¿Don Corleone en el escenario revolucionario?

Ordinariamente digo mis estupideces con un pretendido tonillo humorístico, debido, primordialmente, a que en las revoluciones que conozco ha preponderado –inmoderadamente, quizás– el mal humor tanto como los rostros inhumanamente graves de sus líderes.

Baste ver los de Petkoff Malec y Pompeyo Márquez, quienes entre nosotros alguna vez simularon remar a favor de una de las muy frustradas de ellas, por lo que, de las cosas que más me hacen optimista de la nuestra de hoy, es precisamente el notorio regodeo de su líder indiscutible así como de otros muchos de sus fundamentales que alcanza irradiarse por tanto hacia la base popular antes también mal encarada debido a las casi perennes privaciones que ha padecido históricamente.

Pero luego de haber leído enjundiosos artículos sobre la sospechosa e indudablemente dudosa actitud de una carretada de izquierdistas de cinematógrafo contra Chávez, amén de los reiteradamente sospechosos apagones –situación donde creo hay ya uno o varios detenidos que deben estar convictos y confesos, amén de las fallas que genera el aumento afortunado de la demanda eléctrica, y además de nuestras venezolanísimas imprevisiones– viene ahora lo de la gravísima situación esta dentro del grupo de trabajadores de las empresas de Guayana, donde heridos graves, y hasta infortunados muertos ha habido, so pretexto de ejercer el sindicalismo con una “pasión” que luce, realmente, muy mafiosa.

Porque en Venezuela hoy progresa una revolución que privilegia abiertamente el interés de los trabajadores, y no un gobierno como el de Colombia donde la vida de un dirigente sindical no vale un cuartillo, en razón del maleficio de los casi oficiales paramilitares. Pero resulta que aquí existe la más tenebrosa paradoja de que son los mismos trabajadores, dentro de una absoluta libertad sindical, los que se hieren y se matan entre ellos mismos, sin saberse, a ciencia cierta, por cuál segura nauseabunda razón. Y eso resulta mucho más que intolerable.

¿Es ese el ejemplo que pueden dar entonces algunos de esos trabajadores al país? ¿Es esa la muestra que algunos de sociedades tan estratégicas para el país pueden darle al resto para demostrarles así la eficiencia socialista de las empresas de autogestión? Porque no es de poca monta lo que se dice que ha ocurrido allí: un muerto y varios heridos en una balacera por el control de la comisión electoral de un sindicato; puñetazo en la cara al presidente de una de las empresas por parte de un presunto trabajador chavista; pegado y baleado al secretario general de un sindicato por parte de presuntos chavistas; presunta utilización de grupos armados por parte del presidente de al menos una de las empresas; presunta agresión brutal de hombres armados contra un trabajador por orden del presidente de un sindicato por el simple hecho de haber sido contradicho en una asamblea en el portón de una de las empresas, y así sucesivamente.

Pero lo más privativo de las mafias, es lo de que dentro de la industria de la construcción exista sicariato para garantizarse el control de ciertas áreas de influencia, como el asunto escabroso este de los cupos de empleo, así como por los cargos a tiempo completo dentro de las obras en construcción, bandas que incluso se presentan en los velorios de los asesinados y los disuelven a plomo limpio… ¿Habrase visto algo de mayor estirpe mafiosa que esto?

Me veo obligado entonces a mostrar mi seria desazón por esta aberración, debido a que no debemos permitir, bajo ningún respecto, que se “corleonice” ningún segmento de la sociedad venezolana: ni el empresariado, ni muchísimo el sindicalismo.

A las mafias no hay que dejarlas coger piedra. Colombia y México lo dicen a gritos. Y en eso quedan comprometidos, tanto todos los poderes del Estado, como todos los partidos y demás agrupaciones sociales que hacen vida dentro del Polo Patriótico. Es entera responsabilidad de ellos. Creyendo además que resulta claro por qué no debemos esperarlo del oposicionismo…

canano141@yahoo.com.ar


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2277 veces.



Raúl Betancourt López


Visite el perfil de Raúl Betancourt López para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Raúl Betancourt López

Raúl Betancourt López

Más artículos de este autor


Notas relacionadas