No son estúpidos, sino espléndidos consumidores de basura

Una reciente encuesta realizada por el Washington Post y la cadena de noticias ABC muestra que el 56% de los estadounidenses aún piensa que Irak tenía armas de destrucción masiva antes de iniciarse la guerra, mientras que el 60% sigue convencido que el gobierno de Saddam Hussein proporcionó apoyo directo a la red terrorista Al Qaeda, aunque dichos alegatos han sido refutados por la Comisión de Inteligencia del Senado así como por los inspectores de armas en Irak nombrados por la administración Bush, y por el propio ex Secretario de Estado, Colin Powell, en reciente entrevista con la revista alemana Stern.

En un extraordinario artículo publicado en el Seattle Times (3 de Abril de 2005), la periodista estadounidense Amy Goodman de "Democracy Now" y su hermano David, sostienen que los estadounidenses creen estas mentiras no porque sean estúpidos, sino porque se han convertido en "buenos consumidores de los medios de comunicación", los cuales se desempeñan como caja de resonancia de quienes ostentan el poder en Washington en lugar de desafiar los argumentos fraudulentos de la administración Bush. Para los hermanos Goodman, la ausencia de diversidad en la propiedad de los medios explica la falta de diversidad en las noticias. En este sentido, los Goodman presentan un estudio realizado por el observatorio de medios "Fairness and Accuracy in Reporting" (FAIR) en el que se muestra que durante el horario estelar de noticias de las cadenas ABC, CBS y NBC, el 92%, las fuentes consultadas en materia política fueron 85% hombres y 75% republicanos, y que en los preparativos para la invasión a Irak, menos del 1% de 393 fuentes consultadas, representaba una opinión contraria a la guerra.

En Venezuela la situación de los medios privados descrita por los hermanos Goodman no es muy diferente. A excepción de los diarios Últimas Noticias y Panorama, los principales medios privados de prensa, radio y televisión se han sumado a la mas rancia oposición ultraderechista en su cruzada para derrocar al gobierno democráticamente electo del presidente Hugo Chávez. La monopolización de la información en torno a una visión particular de la economía, política y sociedad, ha alienando a los simpatizantes de la oposición venezolana, que al no tener acceso a una información realmente independiente, sigue creyendo que el gobierno "masacró" a la marcha pacifica de la oposición durante los sucesos del 11 de abril, cometió un "fraude masivo" en el referéndum del pasado 15-A, ha conculcado la libertad de expresión y los derechos humanos, y persigue a la disidencia política al mejor estilo "castrocomunista".
Pancarta en un evento de la oposición.

Una buena parte de la audiencia opositora continúa ignorando el inmenso caudal de fotografías, videos y testimonios que muestran a la Policía Metropolitana actuando como fuerza de choque del plan golpista bajo las ordenes de los comisarios Henry Vivas y Lázaro Forero, y disparando contra manifestantes chavistas a la altura de Puente Llaguno cuando la marcha de la oposición se desplazaba por otro lugar. La oposición extremista tampoco ha querido examinar los "Hallazgos sobre alegatos de evidencia estadística de fraude durante el referendo" realizado por un panel independiente conformado por científicos estadounidenses de la talla de Henry Brady, Richard Fowles y Aviel Rubin, profesor de la Universidad Johns Hopkins citado innumerables veces por la propia oposición, que demuestran que las acusaciones de "fraude" no tienen peso alguno y que el proceso electoral del 15 de agosto representó la fiel voluntad de los electores. En los medios impresos y programas de opinión de radio y televisión aun se aprecia el desfile de "expertos", articulistas, comentaristas, moderadores, "analistas", activistas y dirigentes políticos de oposición afirmando con suma desfachatez que el gobierno cometió un "masivo fraude" en el referéndum revocatorio del 15-A.

Resulta igualmente patético observar que aun existen simpatizantes de la oposición que defienden de manera ciega y fanática a personajes tan perversos como Carlos Ortega, responsable del sabotaje petrolero que colocó a Venezuela al borde de la quiebra económica e institucional - incluso espiritual y emocional - y siniestros como Felipe Rodríguez "El Cuervo", presunto cabecilla de uno de los crímenes mas abominables registrado en los últimos tiempos contra unos jóvenes soldados de Plaza Altamira y sus compañeras que incluso respaldaban su propia causa antichavista, mientras se preparan para marchar el próximo 11 de abril con "antorchas y velas" por la "libertad de los presos políticos."

Parafraseando a los hermanos Goodman, no es que la oposición sea tan estúpida, sino que se han convertido en espléndidos consumidores de la basura que producen los medios privados.

Antonio Guillermo García Danglades
Internacionalista, MA.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2622 veces.



Antonio Guillermo García Danglades


Visite el perfil de Antonio García Danglades para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas