(A propósito de las lluvias)

Caminar sin rumbos entre las aguas

Las lluvias siguen llenando de tragedia a las familias venezolanas. El irrespeto a la Naturaleza que hoy se revela y que de manera cruel arremete en contra de los excluidos, sabemos es a causa de aquellos que han desorganizado el clima y que viven lamentándose de no poder continuar arrebatándonos la vida.

  Hoy miles de compañeros nuestros caminan sin rumbo entre las aguas. Localidades totalmente inundadas son el reflejo de políticas deshumanas que golpean a los que nunca han tenido derecho a nada, sólo deberes.

  El Gobierno revolucionario se ha desplegado ante la mirada mezquinas de los medios “independientes”, de autoridades regionales y locales opositores, que no dejan de aprovechar un minuto mediático para lucir sus mejores sonrisas, ataviados con botas de hule, blue jeans fashion y que se muestran ante las cámaras en clara señal de burla ante la tragedia, los pobres deben sufrir la arrogancia de revelarse en contra del orden pre-establecido.

 

La labor oportuna y el liderazgo del presidente Chávez, han sido el valuarte para enfrentar las calamidades, no hay rincón en el cual no se haya apersonado nuestro líder llevando un mensaje de esperanza y sosiego ante la tragedia.

  Las lluvias nos han pintado un escenario de guerra, en el cual, nuevamente, debemos enfrentar a una clase política inhumana, despiadada y arrogante, que no desperdicia oportunidad para atacar y minimizar las acciones del Gobierno revolucionario, del pueblo organizado y las Fuerzas Armadas Bolivarianas. No basta la situación de emergencia que hoy viven 11 estados de nuestra geografía nacional, el bombardeo de la oposición, por demás inclemente, debe llamarnos a la reflexión y entender que estamos en una guerra por la vida, por la esperanza, enfrentados a un enemigo económicamente muy poderoso, que no cesará de infringirnos estocadas de sangre, de arrinconarnos y ahogarnos en un mar de calamidades. El odio hacia los excluidos no tiene límites imaginables, "los desdentados" son merecedores de ésta y muchas más vicisitudes por venir, se revelaron de manera arrogante en contra de una clase dominante que ayer los enterraba en vida. Se atrevieron a soñar, a tener esperanzas, a pensar, a reclamar, irrumpieron espacios políticos destinados a unos pocos eruditos de este país, han tenido la valentía de organizarse, de alzar la voz, de luchar por sus derechos.

  Muy a pesar de la tragedia, hoy muchos damnificados viven el verdadero sueño hecho realidad de Juan Albañil, plácidos y complacidos no se dirigen a trabajar en los hoteles turísticos (caso Estado Miranda, Falcón), hoy son huéspedes del Estado revolucionario en ellos!. Los que allí laboran, seguirán trabajando para sus familiares, el Gobierno bolivariano pagará sus salarios, al final de la jornada, descansarán plácidamente dentro de las mismas instalaciones, las cuales sirven hoy para dignificar a todos aquellos que han perdido lo poco que pudieron atesorar con el pasar de los años. Esas instalaciones es probable que sirvan de refugio para muchos hombres y mujeres de nombre Juan de apellido Albañil, es probable, incluso, que sus Navidades y Año Nuevo hayan de pasarlas allí y Doña Arismendi, arrecha, ya que su reservación para esos días ha quedado sin efecto (además, creo, ya no quiere dormir en alguna de las camas donde esos hijos de putas chavistas y no chavistas (pobres al fin), han posado su culo),de seguro pensará, tendrá que desinfectar todas las instalaciones .

  Hoy el claro mensaje es uno, Pueblo, Fuerzas Armadas y Gobierno han enfrentado la tragedia de manera conjunta y organizada, han blindado el dolor en acciones contundentes para aliviar la inclemencia de la naturaleza, la guerra avizora una tendencia victoriosa en esta nueva batalla, Juan Albañil.

  No me queda sino expresar mi solidaridad con todos aquellos compatriotas que han perdido todo, menos la esperanza de continuar y la fe en la Revolución bolivariana. A la oposición desquiciada, mi más amplio desprecio por su insensatez, sobre todo a uno de ellos, a Nelson Mezerhane, y expresarle que no hay ningún problema en relación a su amenaza, estaremos aquí para defender nuestro proyecto de vida y a la Revolución bolivariana. Será usted bienvenido y recibido como lo que es, un mercenario. El pueblo, al que usted y sus COMPINCHES tanto desprecian, no tiene mucho que perder, más si MUCHO QUE GANAR. ¡Échele bolas y venga por nosotros!

  Hoy, más que nunca, tiene mayor relevancia la frase con que termino todos mis escritos:

   NO HAY NADA MAS EXCLUYENTE QUE SER POBRE.

 

Patria, Socialismo o Muerte…

 

Venceremos.

 

http://www.chamosaurio.org/

http://chamosaurio.com/

 

chamosaurio@gmail.com 

ricardo@chamosaurio.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1236 veces.



Ricardo Abud

Estudios de Pre, Post-Grado. URSS. Ing. Agrónomo, Universidad Patricio Lumumba, Moscú. Estudios en Union County College, NJ, USA.

 chamosaurio@gmail.com

Visite el perfil de Ricardo Abud para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a113686.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO