Carlos Andrés Pérez: Cadáver insepulto o La Rebelión de los Náufragos

¡Cadáver insepulto! Así le enrostró Rómulo Betancourt a Jóvito Villaba su condición de “muerto político”. Demás está decir que en ese momento la carrera política de Jóvito venía en picada y sin frenos. Carrera, que fue enlodada por los adecos al persistir con el cuento que el tribuno margariteño no había luchado por vindicar la victoria de URD, su partido, en las elecciones del 30 de noviembre de 1952 para escoger a los diputados A la Asamblea Nacional Constituyente.

     -¡Jóvito se vendió!, decían los adecos. No tuvo bolas para salir a la calle y defender su arrolladora victoria ante el Frente Electoral Independiente FEI, de Marcos Pérez Jiménez (1.198.00 votos por 403.300). De tercero llegó COPEI con 306.000. Lo cierto es que el 2 d diciembre de 1952 Pérez Jiménez desconoce los resultados y se proclama Presidente Provisional del Estado. Y jóvito, en compañía de otros dirigentes, es obligado a abandonar el país después de negarse a llegar a ningún arreglo con el FEI y MPJ.

     Pero ahora resulta que el cadáver insepulto es el expresidente Carlos Andrés Pérez. Un lamentable y bochornoso atajaperro entre la esposa y la segunda base del gocho ha conllevado a que este cristiano  aún a cierto tiempo s de haber fallecido no ha sido sepultado. Se espera que esta semana lo entierren.

     No hay dudas que la MUD, liderizada por AD, pretende sacarle dividendos electorales con el cadáver insepulto de CAP. Pero lo irónico de toda esta parafernalia necrofílica es que quienes  acabaron con su vida política son los que hoy se dan golpes de pecho ante su urna y le rinden honores. Quien haya leído Rebelión de los Náufragos de Mirtha Pérez y asista al acto de sepultura de CAP podrá darse cuenta de la veracidad de estos humildes garabatos.

     Jesús Rodríguez, abogado y profesor universitario, exdiputado por AD, en Anzoátegui, adeco desde muchacho, cuando le pregunté si asistiría al acto mortuorio de CAP, me respondió de esta manera:

     -No debo asistir. Es más. No asistiré. Y la mayor tristeza para mí es que el velorio de Carlos Andrés lo realicen sus verdugos. El Presidente Pérez le pidió al Congreso Nacional dominado por nosotros, siendo Henry Ramos Allup, presidente de la Fracción Parlamentaria de AD, la aprobación de la Ley de Financiamiento de la Ley de Comercio Exterior durante cuatro años y nunca se  la aprobaron. Lo triste es que ese mismo Congreso se la aprobó a Ramón Jota Velásquez, a la semana de haberse encargado de la Presidencia”.

     Pérez, cuando lo sacaron de la Presidencia dijo “Hubiera preferido otra muerte política. Quiera Dios que quienes hoy se confabulan no tengan razones para arrepentirse mañana.”

     Platón reniega del ejercicio de la política porque sus ejecutores son malos de pensamiento y de acción. Para el la virtud es absoluta y poco tiene que ver con ella la voluntad. Lo de Platón es la Academia y el conocimiento. Para él es la ciencia, los científicos, quienes tienen que hacer política.

     Para Platón la virtud existe por sí  misma, es absoluta y la voluntad tiene poco que ver. La idea fundamental de La República la encontró en la doctrina de su maestro Sócrates de que la virtud es conocimiento. Su desgraciada experiencia política personal reforzó en él esa idea que acabó por cristalizar en la fundación de su Academia, con la finalidad de inculcar el espíritu del verdadero conocimiento como fundamento de un arte político filosófico. Pero la proposición de que la virtud es conocimiento implica la existencia de un bien objetivo que es posible conocer y que puede en realidad ser conocido mediante la investigación racional o lógica más bien que por intuición, adivinación o suerte. La voluntad desempeña aquí un papel secundario, lo que el hombre quiere depende de lo que ve del bien, pero nada es bueno por el mero hecho de que se desee. De aquí que el hombre que conoce - el filósofo, el sabio o el hombre de ciencia - debe tener un poder decisivo en el gobierno y que sólo su conocimiento le da título a ese poder. (Internet).

     Se necesita ser bien caradura para tratar de aprovecharse de  la “insepultura” de CAP siendo parte fundamental de su muerte política. Pero los políticos de la MUD eso les importan un carajo. Repito quien quiera conocer más de los victimarios de CAP sólo tienen que leer la Rebelión de los Náufragos.

 americoarcadio@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5004 veces.



Américo Hernández


Visite el perfil de Américo Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: