Los Domingos de Díaz Rangel

Interrogantes electorales

Es amplio el espectro de medidas que pudieran tomar contra Venezuela.

1 El CNE despejó la primera de las grandes interrogantes de las elecciones 2012 cuando por unanimidad acordó celebrar la presidencial el 7 de octubre y separarla de las votaciones para gobernadores, alcaldes y cuerpos deliberantes estadales, que serán en diciembre y en abril del 2013.

Muchas expectativas y especulaciones hubo en todas las semanas anteriores, y finalmente se tomaron decisiones que dejaron a todas las partes conformes. Chávez y el Psuv dieron inmediatamente su apoyo, y por la oposición, fue muy concreto Vicente Díaz, su representantes en el CNE: el adelanto ni le suma ni le resta a los candidatos.
La reacción de la MUD de proponer una ley de transición resulta bastante lógica. Tienen que hacer creer que van a ganar, y en ese caso se justificaría una reglamentación de un período de transferencia del poder un tanto mas extenso del tradicional. Pero la misma fuerza tiene el rechazo del Psuv, persuadidos como están de que ese poder continuará en manos del presidente Chávez. Al final, tendremos un proyecto de ley que por supuesto, no será aprobado.
Lo que no puede negarse es la incidencia que tendrá la separación, pues el candidato presidencial que gane impulsará la votación de sus candidatos a gobernadores, y con igual o menor fuerza, cuatro meses después, ayudará a la elección de sus alcaldes.

2La próxima interrogante es sobre la candidatura de la oposición. Mas de una docena estarán aspirando a ganar la nominación en las primarias del 12 de febrero. Las dudas sobre la habilitación de Leopoldo López no las despeja la Corte Interamericana, persistirán hasta la sentencia del TSJ. No creo que la MUD se ponga a la vanguardia de la habilitación, a menos que esté segura que, como se deduce de las declaraciones oficiales, será adversa. Entonces quedará la pregunta sobre el destino de sus votos. Lo que se sumará a sus divergencias internas y a las denuncias contra Ismael García, circunstancias estas que hace creer a muchos que no tendrán un candidato único.

Es cierto que en la MUD se mueven diversas tendencias, grupos, intereses individuales, pero aparentemente predominan los que podrìan agruparse en la social democracia y en la democracia cristiana, que, en mi opinión estarán en los finalistas.Creo que sus propias fuerzas internas, las presiones de grupos e individualidades extrapartidos y las aun más poderosas fuerzas externas, serán superiores a los factores que conspiran contra la su unidad, pero este es un tema que necesariamente abordaré más adelante, en la medida en que se aproxime el Día de la Juventud.

3 La tercera y más trascendente interrogante es la que se despejará el 7 de octubre, cuando estará en juego la continuidad del proceso que conduce Chávez, su revolución, sus misiones, su política exterior, etc. Antes de llegar a esa fecha, transitaremos un campo minado, lleno de incertidumbres y peligros. En la oposición existe un amplio sector que cree que pueden derrotar a Chávez por la vía electoral, y aunque no sean comparables, en dos ocasiones han obtenido más votos que el chavismo. Otros, sin embargo, piensan que esa es misión imposible, y seguramente, en la medida en que hablen las encuestas y otros indicadores, reforzarán su convicción de la necesidad de buscar atajos, lo que no es extraño en grupos opositores.
Unos y otros coincidirán en su campañita contra el CNE. Siempre pondrán en duda la transparencia del proceso electoral; podrán firmar las decenas de auditorías donde estén representados, sin una mácula en su desarrollo, estarán convencidos de que como dijo el presidente Carter en Atlanta, el venezolano es un proceso blindado donde no es posible el fraude, y su propio vocero puede reiterar que no hay posibilidad alguna de burlar el secreto del voto, pero ustedes no les escuchará decir a ninguno de ellos que aceptarán los resultados del 7 de octubre. Están siempre preparados para gritar "fraude", con todas sus consecuencias ulteriores.

¿Y que pensarán en Washington? Porque no supondrán ustedes que allá estarán de espaldas a este proceso, como no lo estarán en ningún país de América Latina y del Caribe y aun en ciudades lejanas. No hay necesidad de tener una bola de cristal para concluir en que seguramente en los círculos gobernantes de EEUU también estarán divididos, según las versiones que reciban de Caracas y estén alineados con halcones o palomas. Habrá quienes creerán que es posible la victoria del candidato opositor, y que debe prestársele todo el apoyo posible, comenzando por los esfuerzos por desprestigiar el gobierno de Chávez y a sus colaboradores. El uso de la lista negra del Departamento del Tesoro es apenas un botón. Vendrán muchas tras iniciativas, persuadidos como deben estar de que una derrota de Chávez es un rotundo golpe a los procesos que se desarrollan en varios países de la región, Cuba incluída.

Esto nos hace concluir que 2012 será un año difícil. Porque no estamos en presencia de unas elecciones cualquiera. Ni siquiera las de Brasil, que tan sólidamente ganó Vilma Duseldorf, ni las de Argentina, que el próximo mes debe ganar Cristina Fernández, holgadamente según todas las encuestas, tienen tanto significado, no obstante, la importancia geopolítica de esos dos países.
Hace varios años me decía el Dr. Ramón J. Velásquez que en Estados Unidos están más atentos a los efectos de la prédica de Chávez en otros países, que a lo que dice y hace en Venezuela. En la crisis chilena de los años 70, Henrry Kissinger comentó en una reunión que era más contagiante el gobierno de Allende, que había ganado el poder electoralmente, que el cubano. Es de suponer que hoy ven como un mayor peligro el gobierno de Chávez, y si se persuaden de que es imposible vencerlo electoralmente, estarán dispuestos a utilizar los más diversos recursos y mecanismos, propios y de organismos internacionales. No creo en un desembarco o en acciones armadas, sin descartar perturbaciones fronterizas (de allí la alta importancia de las buenas relaciones con Colombia) y actos terroristas; recordemos mejor una de las instrucciones que dió el propio presidente Nixon cuando planificaban la desestabilización del gobierno de Allende: "hay que hacer aullar de dolor a la economía (chilena)". y este otro mensaje: "no dejaremos que le llegue una sola tuerca ni un tornillo".

En ese campo, es amplio el espectro de medidas que pudieran tomar contra Venezuela, aunque hoy la economía venezolana no es tan dependiente de EEUU como lo era la chilena hace unos 40 años, y es muy distinta la situación mundial y particularmente, la de la región. De altísimo interés las advertencia del Consejo de Defensa del Sur desde Buenos Aires por boca del canciller brasilero.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2533 veces.



Eleazar Díaz Rangel

Periodista egresado de la UCV. Ganador del Premio Nacional de Periodismo y menciones en diversas especialidades. Es Director del diario Últimas Noticias desde el año 2001. Profesor titular jubilado de la universidad central de Venezuela, cuya escuela de comunicación social dirigió (1983-86). Presidente de VTV 1994-1996. Presidente de la asociación venezolana de periodistas.

 edrangel@grupo-un.com

Visite el perfil de Eleazar Díaz Rangel para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eleazar Díaz Rangel

Eleazar Díaz Rangel

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a130391.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO