Chávez, los tapes y las semillas campesinas

De los eventos donde asistió el Presidente Chávez durante el 5to Foro Social Mundial, celebrado en Porto Alegre, fue en el acto del Giganthino donde el Presidente Venezolano retomo los valores de un nuevo socialismo como la única alternativa unitaria para el futuro de los pueblos de Latinoamérica y para construir otro mundo posible frente a la rancia hegemonía imperialista político militar de Bush.

De los otros eventos como el almuerzo conferencia, el intercambio con los medios de comunicación alternativa, el que más ha tenido relevancia y trascendencia fue el encuentro en Los Tapes a orillas de la Laguna de los Patos, con más de 1000 campesinos agrupados en la Vía Campesina.

Dicho encuentro tiene especial connotación y singular importancia por cuanto es de valorarse, como otro acto inédito del proceso revolucionario bolivariano en su afán de integrarse, con otros movimientos revolucionarios y libertarios del continente. Además de los orientadores discursos que oímos en materia agroalimentaria que nos reafirman los principios revolucionarios de ese nuevo socialismo que va en camino de construcción, en Los Tapes, confluyeron dos acciones de especial interés a destacar: la firma de un Protocolo de Intenciones y Compromisos entre Vía Campesina Internacional y el Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela y el recibimiento por parte de campesinos, productores e indígenas venezolanos de centenares de Kilos de semillas agroecológicas para ser incorporadas a los procesos productivos venezolanos.

Nunca en la historia de las Repúblicas Venezolanas nuestro pueblo se había congraciado y dignificado en recibir singular donación. Como lo presagió Questión Nro. 26 de Agosto de 2004 pag. 23, en el movimiento internacional campesino agroecológico se encuentra parte de la respuesta para revertir el grave flagelo de la pérdida de nuestra soberanía agroalimentaria.

El Asentamiento Los Tapes

Ubicado a 150 Km. al sur este de Porto Alegre, el asentamiento campesino de Los Tapes fue liberado por el Movimiento de los Sin Tierra el 24 de Febrero de 1998. Se funda una Cooperativa de Producción con 35 familias para trabajar colectivamente 130 Has. Producen ganado de cría y leche, siembran melón, patilla, yuca, algunas solanáceas, leguminosas y hortalizas. Se destaca una innovadora tecnología agroecológica en la siembra del cultivo de arroz. Este cultivo se asocia con otras gramíneas, leguminosas de agua y la incorporación de cuatro variedades del pez carpa. Momentos antes de finalizar la cosecha del arroz los peces son represados y una vez recolectados los granos, los animales vuelven a su espacio productivo para efectuar el trabajo de limpia sobre los desechos de hierbas dejados. Los rendimientos del arroz están por el orden de 3000 Kg/ha sin utilizar ningún tipo de agrotóxicos ni sustancia nociva por el estilo.

La salud de las familias en Tapes es sana, plena y fuerte para emprender tantas labores de campo. Los niños demasiados alegres, alejados de la desnutrición y de los males de la vida citadina. La vida social es amena, humilde, en esencia es colectiva. Se impone el compartir, el repartir frente a lo propio e individual. Se observa una esmerada atención por atender y cuidar los suelos y los recursos naturales.

El gran salto en el campo venezolano

El Presidente Chávez ha decretado el año 2005, año del desarrollo endógeno, palanca vital para dar el gran salto que el proceso revolucionario venezolano está esperando. Superar con creces la inclusión social a través de la diversificación de la producción es uno de los principales retos que la agricultura criolla nos está requiriendo. Todo ello para avanzar en la socialización moderna de la economía. Esto nos exige definitivamente continuar con ahínco y decisión los cambios tecno-productivos que en la agricultura se realizan.

El haberse concretado los niveles de integración de nuestro pueblo campesino con Vía Campesina Internacional nos ha de permitir darle un gran empujón al gran salto en el campo venezolano. Sin embargo esta integración con claras y sanas pretensiones de internacionalidad tiene diversas implicaciones que debemos valorarlas en su justa dimensión. Entre tantas, abordemos las inmediatas:

1) La dirigencia agroalimentaria gubernamental venezolana, debe conformar un comité técnico el cual trabaje con el comité técnico de Vía Campesina Internacional quienes anuncian su llegada para el próximo mes de Mayo a cotejar sus ideas con las nuestras para darle forma operativa al Protocolo de Intenciones.

2) La dirigencia agroalimentaria gubernamental venezolana debe tener la claridad política e ideológica, de que esta trascendente acción de echar andar el Protocolo tiene una meta concreta. Así reza: conformar a nivel nacional e internacional redes locales de preservación, intercambios y multiplicación de semillas y redes de investigadores y promotores agroecológicos para guardar, difundir y distribuir semillas en sus regiones y entre los pueblos. Lo que indica que para la producción de dichas semillas se basarán en las tecnologías agroecológicas estrictamente compatibles con los procesos productivos que dichas semillas exigen.


3) El Comité Operativo Nacional a ser propuesto y apoyado por la dirigencia gubernamental debe de INMEDIATO iniciar y reforzar las siguientes acciones que han de alimentar el plan operativo de dicho protocolo. Se resumen:
a) Productores individuales, lanceros de la misión vuelvan caras, cooperativas, organizaciones campesinas diversas, la Canez, instituciones como el IPIAT que agrupa 235 productores semilleristas agroecológicos, en conjunto, deben hacer el esfuerzo de coordinarlas y articularlas en torno a la propuesta de las redes de semillas
b) Continuar demostrándole a los campesino y productores las bondades de las técnicas agroecológicas.
c) Apoyar y coordinar con otras Instituciones del Estado el Plan Nacional de Semillas que ha ofertado para los próximos tres años el Instituto Nacional de Investigaciones Agrícolas adscrito al Ministerio de Ciencia y Tecnología. Es indispensable incentivar a otras Instituciones como también las Universidades que están de espalda al devenir revolucionario, a generar los cambios científicos y técnicos que amerita la propuesta de las redes de semillas, la formación e investigación en agroeocología como lo contempla el Protocolo.
d) En Venezuela, elaborar un diagnóstico o inventario de lo que existe y quienes están trabajando y aportando conocimientos en el área agroecológica.
e) Conformación del sistema operativo de producción de semillas a partir de los diferentes ejes de producción de conocimientos. Por ejemplo: sabios locales, cooperativistas, especialistas de áreas específicas y el intercambio con los productores internacionales. Se deben conformar cadenas del conocimientos.

Estas y otras acciones por concurrir han de ser necesarias para la conformación del plan operativo que ha de echar andar el protocolo firmado y para poder discutir con propiedad frente a los amigos agroecológicos que nos visiten en Mayo.

Es propicia la ocasión para expresar nuestros sentimientos de generosidad y solidaridad a los compañeros de Vía Campesina Internacional y del Movimiento Sin Tierra por ese noble gesto revolucionario en habernos proporcionado este espacio de integración. Estamos seguros que de conformar un comité o equipo técnico nacional con la claridad ideológica y política y comprometido con sustentar el exigente andar en la conformación de las redes de semillas, no dudamos que será un digno ejemplo a emular, en los tantos espacios que debemos seguir construyendo por otro mundo posible donde siempre florezca una soberanía agroalimentaria sana, libre de agrotóxicos y de semillas transgenicas.

Miguel Ángel Núñez
Email: ipiat2000 @yahoo.es




Esta nota ha sido leída aproximadamente 3596 veces.



Miguel Ángel Núñez

Director del Instituto Universitario Latinoamericano de Agroecologia " Paulo Freire" Venezuela

 ipiat2000@yahoo.es      @17MiguelAngel

Visite el perfil de Miguel Angel Núñez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas