Del congreso anfictionico de Panamá al Celac

Cuando se trata de reflexionar sobre la Historia justo es decir que el tiempo tiene una interpretación diferente a la rigurosidad del calendario, rigurosidad  propia de la crónica, la cual aun cuando está relacionada con el hecho histórico posee diferencias significativas. Esta reflexión la hago porque a veces tratamos de interpretar los acontecimientos desde las “fechas exactas”, despojándolos de su contenido o discurso, los cuales se expresan definitivamente en los procesos, categorías estas que si son materia relevante para el análisis histórico.

Lo expuesto anteriormente es de obligada aclaratoria para comprender el proceso y los retos de la integración por el que atravesó y atraviesa Latinoamérica  y el Caribe desde, por lo menos, 1826 hasta nuestros días. No podía ser de otra manera pues con el nacimiento de las incipientes repúblicas y con el imperio español en franca decadencia surgió el embrión del imperio estadounidense el cual amparado por la tristemente célebre doctrina Monroe se dispuso a dominar al resto del continente americano, como efectivamente lo hizo, a lo largo de lo que quedaba del siglo XIX y todo el Siglo XX.

Así pues, hemos convivido desde el nacimiento de nuestras naciones con la intervención y conspiración del Gran imperio del norte, vanos fueron los esfuerzos y las posturas visionarias de los próceres independentistas suramericanos y caribeños que vieron con preclara antelación la vaina que se nos venía encima, nada mas por nombrar algunos: Simón Bolívar, Bernardo O’Higgins, José Martí. También se enfrentaron a la dominación después del periodo republicano líderes nacionalistas de nuestra región durante el siglo XIX y el Siglo XX, los cuales por lo general fueron exilados o asesinados por tal atrevimiento. Del mismo modo como las invasiones e intervenciones por parte del imperio han estado presentes en todos o casi todos nuestros países.

Pareciera que en estos casi 200 años de dominación nuestros pueblos y líderes aprendieron la lección, ya que en lo que va de siglo XXI presenciamos la mayoritaria vocación de independencia en Suramérica y el Caribe, muestra de ello es la conformación de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, la cual, después del Congreso Anfictiónico de Panamá del siglo XIX, aquel el de Bolívar, el que fue saboteado desde el imperio mismo, representa un hito histórico a través del cual podremos saldar la deuda con nuestros próceres y nuestra historia.

Seguro nos enfrentaremos como ayer a la misma conspiración, el imperio cuenta con las oligarquías lacayas de siempre y con algunos gobernantes títeres, verbigracia “El Eje del Pacifico”, un tanto disminuido con la pérdida del Perú. Sin embargo, no tenemos otra oportunidad frente a la guerra por la sobrevivencia  que ya nos alcanza, tendremos que abrir caminos  y crear modelos en lo económico, en lo político, en lo militar, en lo cultural. Se trata en esta hora de hurgar en nuestra historia y reencontrarnos, reconocernos en ella, solamente así podremos construir la patria grande con el nuevo género humano que soñaron nuestros precursores.

¡Caminante no hay camino, se hace camino al andar¡

11 – 07 - 11

henryantonionavas1@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2383 veces.



Henry Navas Nieves


Visite el perfil de Henry Nava para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Henry Nava

Henry Nava

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a126773.htmlCd0NV CAC = Y co = US