Emparentando los sueños con el infinito

        Definitivamente este 26 de Septiembre nos estaremos jugando la vida del proceso revolucionario, todos los logros de estos 11 años de revolución, la continuidad del proyecto país y la estabilidad de la patria. Darle una lectura diferente a las elecciones del 26 de Septiembre, enmarcarla en otra dimensión y no darle la importancia requerida, es un riesgo que no debemos correr, las consecuencias serían fatales para el proceso revolucionario. 

Perder la mayoría en la Asamblea Nacional, no asestarles otros golpes contundentes a la rancia oligarquía criolla, a la oligarquía extranjera y al imperialismo, es permitirles que conquisten espacios dentro de la Asamblea Nacional para que la conviertan en una trinchera de lucha oposicionista, es permitirles que cristalicen sus bajos instintos, sacien su sed de venganza y que con todo el odio del mundo arrasen con las leyes que están a favor del pueblo, con los avances y con los logros hasta ahora alcanzados y los que están por alcanzase. 

No alcanzar más de los dos tercios, (más de 110 diputados), en estas próximas elecciones del 26 de Septiembre, es posibilitar a los hambreadores del pueblo a alcanzar lo que más ambicionan, que es lanzarse como hienas hambrientas sobre la integridad del comandante contra quien descargarían toda su rabia excrementicia sin ninguna contemplación. El mínimo resquicio que les permita alcanzar cualquier escaño en la Asamblea Nacional los enquistará como tumor maligno y no escatimaran ningún esfuerzo para propiciar la metástasis que conlleve a la paralización del proceso revolucionario y la construcción del nuevo país.

        En un supuesto negado que la oposición, bajo la protección de sus amos internacionales, lograran alcanzar la mayoría en la Asamblea Nacional serían un virus infeccioso que se llevaría por delante cualquier avance que vaya en pro de la consolidación del proyecto país, harían caída y mesa limpia, se desataría la represión para luego matar a diestra y siniestra a todos aquellos que ellos consideren estorbo para sus pretensiones de adueñarse nuevamente del país y de su riqueza petrolera. Es así de sencillo, no es necesario desentrañar la Biblia, ni poseer grades estudios filosóficos para darse cuenta que de perder la Asamblea Nacional, este país se lo llevó el diablo.   

Si se pierde el control de la Asamblea Nacional y no se consolida la representación mayoritaria de diputados que legislen a favor del pueblo, nos cobijaría  una gran vergüenza nacional e internacional, que por nuestra incapacidad y por nuestra irresponsabilidad nos dejemos arrebatar los derechos de vivir en paz y la posibilidad de emparentar los sueños con el infinito.

        Esta claro que la oposición sabe lo que quiere, y entre sus aspiraciones prioritarias esta alcanzar el poder para luego caerle sin contemplación a nuestro máximo líder Hugo Rafael Chávez Frías. Son innumerables los ejemplos donde la oposición ha demostrado que por sus venas les corre cualquier vaina meno sangre, y que de ser necesario, matarían a sus madres con tal de cristalizar sus aspiraciones, atentarían contra sus hijos, contra todas sus familias y contra quien sea para enquistarse nuevamente en el poder, postrarse ante el imperio, hacer con este país lo que les venga en gana y acabar de una buena vez con la peor pesadilla que han sufrido en todos estos años, Hugo Rafael Chávez Frías.

        Ante este panorama nada halagador, se hace necesario jugárnoslas y jugárnoslas rodilla en tierra, con firmeza y con la seguridad de defender lo que hemos logrado durante estos once años de revolución y con la conducción del comandante. Es sumamente importante demoler a la oposición y quebrarla inclementemente, de lo contrario ellos nos quebrarían a nosotros, no existe otra alternativa que no sea vencer, no hay términos medios, en la Asamblea nacional no están estipuladas plazas vacantes, las que no conquisten los representantes del proceso revolucionario, caerán en mano de la oposición con todas las consecuencias negativas que esto pueda tener. Alcanzar  una nueva victoria contundente y demoledora con el voto y con nuestra participación activa este 26 de Septiembre garantiza la consolidación de la paz y de la esperanza en América latina, en el Caribe y en el mundo.

ESTE 26 DE SEPTIEMBRE TENEMOS EL COMPROMISO HISTORICO DE VOTAR POR LOS CANDIDATOS Y CANDIDATAS DE LA REVOLUCIÓN…
 
  PATRIA SOCIALISTA O MUERTE

  CON Chávez TODO, SIN Chávez NADA. 

       torcatizw@gmail.com

      torcatizw@cantv.net 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1142 veces.



William Torcátiz

Ingeniero, Poeta, Musico, Chavista. Analista Mayor de Conformación y Seguimiento de Empresas Mixtas Internacionales de PDVSA.

 torcatizw@yahoo.com      @torcatizw

Visite el perfil de William Torcátiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a108026.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO