¡Ingratos escuálidos: rogad a Dios por la salud del Pte. Chávez, así como él en todo momento ha rogado por la de uds!

El día cuando Chávez, desde Cuba anunció en aquel memorable discurso que padecía cáncer, el país todo contuvo la respiración.

Del lado chavistas se produjo una gran conmoción y muchos lloraron, desde los escuálidos hubo un estado de shock patético como diciendo, ¿y si el ogro ya no está que será de nosotros? Es decir, una especie de desamparo también, aunque de otro tipo, porque al fin y al cabo el gran carisma de Chávez, su gran poder sobre el pueblo, como director de esta revolución, el supremo estratega es quien a la vez ha impedido que en los grandes conflictos que la derecha ha creado, haya sabido controlar con mano diestra y pulso supremo al pueblo para que no se produzca un sangriento enfrentamiento.

Chávez en todo momento ha sufrido tanto por los escuálidos desquiciados como por el pueblo benévolo que ha sobrellevado una terrible carga de odio, muertes, de tensiones y sabotajes espantosos.

Y por eso acabó enfermándose gravemente, por sufrir por la situación de ambos lados.

De haber estado en el poder otro revolucionario, digamos como Fidel Castro, los escuálidos habrían sido barridos con todas la de la ley desde el paro aquel que promovieron el 10 de diciembre de 2001.  

Otro mandatario no habría permitido que los que dieron el golpe del 11-A, se hubiesen  ido con la cabuya en la pata.

Con otro mandatario los vagos de PDVSA que promovieron el paro del 2002, habrían pagado bien caro su enorme traición a la patria. Que las miles de guarimbas que formaron, los sabotajes, la guerra mediática inclemente forjada con toda clase de mentiras, no habrían sido tratadas con mano de seda, como a la postre sucedió.

Sin Chávez al mando de la república, no sabemos hacia dónde se podría dirigir este barco, pero sin duda que el pueblo quedaría profundamente herido en su corazón, porque herviría en su conciencia la causa por la cual nuestro Presidente sufrió horriblemente. Los culpables estarían al descubierto, totalmente desnudos y sin escapatoria posible.

Y ese sí sería un crimen que jamás quedaría impune.

jsantroz@gmail.com





Esta nota ha sido leída aproximadamente 2825 veces.



José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 jsantroz@gmail.com      @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Sant Roz

José Sant Roz

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Oposición


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a128042.htmlCd0NV CAC = Y co = US