Y hasta nos jodió Orlando Urdaneta

Ni la inteligencia cubana pudo

Qué tal, camaradas. Tragando grueso por la visita de Chávez a Colombia. En anterior artículo, por miedo a que atentaran contra el presidente Chávez, pedí que no fuera a verse con Santos porque a lo mejor le lanzaban un misil. 

Y el misil nos lo lanzaron a todos. Nada menos que la presencia de Lobo, el asaltante del poder en Honduras, el sustituto de Zelaya a quien esperábamos ver de retorno en su cargo presidencial. Bueno, poco a poco fuimos entendiendo lo que ocurrió en Cartagena según que hasta Zelaya, hoy en Caracas, estaba de acuerdo con el encuentro.   

Cosas de la política, camaradas. No sabemos cómo hubiese actuado Correa en ese caso. Chávez es nuestro líder. 

Ahora nos vamos para atrás. Al abril de 2002. Un lamentable pasaje de nuestra historia con varias lecturas. La nuestra del golpe contra nuestra incipiente Revolución  –todavía incipiente porque al hacerla pacíficamente y con todo el enemigo adentro, será muy lenta–, y la lectura de la oposición proyanqui que lamenta que con una acción tan exitosa, el poder –por el que todos luchamos– se les fue de las manos. 

Y aquí estamos, ellos nuevamente luchando por conquistarlo a base de mentiras y terrorismo de todo tipo, inclusive el de las mismas mentiras, queriendo sacar el comunismo fidelista a como dé lugar y nosotros soportando –no fortalecidos todavía por la falta de conciencia en los que nos gobiernan y dirigen provincialmente– solamente apoyados en el verbo y la acción del gran Líder Chávez.  

Pero dirán: ¿y lo del título del artículo? Ah…, porque si ya teníamos a la “inteligencia” cubana asesorándonos para evitar que atentaran contra el Presidente –donde son expertos– no analizaron, ni nuestros cuerpos de inteligencia tampoco –asunto que muchos de nosotros sí veíamos–, cómo con mucha confianza, con exceso de certidumbre, evidenciaban que iban con todo para Miraflores. 

Y eso desde los paros. Estaban decididos a jugarse el todo por el todo, hasta la meritocracia, con tal de evitar que llegara el “comunismo” y seguir con el consumismo y en exceso que es parte de la ideologización más profunda que nos ha inyectado el capitalismo cotidiano, dentro del salvaje. Igualmente evitar que los dejaran privatizar a PDVSA, etc. etc.  

Cada día, cada programa de radio y TV., en los diarios, se estimulaba a la batalla final en Miraflores. Las caminatas y las grandes concentraciones se dirigían en ese sentido.  

De vainita, Juan Barreto y Bernal  y ya el día de la “marcha madre” hicieron llamados de apostarse cerca de Miraflores. Pero antes no investigamos nada. No revisamos ningún edificio. ¡Nada! 

Dirán que es que no teníamos experiencia. Pero, coño, camaradas, cuando estamos en un proceso que está tocando todos los privilegios y grandes poderes económicos (y eclesiásticos) no podíamos, ni podemos, estar apendejeados.  

Luchamos contra grandes intereses. Vida o muerte en serio. ¿O todo lo vamos a dejar, y con timidez para que no nos lo critiquen, para la frasecita: Patria, socialismo o muerte?  

Recuerdo a una pariente, en Caracas, que desesperada antes de cada caminata, la escuchaba hablar por celular con sus familiares, muchos de PDVSA, con sus compañeros ejecutivos de los bancos a donde pertenecía, era gerente de uno importante, que lo sacarían. Y para ese 11 de abril sí lo sacarían. Y lo lograron. 

Lástima que, así  como nos asombramos al saber de la salida de Chávez, estos escuálidos se súper asombraron cuando analizaron la cagada de Carmona y los militaruchos que lo animaron y que le alimentaron la estupidez. 

No entendemos cómo los avezados asesores políticos y militares (claro los militares, casi todos los jerarcas,  estaban con el golpe) no visualizaron todo el movimiento. No infiltraron las caminatas escuálidas.  

A mí, además de la violencia y su sentido que estaba de anteojito, me llamaba poderosamente la atención de que en las concentraciones de la oposición de la noche a la mañana pasó a tener papel actoral Orlando Urdaneta. Vociferando con mucha propiedad. Después lo entendimos. Pero no fue analizado “inteligentemente. 

Y la locura que le daba fuerza a la locura Orlando, era que su primo hermano, vicealmirante Comisso Urdaneta (parece que también es de locura, según) estaba hasta las metras.  

Cuando hay personas metidos en vainas hay que buscarle las conexiones. Y esto vale para los que están en la política, en cargos de importancia, a los que aparecen vinculados en grandes negocios, y a los que atrapan en asuntos de mafias o de narcomovimientos. 

¿Cuántos casos como el de Walid Makled estarán vigentes? Como ocurrió con el banquero hermano de Jesse. ¿Quién averiguaba a Acosta Carles cuando gobernador? ¡Nadie! ¿Quién averigua a todos los gobernadores  de ahora? ¡Nadie!  

No podemos dejarlos solos. 

Pareciese que somos unos niñitos bien pendejos, que además decimos que nos la sabemos todas. Y, además de las irregularidades, la oposición les saca la punta mediática pareja. 

Por favor, que alguien nos ilumine porque Dios debe estar muy complicado con los jueguitos bélicos de Obama. Por cierto que por aquellas latitudes los usaenses aplicaron una técnica de escalada tipo dominó alterando todo el oriente, y fíjense cómo inteligentemente viene logrando sus objetivos de occidentalizarlo todo. 

¡De dominar todo! ¡Uff…!

edopasev@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2067 veces.



Eduardo Palacios Sevillano

Ingeniero Civil. Escritor y caricaturista. Productor radial y locutor. Miembro de la directiva de la Orquesta Sinfónica del Estado Anzoátegui. Miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Bolivariana del Edo. Anzoátegui. Coordinador de la Red de Historia, Memoria y Patrimonio de Anzoátegui.

 edopasev@hotmail.com

Visite el perfil de Eduardo Palacios Sevillano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Palacios Sevillano

Eduardo Palacios Sevillano

Más artículos de este autor