Del Psuv al Polo y al Poliedro

Si en verdad existiera un partido político con 7 millones de militantes inscritos y medianamente organizados, lo que tendría que hacer el gobierno revolucionario sería utilizar con eficiencia esa maquinaria para dedicarse a resolver los problemas apremiantes de la población venezolana.

Lamentablemente ese partido, cuyos militantes fueron sumados haciendo cálculos en extremo alegres, no existe sino en las mentes de algunos optimistas y en las cifras que se usan para apantallar con despliegues publicitarios a los más timoratos de la oposición.

Si bien conviene desmoralizar al adversario político, sería un error lamentable que los revolucionarios identificados con el presidente Chávez, y hasta con el mismo Psuv, cometiésemos la inocentada de tragarnos nuestras propias cobas.

Así pues, nuestro primer deber es sacar bien las cuentas y saber, por así decirlo, con cuántos batallones cuenta la revolución socialista en este país.

Tomando mi propio caso como ejemplo, soy militante del Psuv e intenté inútilmente actuar con disciplina dentro de la trama partidista, esperando las instrucciones de dirigentes elegidos de manera diáfana y democrática.

El primer escollo consistió en la falta de claridad para la elección de dirigentes locales, al menos en Pampatar, Isla de Margarita, donde una y otra vez se utilizaron ardides y trácalas propias de la vieja partidocracia.

Además aparecieron jerarcas regionales para tomar la jefatura insular sin más méritos que la imposición a dedo desde Caracas, como si en Nueva Esparta no existieran compatriotas capaces y conocedores de la problemática local.

Para no hacer largo el cuento, el Psuv le luce a muchos como una maquinaria militarizada, parcelada y repartida entre unos cuantos jerarcas que el presidente Chávez usa para diversos enroques, poniendo y quitando en los mismos cargos a los miembros de su entorno.

Lo mismo ocurre en los despachos ministeriales, y ni en el partido ni en el Gobierno hay quien le hable a Chávez para darle malas noticias o llevarle la contraria.

Falta ver si el Polo Patriótico no será el mismo musiú con diferente cachimbo, disfrazado para que siga la farsa.

augusther@cantv.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2188 veces.



Augusto Hernández


Visite el perfil de Augusto Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Augusto Hernández

Augusto Hernández

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a131498.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO