Pildoritas 216 (año 03)

SOBRE EL BANCO DE VENEZUELA

Leí el articulo del compatriota Pedro Guzmán, titulado:“¿Qué ocurre en la sucursal del Banco de Venezuela-Agencia Candelaria-Valencia, Edo. Carabobo?”, especie de carta abierta al Presidente del Banco de Venezuela; Humberto Rafael Ortega Díaz, en la que denuncia lo que vivió cuando requirió los servicios de la entidad Bancaria en dicha Agencia. La verdad que a medida que uno se va adentrado en lo que él narra, no puede menos que sentir rabia y solidaridad pero a la vez la sensación de impotencia y desesperanza de que cosas como esas, que no son exclusivas de esa agencia, pues he vivido situaciones similares, en agencias de San Cristóbal, mi ciudad, sean producto de desatención por parte de los directivos del Banco que bien pueden implementar una estrategia para concienciar al personal que tiene trato directo con el público

Después de leer el desesperado llamado, del compatriota Guzmán me fui a la página Web del Banco a ver si en ella encontraba una dirección de correo para enviarle directamente al Presiente Ortega el articulo, para ver si al enterarse de lo sucedido, procede como debería ser a ponerle coto a estos desmanes y a ver si el ejército de escuálidos que existen como funcionarios en el banco, entran en razón de que les pagan para servir al público de manera amable, y no para dejar traslucir su rabia y su odio, casi de manera consciente porque saben que cada persona que salga descontenta es proclive a acrecentar su odio por el proceso, o si no tiene suficientes principios revolucionarios una cosa como la sucedida lo que hace es impulsarlo como mínimo a pasarse al campo de los indiferentes.

Ante la imposibilidad de poder enviarle el articulo al Presidente Ortega, pues no existe un correo electrónico ni la opción de denuncias, no me queda más que abrigar la esperanza de que él o alguien cercano a él lo lea y le haga saber lo que le sucedió al compatriota Guzmán y que con seguridad sucede a muchos clientes del ahora Banco Socialista de Venezuela, en el que las cosas deberían cambiar para bien y así no darle la razón a quienes dicen que todo lo que la revolución toca, lo acaba,


DOLOROSO PERO CIERTO

Pero resulta que esto no se queda allí, esta Página que debería ser de revisión obligatoria y diaria para los diferentes entes oficiales porque a través de ella pueden enterarse de irregularidades en sus dependencias, que bien podrían ser corregidas si hay voluntad política y si en verdad a quienes tienen el poder de decisión les duele este Proceso, trae la noticia de algo que es generalizado, precisamente en el Banco Venezuela y es lo relacionado con los cajeros automáticos que generalmente no sirven y hacen que los usuarios echen chispas de la rabia que les provoca la frustración de no poder disponer de lo que es suyo. Lamentablemente hay que decirlo, estas irregularidades no son exclusivas del Venezuela, también suceden en el Bicentenario, donde el trato al público en muchos casos no es el adecuado, lo cual es aprovechado por los enemigos de la Revolución para lanzar sus dardos contra Chávez, porque según ellos, todo lo negativo que aquí sucede es culpa del Comandante.-

Hagamos votos que los jefes máximos de los organismos por fin se den por enterados, si es que leen Aporrea, de las quejas frecuentes de los usuarios, que no encuentran otra forma de manifestar las malas experiencias vividas, sino la de hacerlo a través de esta Página, que por ejemplo a mi me sirvió para que el Director General del SAIME, resolviera en el término de la distancia un problema que afectaba a muchas personas y que denuncié en uno de mis artículos, que tuve la suerte de que fuera leído por el funcionario y sirviera no solo para que se comunicara conmigo y me agradeciera la denuncia, sino para informarme que había procedido a dar la orden de solucionar el problema planteado.

Lo malo es que esto que les cuento es una excepción cuando debería ser la generalidad, pues si se tomara como costumbre en cada despacho leer Aporrea con toda seguridad ayudaría en mucho a mejorar la gestión, claro, de aquellos que tengan voluntad y amor por esta revolución, es decir que no sean militantes de la quinta columna que nos tiene penetrados a todos los niveles, incluso en el de los cuadros directivos del PSUV. Doloroso pero cierto.

yuviliz40@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2357 veces.



Saúl Molina Z.


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social