellos de un trago de pulque.

Para cantar con los coyotes, todo lo que necesito.

Tengo mis pulmones respirando azul clarito.

La altura que sofoca.

Soy las muelas de mi boca mascando coca.

El otoño con sus hojas desmalladas.

Los versos escritos bajo la noche estrellada.

Una viña repleta de uvas.

Un cañaveral bajo el sol en cuba.

Soy el mar Caribe que vigila las casitas,

Haciendo rituales de agua bendita.

El viento que peina mi cabello.

Soy todos los santos que cuelgan de mi cuello.

El jugo de mi lucha no es artificial,

Porque el abono de mi tierra es natural. 

Tú no puedes comprar al viento.

Tú no puedes comprar al sol.

Tú no puedes comprar la lluvia.

Tú no puedes comprar el calor.

Tú no puedes comprar las nubes.

Tú no puedes comprar los colores.

Tú no puedes comprar mi alegría.

Tú no puedes comprar mis dolores. 

Você não pode comprar o vento

Você não pode comprar o sol

Você não pode comprar chuva

Você não pode comprar o calor

Você não pode comprar as nuvens

Você não pode comprar as cores

Você não pode comprar minha felicidade

Você não pode comprar minha tristeza 

Tú no puedes comprar al sol.

Tú no puedes comprar la lluvia.

(Vamos dibujando el camino,

vamos caminando)

No puedes comprar mi vida.

MI TIERRA NO SE VENDE. 

Trabajo en bruto pero con orgullo,

Aquí se comparte, lo mío es tuyo.

Este pueblo no se ahoga con marullos,

Y si se derrumba yo lo reconstruyo.

Tampoco pestañeo cuando te miro,

Para q te acuerdes de mi apellido.

La operación cóndor invadiendo mi nido,

¡Perdono pero nunca olvido! 

(Vamos caminando)

Aquí se respira lucha.

(Vamos caminando)

Yo canto porque se escucha. 

Aquí estamos de pie

¡Que viva Latinoamérica! 

No puedes comprar mi vida. 

Necesario es vencer 
 
 

josevarela753@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2731 veces.



José Varela


Visite el perfil de José Varela para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Varela

José Varela

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a133556.htmlCd0NV CAC = Y co = US