Criando cuervos… el extremismo le muerde la cola a Bush

El presidente Bush no oculta haber “renacido al cristianismo.” A Dios le debe su “salvación” de las drogas y el alcohol, y a Dios ha jurado pagarle desde la cima del poder político. Siendo gobernador de Texas, Bush comenzó a cultivar estrechos vínculos con la derecha cristiana, a la cual ofreció el 10 de Junio como el “Día Oficial de Jesús.” Su amañada victoria en las elecciones presidenciales de 2000 significó para Bush la “señal” de que Dios lo había escogido para cumplir una misión trascendental en la tierra: desde un primer momento calificó de “cruzada” su campaña neoimperialista en el Medio Oriente contra el “eje del mal”, advirtiendo que Dios nunca había sido neutral en la batalla entre la libertad y el miedo, la justicia y la crueldad.”

La retórica religiosa de Bush, que entre otras cosas sostiene que los jueces estadounidenses deben entender que los derechos ciudadanos son derivados de Dios, ha exaltado el fanatismo de los grupos cristianos mas extremistas de Estados Unidos. Al respecto, el pastor presbiteriano Fritz Ritsch escribió en el Washington Post (2 de Marzo de 2003) que la derecha cristiana estadounidense cree que el Estado debe someterse a lo que ellos interpretan como el designio de Dios en la tierra, y que en este sentido, han añorado el surgimiento de un dirigente davídico - “un líder político como el David de la Biblia, capaz de unir su visión secular con sus aspiraciones espirituales” - encarnado, como todo parece indicar, en el presidente Bush, como el mismo parece creer. En este sentido, el pastor Ritsch sostiene que los grupos religiosos que apoyan a Bush son sus mas grandes “cheerleaders”, discípulos del líder escogido por Dios para librar al mundo de las tiranías.

Este fervor religioso que ha cultivado el presidente Bush entre sus mas extremistas seguidores ha florecido a tal extremo que ha comenzado a morderle su propia cola.

Cría cuervos y te sacaran los ojos

Después de haber pasado 15 años en un persistente estado vegetativo, la corte del Estado de Florida ordenó retirar la sonda que alimenta a Terri Schiavo desde 1990, lo cual suponía el fin de una larga batalla legal entre su esposo, quien asegura que Terri no quería vivir en su estado actual, y sus padres, quienes aseguran que su hija no desea morir. Aun cuando mas de una veintena de doctores han manifestado que Terri no tiene conciencia y que continuará en un persistente e irreversible estado vegetativo, sus padres han recorrido todo el sistema de cortes estadounidenses para reinstalarle la sonda y así mantenerla con vida. Sin embargo, desde la corte estatal, pasando por la del circuito regional y la propia Corte Suprema de Justicia, han rechazado la petición de sus padres. El caso explotó en las pantallas de televisión movilizando a grupos cristianos, en particular los extremistas, que han calificado la decisión de las cortes como una “sentencia de muerte”. Como era de esperarse,
el caso se politizó e inmediatamente el partido republicado pensó haber encontrado la plataforma ideal para reencontrarse con su audiencia después del pobre desempeño económico que ha tenido el gobierno del presidente Bush. El propio George W. Bush, así como su hermano Jeb, gobernador de Florida, se volcaron a rechazar cualquier forma de eutanasia. El presidente aprobó una legislación que le permitió a los padres de Terri Schiavo acudir a las cortes federales mas allá del estado de Florida, y el gobernador maniobró políticamente para que el estado interviniera y asumiera su custodia, mientras el partido republicano forzaba desde el parlamento la aprobación de leyes que permitieran revocar la decisión de las cortes. Sin embargo, la opinión pública nacional mostró su total rechazo a que los poderes ejecutivos y legislativos se inmiscuyeran en un asunto estrictamente privado, que a última instancia solo las cortes pueden dilucidar. La popularidad del presidente registró una abrupta
caída, y tanto los hermanos Bush como el partido republicano abandonaron a los padres de Terri Shiavo en su lucha político-legal. La posición asumida por los hermanos Bush enardeció a los grupos religiosos extremistas que ignorando la petición de la propia familla Schiavo a que no incurrieran en actos violentos, acentuaron las protestas en las calles de Florida para exigirle al gobernador que detuviera la “ejecución”, y en la Casa Blanca para exhortar al presidente a que utilizara todo su poder contra el sistema judicial.

Que ningún ateo se quede en el infierno

Además de las campañas contra el matrimonio homosexual, el aborto y la eutanasia, los grupos cristianos extremistas han apuntado sus cañones contra la teoría de la evolución y han comenzado a ejercer presión para que el sistema escolar incluya en su pensum la teoría del “Diseño Inteligente”, la cual establece que la composición biológica de los seres vivos es tan complicada que no es posible que sea el resultado de un proceso de selección natural sino el producto del trabajo de un “arquitecto”. Esta “nueva” aproximación al origen de la vida ha sido criticada por no tener fundamento científico alguno, y porque no es mas que otra manera de justificar el principio creacionista cristiano. Sin embargo, la re-elección de Bush como presidente significó un nuevo empuje para los promotores del “Diseño Inteligente.” En enero de 2002, el presidente estadounidense aprobó la ley “Que ningún niño se quede atrás”, destinada a modificar el pensum de escuelas y liceos de acuerdo a nuevos criterios de
“excelencia”. Durante las discusiones de revisión de la ley en Marzo de 2002, el Senador republicano, Rick Santorum, encontró el momento propicio para introducir una propuesta que consistía en incluir la enseñanza de teorías “alternativas” en aquellas áreas donde existiera “controversia”, señalando específicamente a la teoría de la evolución para desalentar su aprendizaje a favor del “Diseño Inteligente.” La ley fue finalmente aprobada abrumadoramente por el Senado (91 a 8) incluyendo a la “Enmienda Santorum”, lo cual movilizó a la comunidad científica para que la misma fuera eliminada de la ley. No obstante, la ley fue modificada mostrando a la teoría de la evolución como “otro” tema controversial que requería ser complementado con las alternativas esencialmente científicas. Aun así, los grupos cristianos extremistas tomaron la “Enmienda Santorum” como “santa palabra” y están convencidos que la ley federal obliga a los maestros enseñar el “Diseño Inteligente” como una alternativa a
la teoría de la evolución.

Es así como en la ciudad de Dover, en el Estado de Pensilvania, la junta escolar acaba de aprobar un nuevo pensum de biología en el que se incluye el “Diseño Inteligente” como una “alternativa” a la teoría de evolucionista de Darwing. (The New York Times, 16 de Enero de 2005) En las escuelas de Wisconsin, se ha comenzado a ejercer presión para que en los maestros comiencen a enseñar “alternativas” a la teoría de la evolución, mientras que en Carolina del Sur, será introducida en el parlamento estatal una moción para reexaminar el pensum de estudio sobre la enseñanza del origen de las especies. Asimismo, la junta de educación de Ohio determinó que el estado está obligado a incluir teorías “alternativas” a la evolución en el pensum de biología. En el Estado de Kansas, los conservadores que proponen la enseñanza del “Diseño Inteligente” sobre la teoría de la evolución lograron mayoría en la junta de educación y esperan cambiar el pensum de estudio en mayo de este año, lo cual ha
preocupado enormemente a la sociedad porque entienden que para los grupos cristianos extremistas, la teoría de la evolución debe ser totalmente execrada del sistema de educación ya que su enseñanza significa contradecir la Biblia y promulgar el ateismo.

Dios y la pena capital

Para que un jurado en Denver determinara en 1995 que Robert Harlan debía ser condenado a muerte por secuestro, violación y asesinato, debió recurrir primero a la Biblia y discutir los versos del “ojo por ojo y diente por diente” para así conocer la posición de Dios ante la pena capital antes de tomar una decisión. La Corte Suprema de Colorado revisó la sentencia recientemente y decidió (3 a 2) no acatar el fallo del jurado y darle a Harlan cadena perpetua en lugar de su ejecución, lo cual enfureció a los grupos cristianos extremistas. El gobernador del Estado de Colorado, Bill Owens, rechazó la decisión argumentando que la misma discrimina contra individuos de fe, mientras que los extremistas aseguran que “el sistema judicial de Estados Unidos ha perdido todo fundamento moral.” (CNN, 29 de Marzo de 2005)

Los grupos cristianos extremistas no logran entender como el poder judicial puede ser mas poderoso que el presidente de la primera potencia mundial que ha sido escogido por Dios para que lidere la nueva “cruzada” contra el mal encarnado en el terrorismo y los enemigos de la libertad. El desprecio del presidente Bush por los principios democráticos a favor de su ideología neoimperialista cultivó entre sus mas fervientes seguidores cristianos la idea de que no es posible una total separación entre Estado y religión, y que por lo tanto el ejecutivo debe intervenir en el sistema judicial cuando así lo determine la “justicia divina”, la mas alta de todas las cortes. La furia extremista estadounidense se ha desatado, y ni el “realpolitics” de su propio creador podrá detenerla y evitar que le muerda su propia cola.


(*)Internacionalista, MA

agd1967@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2582 veces.



Antonio G. García Danglades(*)


Visite el perfil de Antonio García Danglades para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas