La victoria de Guaidó

En tiempos de decadencia los calificativos se confunden. En estos tiempos lo que es bueno para el "espíritu libre" es malo para la sociedad y lo que resulta bueno para la sociedad, lo que la fortalece, resulta malo para la libertad de espíritu. Solo un mísero deseo de venganza es capaz de ver una derrota en una victoria clara, es no verse a sí mismo en el espejo social. Juan Guaidó se propuso una meta en la vida y la alcanzó relativamente rápido: fama y dinero. Lo incómodo de tener que desvelar esta mínima verdad es hablar de la miseria de los ciegos que no se dan cuenta que el espíritu cautivo por la ambición y el éxito tiene hermanados a estos enemigos de odio, a los que tienen la venganza como código moral. Guaidó alcanzó el éxito y los otros se quedaron solo con la satisfacción de una retaliación nacida de una moral olvidada.

Para Guaidó no es un castigo tener que irse de Venezuela porque nunca ha estado en ella, su patria es el dinero y el mundo aburguesado de los nuevoricos. Igual para los otros, todos los que salivan pensando en que realmente fue derrotado. ¿Derrota política?, depende de lo tonto que sean todos los que creen, de un lado y del otro de la ecuación, que un ser aburguesado o con inclinaciones burguesas realmente tenga metas políticas y no ambiciones de ser rico, viéndose solamente obligado a pasar por el trámite del poder. No hay diferencias, el éxito de Guaidó y los que creen en su derrota quedan atrapados en el mismo mundito pequeñoburgués de sueños de grandeza, eternamente insatisfechos – mientras haya alguien por encima de tu estatus social.

El caso Guaidó es una lección moral para resentidos sin principios claros, sin verdaderos compromisos políticos o éticos, quizás una lección en el vacío porque sin valores morales, o la conciencia de que no se poseen, es difícil que se pueda entender tal lección. Esperamos que haya menos espíritus resarcidos por la venganza y más espíritus reflexivos o conscientes, que puedan ver el verdadero "triunfo del alma burguesa" en todo este show de la supuesta derrota de Guaidó.

La reflexión es ir a lo esencial que impulsa al espíritu que quiere cambiar la sociedad y la mecánica del mundo actual. Pensar y reflexionar es la única forma de volver a la lucha verdadera, sin dejar de lado la lucha interior; vencer en uno lo que se quiere vencer fuera de uno. Fácil burlarse de Guaidó, difícil burlarse de uno mismo, compartiendo con él la misma ausencia de valores, o los valores del mundo burgués fundidos al dinero y la ostentación.

Cuando la revolución tenga gente en el poder, valiente y humilde, ¡sabia!, nunca se detendrá en ese anecdotario insulso de peleas de perros.

Pero la revolución socialista fue derrotada, política y moralmente por el poder del dinero, por la lógica del capital, como lo diría Chávez. Ahora los hipócritas se reúnen en Colombia para pactar una paz que de hecho es la paz de los mercachifles cuando regatean en el mercado. Guaidó pasó a otro nivel y solo quedan los "prevenidos del poder" para negociar sus turnos de migrar con plata y libertad para gastarla, en un país menos feo o menos derruido que este.

A la revolución socialista verdadera no le importa el destino de Guaidó, tampoco el de los falsos líderes del gobierno de maduro, le importa el destino de la humanidad, que se desarrolle en una sociedad distinta, más vital, más realista, pegada a su verdad, para que la humanidad crezca en una sociedad de justicia e igualdad, dando a cada quien según sus necesidades, como lo divulgaron y practicaron los primeros cristianos, y exigir de cada quién según sus capacidades como los verdaderos marxistas.

Hay que volver a los principios humanistas de igualdad y justicia para que el individuo sea verdaderamente libre, pueda crear, trabajar y producir todo lo que haga falta para el desarrollo humano, material y ante todo espiritual. El dinero es un lastre el cual algún día tendrá que ser abandonado en el camino por un "hombre nuevo", una estirpe más digna, más amorosa, poderosa y vital.

¡LIBERTAD PARA TODOS LOS PRESOS POLÍTICOS! ¡CHÁVEZ ES HUMANISMO, VOLVAMOS A CHÁVEZ!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2696 veces.



Marcos Luna

Dibujante, ex militante de izquierda, ahora chavista

 marcosluna1818@gmail.com

Visite el perfil de Marcos Luna para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: