El enemigo somos nosotros mismos ante cualquier categoría, forma o figura de imperialismo

Libia y Venezuela

Privilegios y revoluciones

Ante el evidente descontento inconforme de parte de una porción determinada población libia, se desprenden muchas causas entre ellas por supuesto innumerables del orden político, religioso-cultural, que en estas cortas líneas sería imposible relatar además de entrometerse uno en asuntos internos soberanos de cualquier nación, dada mis limitaciones y el espacio aquí desplegado. La ineficiente administración de políticas incluyentes para con el pueblo, la formación y capacitación de pequeños sectores de la población aunada a su voluntad y los privilegios políticos estilos de vida en unos como en otros ejemplos de referencia esencial.

Un orden por lo general e en creciente turbulencia lo demuestran los movimientos sociales genuinos, sin influencias imperialistas que los medios ideologizados de una u otra parte se afanan en montarse en su plataforma “política “para sacar provecho de ello, del atraso estructural cultural de organizaciones del orden productivo producidas por la ineficiencia, concepciones gobierneras-oposicionista y el clientelismo partidista, -algunos empresarios corruptos, sea de clanes, tribus o de partidos, actuando como empresas de acomodos en privilegios intereses personales, claves desde dadivas reformistas que arrastran a todo tipo de injerencias, suprimiéndonos nosotros mismos en la miseria cultural por no laborar progresivamente y con voluntad de desarrollo nacional, así cualquier imperio aprovecha su expansionismo, nadie da nada a cuenta de derechos humanos, hay que ganarlos , el pez grande se come al pequeño, realidad, no basta rezar, hacen falta academia, autoconciencia, voluntad y niveles mínimos de acuerdo nacional depurada administrativa con educación para deponer tantos privilegios en socialismo o liberalismo el que sea.

Pero de lo que si se puede estar seguro por lógica de consecuencias es de unos antecedentes así en analogías propias en Venezuela, claro en otras condiciones y circunstancias culturales; es que un gobierno a cargo de Gadafi, abogado líder libio, graduado como militar, “coronel” es que logro unificar, cumplió con su tiempo su momento , y, esto es un adelanto revolucionario aun hoy día que no puede negarse y que yo no podría además calificar los medios violentos acaecidos en ese momento mundialmente, -no estoy de acuerdo con violencia alguna- políticamente libero y agrupo en consenso regional de intereses desde una cultura especifica una región densa en conflictos de primer orden, y, donde las reservas y extracción del petróleo son la orden del día en cuanto a ingresos actuales.

¿Cuál es el verdadero trasfondo del descontento interno social hábilmente aprovechado por la jauría imperialista internacional ante el grado de la revolución libia?
Es así, bajo este pretexto social aunado a las creencias religiosas respetables y soberanas administrativas de la nación Libia, del Islán como motor de orden moral de las que nadie tiene por qué y cómo hacer juicios es un asunto propio de ellos, pues es un problema interno de los libios, como lo constituyeron en su tiempo las luchas reivindicativas ante la otrora depuesta monarquía; por un cambio, por un mundo mejor donde las riquezas el trabajo, las responsabilidades y sus deberes fuesen redistribuidos mas eficazmente, eficientemente efectivas protagónicamente representadas por todos en función de meritos, cualidades y circunstancias en pro de los ideales del libro verde libio. O como expresa el marxismo “a cada quien según sus capacidades-voluntades y necesidades…”

Una sociedad libia mejor es necesaria, no solo libia sino mundialmente, y, que por lo acontecido la no ya tan eventual “guerra civil” aun persiste esta necesidad social por lo menos en focos y sectores nacionales importantes, es lo que se demuestran en la concretidad de los hechos sin pretensiones de apoyar cualquiera de los oportunistas imperialismos que acechan injerencistas sus riquezas nacionales, cualquier riqueza de cualquier país sin dirección responsable y laboriosa del pueblo es así tratada, asunto de filosofía política internacional , esto por la incompetencia tal vez no del líder y algunos más o menos , sino del equipo en partes privilegiados del gobierno extenso y con el respectivo agregado cultural parte de la población que no maduran y persisten a través del trabajo meritorio en proyectos factibles y del fallo de la justicia social en mecanismos desde ángulos iguales y merecedores de respeto para su autoridad moral, así el Corán ni la Biblia pueden con tanta ineficacia. Los sionistas se basan en este criterio para justificar sus atrocidades con Palestina, De victimas a victimarios, pues su mesías esta por llegar, Israel esta muy cerca geográficamente de Trípoli y de Venezuela a través de Colombia. Ya Egipto el otro aliado incondicional de EEUU, pacto y dimitió su parte. Se dice “ahora caerá Libia, luego Iran y después Venezuela?

El problema es evidentemente latente desde muchos años, es indudablemente por deducción al absurdo de desigualdades sociales, de descontentos sociales implícitos que se han ido acrecentando a lo largo de los mas de cuarenta años de gobierno libio, igual que el del egipcio Mubarak , asuntos del pueblo sin resolver, ya el líder libio lo asomo intuitivamente político en su discurso abierto al mundo por los medios comunicacionales días pasados, cuando expresaba entre otras cosas “si en el pueblo existe algún problema, vengan hablaremos sobre ello…” Pues claro evidente que existen.

Libia luchó y sin dudas aun lo hace contra los privilegios de una monarquía primero que subyugaba a la población, una monarquía depuesta por él –Gadafi- , a través de una revolución con una filosofía que debe respetarse, de doctrina programada para ello en un proyecto de país, al norte de África, el oriente medio. En la actual Libia se unifico clanes y tribus como proyecto de Estado interés social desde la política petrolera, desde la perspectiva de la justicia social, es decir el reparto la redistribución del bienestar que brindaría el ingreso, el producto interno bruto, PIB todo desde una cultura.

También expreso Gadafi “(…) no poseo riqueza alguna, solo un palacio en cada ciudad Trípoli, a voluntad otorgada por Ustedes, el pueblo…” Es de aclara que estas expresiones hay que entenderlas bajo su momento discursivo y pertinencia contextual.

Mientras, de esto a manera deduciblemente se desprende que sin lugar a dudas hay privilegios y claras evidencias de desigualdades sociales que afectan una parte de la población, que apresuran el descontento que es captado hábilmente por intereses imperialistas sionistas que se valen de cualquier medio sin importar las culturas ni consecuencias, como le denominan políticamente “el imperialismo y sus tecnologías”. Esa ha sido el historicismo de la humanidad desde siempre, y la solución una sola; Laboriosidad y cumplir moralmente con los deberes.

La libertad implica así el respeto y el deber por nuestros proyectos como responsabilidades nacionales e internacionales, los partidos y religiones al lado de los intereses nacionales no en debate de pretextos electoreros, solo así podremos y lucharemos contra cualquier intento de injerencia interna de cualquier imperialismo acostumbrado a sus adelantos y estilos de vida “bien” a cuenta de otros.

La religión es así política de gobierno, el socialismo es así eficiente históricamente y no un parcho clientelar de justicia, el libro verde el rojo, el amarillo chino, el azul…se identifican por ello, desde la moral emprendida por el pueblo en el apuro ético de sus gobernantes por el desarrollo equitativo de sus nacionales y colaboradores. Solo se vive una vez.

Entonces por qué no desarrollarnos honestamente, virtuosamente, mientras desplegamos la lucha contra este “intervencionismo imperialista” a través de la administración de justicia de deponer privilegios usureros y otros etcéteras politiqueros.

Por qué no incluirnos en el desarrollo desde no solo leyes y leyes, sino desde acciones concretas para ¿calidad de vida socialista? así evitamos el expansionismo extranjero, “ el pez chico se come por naturaleza al mas grande” inevitable solo con revoluciones, decretos y movimientos de fe, marchas y contramarchas, mártires y héroes importantes e imprescindibles, pero tienen su momento por etapas, ahora es el momento de laborar de estructural una unidad básica de administración cultural productiva en unificar el país desde un proyecto nacional de calidad de vida, una cultura organizada brindada solo por la educación pedagógica en la industrialización, en didácticas en el momento y contenido real y eficaz, el Estado docente nacional, en ¿la cultura del trabajo y la vivienda socialista?

Sin agazaparnos en tantos retardos procesales de toda índole, así solo brindamos ventaja s al subdesarrollo y la oportunidad a cualquier imperio ya en desarrollo de intervenirnos desde su visión cultural nefasta.


arteawao@yahoo.es Filósofo





Esta nota ha sido leída aproximadamente 2788 veces.



Alejandro Álvarez Osuna


Visite el perfil de Alejandro Álvarez Osuna para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alejandro Álvarez Osuna

Alejandro Álvarez Osuna

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Revolución en Países Árabes e Intervención Imperialista en Libia

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Revolución en Países Árabes e Intervención Imperialista en Libia



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a119910.htmlCd0NV CAC = Y co = US