La decadencia del sistema

Generalmente he mostrado indiferencia por todas las manifestaciones de los títeres, gestores del gran capital en nuestro país. La decadencia se trasluce en todas las expresiones que se evidencian en cada escenario y en todos los niveles. Desde los antivalores, la falta de principios, la mediocridad, entre otras facetas que produce agotamiento mencionar.  
 
En realidad la única política que realizan es la propaganda mediática, a través de las redes virtuales pretenden promover escenarios de violencia, manipulando inocentes para que sean carne de cañón de sus sicarios. 
 
Peleándose los mediocres que tienen de voceros, por los curules de candidatos, reductos de poder en gobernaciones o alcaldías, mientras que los que pudieran representarlos son excluidos.
 
Su unica agenda el magnicidio, el golpe de estado e incluso la guerra civil, la intervención armada a través del apéndice lacayo del imperialismo yanqui como lo es lamentablemente nuestro hermano pueblo de Colombia, por responsabilidad de ese gobierno usurpador de la voluntad del pueblo, gracias a la política de terror que aplica y al control en el sistema electoral, donde no se puede manifestar la voluntad del pueblo, y toda forma organizativa es reprimida por los asesinatos selectivos y discriminados, única razón que mantiene viva la situación de confrontación que vive ese país. 
 
Es una decadencia que no comprende las matemáticas y la incapacidad para revertir el fracaso de su política de comiquita, al ignorar que los excluidos somos mayoría, su descrédito al producir matrices de opinión que rayan en el absurdo y provocar en la población estados psicóticos de masas, quiebra de particulares que militan en sus filas y en fin un rosario de ineptitud. 
 
Quienes pretendan dar al traste con la posición antinacionalista y realmente inventen una propuesta creíble tendrán que luchar mucho para poder surgir desde las cenizas de la oposición venezolana, y de los grupos fascistas entrenados y pagados por la USAID de EEUU cuya única motivación monetaria no podrá enfrentar la convicción de los creemos firmemente en nuestros ideales por el socialismo y un mundo de justicia. 
 
Mientras tanto se verán obligados a reconocer que deben trabajar y aportar a la construcción de una patria digna y al desarrollo sustentable de Venezuela, donde los empresarios ganen sin especulación y se respeten los derechos de los trabajadores y el pueblo, es decir un país con equidad. ¿Acaso es tan difícil entender esta necesidad? No se trata de que neguemos las debilidades y errores del proceso en curso, se trata de construir soluciones y combatir las desviaciones con acciones serias y ajustadas a derecho. 
 
Ese infantilismo de EEUU queriendo resolver todo con genocidios es su principal talón de Aquiles, que tiene expresión en la tremenda deuda social que tiene en su propio país y también tienen sus aliados en otros países desarrollados, que hoy contienen nuevamente la furia de la lucha de clases con represión. Nuevamente les digo la historia hablará más fuerte, y la historia, ególatras, dueños del capital, es la lucha de clases.

grettyrichard@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1679 veces.



Greti Richard

Educadora y Comunicadora Popular. TSU en Administración. Activista Social. Artista Plástico.


Visite el perfil de Greti Richard para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: