Dios a veces queda desempleado

A  aquella niña anónima de El Luchador

que termino comulgando con un sobrecito

de campeón porque su novio  se contagio de sida * 

     Dios a veces queda desempleado, y en su desempleo   también a veces deja de ser Dios...no le da tiempo ser Dios... porque el hombre quiere serlo, el  y nadie mas. 

     Allí, en la noche...hay tristezas, flacas, muy flacas, flaquitas, pero largas, muy largas, larguiruchas tristezas que parecen nunca acabar, y a veces hasta sonríen. Allí en la noche, en las noches de El Luchador*, hay sexo oral ¡todo a mil!, (ese era el precio de hace 5 años) y hay quienes aprovechan semejante “baratillo” en el mercado de la desvergüenza. Aprovechan hoy, no vaya a ser que cuando la revolución se vuelva de verdad, verdad, revolución y los niños sean niños, también de verdad, verdad, entonces se acabe el sexo oral, y se imponga la dignidad y la vergüenza dentro de un proyecto de desarrollo nacional como el que ya esta pronto a amanecernos. 

     Las noches de hoy, esas que tienden a ser las noches del mañana, con las consecuencias que puede implicar una prolongación del futuro. Las noches de hoy, con su elocuente gesto de ébano que busca la prolongación del presente, no dan cobijo gratis. Ya la noche, se ha vuelto el hotel de las desdichas.  Ebria de neones, de balas y de sirenas, las noches de hoy  aprovechan el desempleo de Dios, para aprovechar un récipe de campeón, o una soga que se le queda desempleada a un chinchorro, en una imbécil estrategia para que se acaben las noches de algunos, de los nuestros, porque fue tanta la desesperanza que nos inundo que las tres opciones que nos deja el capitalismo son: la muerte, la muerte y la muerte.  

     La noche cobra, porque ella de por sí es un curso para perdedores, con cupos suficientes para que se acabe la vida, e incluso para que se acabe el tiempo de las palabras. La noches de hoy, ALGUNAS SIRVEN PARA LA POESIA, pero otras, otras ya no sirven para ser liricos, por lo menos para esas que desencajan la vida, desde un cómodo sofá en un estudio inundado de libros y de palabras vencidas, a las orillas de uno de 18 años en las rocas. 

     Y a propósito de las palabras, ya se está acabando el tiempo de las palabras. Hay mucho discurso...solo eso hay: discurso y más  discursos. Es como si Simón José Antonio nos dijera desde su eternidad no me teoricen, hagan de mi, el ejercicio diario, nojoda porque sino las promesas se van a institucionalizar, miren a nuestras niñas, allí en El Luchador, aprovechando una nueva promoción del sistema, sexo oral a mil. Mil bolívares que no alcanzan ni siquiera para vestir a una BARBI.  

     A ellas, a esas niñas nuestras se la está llevando la noche, y nosotros que nos socializamos a golpes de metáforas, no hacemos otra cosa que no sea animar tertulias, mientras  otros se van llenando de discursos en una especie de indigestión de resignación...que si el niño, que si el adolescente, que si patatín, que si patatan. 

     Cuantos diagnósticos faltan, cuantos asesores tienen que lucrarse a costa de “bajar de internet” información para la comisión de protección, cuanto comen y cuanto beben, cuanto ganan sólo por mirar el mundo desde la ventana. Quizá, aprenderán en tantos cursos, a aguarse los ojos...quizás, quizás. 

     La desesperanza, esa misma que lleva a nuestras niñas, disfrazadas de mujeres a una especie de escolaridad para el delito: Sexo Oral I, para este semestre. Sexo Oral II, como prelación de ... arrebatones, o quizás de simulación de orgasmos: ¡Vaya escuela!, vaya vida esa la de arrebatarnos la niñez y embriagarla de neones. 

     Y la luna, esa luna que se robaron los poetas para ellos solos, creada “para marcar el tiempo”, acaso no es la primera cicatriz de nuestras niñas, las niñas de El Luchador. Si lo es, no hay duda en la elocuencia de los salmos (104) “tu traes las tinieblas y es de noche, cuando rondan las fieras de la selva”. Las fieras que aprovechan las horas. Porque pueden ser las 10 para todos, pero no todos estamos para las diez.  

     A las diez, (realmente es a cualquier hora) cuando la cámara 3 de cualesquiera canales de incomunicación nos traen la cara feliz de un Kiko, un Roland, un Cesar Miguel vendiéndonos lo ultimo del capitalismo para darnos “el placer de vivir” que por mucho tiempo fue el récipe consumista de un Orlando Urdaneta promoviendo Explorers, a las diez las niñas de El Luchador no viven ese placer. Lo vivimos nosotros, quienes estamos a las orillas del mundo, porque un DVD, o un gigantesco TV de plasma nos coloca allí, aristotélicamente dominados como la mejor expresión de chatarra genética.  Vivimos ese  placer de vivir (¿será el vivir una redundancia?)  , la vivimos en carne y whisky, y esas niñas, las niñas de El Luchador, nos amanecen como un tema de conversación...¡sólo eso! u-n    t-e-m-a   d-e   c-o-n-v-e-r-s-a-c-i-ó-n, algo así como insumos teóricos para una buena tertulia de paja ligh, paja fina para un bla bla bla sin alternativas y por ende, sin acciones, al diablo el vivir bien, ¡viva el vivir de pinga! del cual muchos se han vuelto diestros, incluso –es doloroso pero hay que decirlo- dentro de nuestro propio Psuv. 

     Esas niñas, se me hacen que se ausentaron para siempre de un cuento de Aquiles Nazoa, cuando murió el maestro de la palabra que florece. Esas niñas, que se le fugaron a Aquiles, quieren germinar en nuestros pueblos, ¿no es esta, una tierra buena?. Pero  parece que también con las niñas del cuento de Aquiles, también se vinieron algunas palabras: “Y es que en el pueblo de nuestro cuento, todo parecía dispuesto para que los niños no conocieran nunca la alegría”. Ellas, las niñas de El Luchador, algún tiempo atrás, no muy atrás tampoco, pintaron casitas con flores, y hasta una bandera ondeaba en el verde patio. Hoy, tienen las ganas de pintarse, como las grandes, pero no tienen, quizá de eso se ríen los “medios”, de que unos tienen  y otros no. Es como si retumbaran más palabras de Nazoa, en este cuento que no es tal: “aleluya, aleluya / cada quién cogió la suya”. Que no se tarde mucho para que cada quien tenga lo suyo, para que las hijas de esas niñas de El Luchador, puedan seguir pintando casitas con flores, y  a la llegada de las doce en sus Navidades, miren bajo la almohada a ver si las siete piedritas se le volvieron monedas. 

     Dios a veces queda desempleado, y en su desempleo   también a veces deja de ser Dios...no le da tiempo ser Dios... porque el hombre quiere serlo, porque el hombre quiere serlo, el y nadie mas.


*Pudo llamarse Patricia,  Arelys, quizás Maria pero no tuvo tiempo para que la llamaran por su nombre. Se hizo anónima dentro de la noche  y a los 13 años opto por el sobrecito de campeón 

**El Luchador, así se llama una esquina  central que identifica la ciudad de El Tigre y que intercepta a dos avenidas principales como haciendo una cruz, como presentando a una ciudad crucificada. Todo pueblo tiene su Luchador, porque el renegando de su historia se entrego al consumismo y se convirtió en teatro para ofertar la vida, al mejor postor,  ¿al mejor?

espanel7@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1792 veces.



Nelson España

Miembro del Frente Antiimperialista de la Zona Sur - Anzoátegui

 espanel7@gmail.com

Visite el perfil de Nelson España para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Nelson España

Nelson España

Más artículos de este autor