La Iglesia ¿al servicio de quién?

Ante los acontecimientos que se vienen desarrollando en nuestro país y donde la alta jerarquía de la Iglesia ha venido asumiendo una postura política. Postura que va en beneficio de los grandes sectores oligárquicos, que son grandes no por el cúmulo de personas, si no por la cantidad de dinero. Tendríamos, que preguntarle a la jerarquía eclesiástica, si tiene noción de lo que es la iglesia o igual que en los tiempos de Cristo, ellos se creen amos, dueños y señores de la misma. Y que todo lo que ellos dicen es santa palabra.

Tenemos que entender que todos somos iglesia, todo el pueblo que en ella comulga y asiste a ella, tiene la fe puesta en ella. La iglesia no es un grupo de sacerdotes que aplican las leyes que ellos creen convenientes y utilizando las santas escrituras las ponen al servicio de ellos. Ellos convierten la santa palabra en opio para el pueblo, como en tiempos pasados y manipulando los escritos atemorizan a las personas que ellos sienten son dóciles para manejar e intimidar con sus expresiones.

Revisemos la historia y miremos la actuación de la alta jerarquía de la iglesia. Actuaciones a favor del esclavizador, del amo del dueño que somete. Que se encarga de mantener controlado al grupo de personas que pudieran convertirse en un problema apara el sistema explotador, no puede permitirse que la gente se revele, el estatus debe de mantenerse y el sumiso, sumiso debe ser.

En épocas de dictaduras han sido grandes aliados a estas, para acallar la voz del pueblo, la voz de dios. Pero son la jerarquía de la iglesia la que mantiene esa posición, quien cuida su estatus de poder y de recibir las bendiciones económicas, que no se ven reflejadas en las humildes parroquias, es decir muchos sacerdotes que están diaria y constante mente con el ser humano, con el pueblo, en las parroquias, en los barrios, haciendo labor, la autentica labor de la iglesia, no tiene como subsistir. Mientras miremos a los arzobispos como viven, como andan.

La persecución interna contra aquellos que disienten de la gran jerarquía, contra aquellos que en realidad hacen su labor pastoral, no pueden hablar, no pueden opinar. Y no es de ahora, ha sido siempre y se tiende a radicalizar. La jerarquía de esa iglesia, que no es la autentica iglesia, que no lleva la palabra de Jesús. Es decadente moralmente, la sotana le ha quedado muy Grande o muy pequeña.

El problema de la alta jerarquía de la iglesia, de la conferencia episcopal y de los arzobispos no es Chávez, si pudiera ser la revolución. Pero lo peor de todo es que esa parte de la iglesia no se siente en la calle, esa jerarquía no va al pueblo, no lo ve y no cree en el, solo cuando tiene que emitir su discurso político y mover gente contra el proceso. No vengan con mentira la conferencia episcopal de Venezuela, el discurso es político y el lineamiento es político.

Ellos se han cuadrado con la oposición, el discurso de la conferencia episcopal es un discurso opositor, y como van hablar ellos de reconciliación, no pueden no hay moral. Y esto no lo puede negar el Sr. Jorge Urosa Savino, quien ha sido parte conspirativa.

Miremos el pasado la participación de estos que se dicen Ángeles y profieren odio y mentira, participaron en un golpe y no lo pueden negar, han mentido, mienten y siguen conspirando. Pero miremos mucho, mucho, mucho más atrás quien traiciono a cristo, solo revisen eso.

Hay otros hechos en los cuales se ve involucrados grandes jerarcas de la iglesia, del vaticano. Crímenes, persecución, violaciones, encarcelamientos. Y no es que todo son malos, pero si un grupúsculos que detenta poder y posición y desean seguirlo manteniendo así como ciertos privilegios.


luisalberto.nietoa@gmail.com



.





Esta nota ha sido leída aproximadamente 1368 veces.



Luis Alberto Nieto

Productor Nacional Independiente Dirigente de Redes en Trujillo

 luisalberto.nietoa@gmail.com

Visite el perfil de Luis Nieto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Nieto

Luis Nieto

Más artículos de este autor