Simón Bolívar en el ideario de José Martí

José Martí está considerado como el primer bolivariano y sus escritos sobre nuestro Libertador le consagran con tal denominación. Al respecto el gran Francisco Pividal Padrón afirmó que 138 veces mencionó Martí a Bolívar en sus obras, siempre para exaltarlo, tal como lo señala Alirio Almao, en su obra Francisco Pividal: Biógrafo de Bolívar. La visión martiana del bolivarianismo de Martí la encontramos con mucho fervor y claridad en las lecturas que hacemos del libro de Ramón Losada Aldana, Martí Bolivariano, publicada en formato digital por el Ministerio del Poder Popular para la Comunicación e Información de Venezuela en el año 2019. En esta obra se plasman las ideas y las concepciones que de Bolívar tenía Martí, a la vez que se expresan las consideraciones que sobre el carácter bolivariano tenía el Apóstol de la Independencia cubana, tanto en sus escritos como en su acción patriótica. Martí el continuador de la obra del Libertador. Su antiimperialismo, su decoro, su entrega vital a la labor independentista y defensora de la libertad y de los principios de soberanía nacional, de patria. Se comprende que Martí estableció una identidad filial con Bolívar, así, Bolívar es el padre amado y cuyas enseñanzas y ejemplos había de seguir, y así se destacó Martí en su vida y en su obra.

Mucho antes del viaje que emprendió Martí en 1881 a Venezuela, el Apóstol ya había puesto de manifiesto su reconocimiento y admiración hacia El Libertador Simón Bolívar, destacando sus virtudes, sus enseñanzas, su ejemplo, su desprendimiento, su grandiosidad, su compromiso por la independencia de los pueblos de América y su labor antiimperialista. Ello en diferentes artículos, ensayos, cartas, obras de teatro y discursos que fueron publicados en diversos periódicos latinoamericanos. En 1875 en un artículo sobre una actividad en el Liceo Hidalgo de Ciudad de México, publicado el 11 de mayo en la Revista Universal de México, se expresaba de Bolívar, el padre Hidalgo y George Washington en estos términos:

No son hombres distintos en América el anciano de Mount Vernon, el sacerdote de Dolores, y el héroe que en las llanuras del Mediodía fatigaba con la carrera su caballo, y su cerebro con el peso de los pueblos surgidos a su altiva voluntad, potentes y desenvueltos de miseria. -No son hombres distintos en América, Washington, Bolívar e Hidalgo. -Es la fuerza de honra herida abierta por impulso igual en tres potentes formas. Un hombre es el instrumento del deber: así se es hombre. [Este escrito es considerado como la primera mención de Bolívar hecha por Martí].

Importante es mencionar parte del contenido de la carta que con fecha 27 de noviembre de 1877, dirige Martí a Valero Pujol, director de Progreso, diario guatemalteco, al respecto, expresa Martí: " Les hablo de lo que hablo siempre: de este gigante desconocido, de estas tierras que balbucean, de nuestra América fabulosa. Yo nací en Cuba, y estaré en tierra de Cuba aun cuando pise los no domados llanos del Arauco. El alma de Bolívar nos alienta;…"

También, en esa época vivida por Martí en Centroamérica, particularmente en Guatemala, crea una obra de teatro –un drama indio- titulado Patria y Libertad (1878) en donde un personaje a quien llama Martino, y es descrito en la obra como "… un valiente y un patriota, que lucha por la santa independencia, de nuestra patria, que hoy solloza esclava, encadenada por la opresión vuestra [por los españoles]." Expresa: "Soy de Hidalgo la voz; soy la mirada Ardiente de Bolívar"… "Y el áureo sol del genio de Bolívar que no se ponga nunca en nuestra América!" En esta obra se pone de manifiesto una de las imágenes más grandes del Libertador Simón Bolívar: la imagen solar.

De la Lectura en la Reunión de Emigrados Cubanos, efectuado en Nueva York en el Steck Hall, el 24 de enero de 1880, extraemos el siguiente fragmento: "¡Ah! ¡esto decían los españoles de los indios, tan ofendidos, tan flagelados, tan anhelosos como los negros de su inmediata emancipación; esta amenaza suspendía sobre las frágiles cabezas, cuando el aliento de Bolívar, más grande que César, porque fue el César de la libertad, inflamaba los pueblos y Ios bosques... Y la independencia de América se hizo."

En el Cuaderno de Apuntes No. 7 de las Obras Completas (2011), Vol 21 p. 197 extraemos el siguiente escrito de Martí, relacionado con la muerte de Bolívar: "El 13 de Sbre. de 1830 murió Bolívar en Santa Marta. He visto la Gaceta de Venezuela en que se da cuenta de ese hecho. Se me han venido las lágrimas a los ojos, y se me ha hinchado el corazón de ellas, al leer la proclama que Bolívar, seguro de su muerte, dirigió a los colombianos el día 10 de diciembre. ¡Oh! qué grande infortunio-‘y ¡cómo la ambición o el rencor, convierten a los hombres en infectas peñas!-~No se postraron ante aquella muerte, a llorar de hinojos su imprevisión y su vergüenza,-a redimirse de su ingratitud, por un dolor!- "

En el Discurso del Club del Comercio de Caracas del 21 de marzo de 1881, Martí se refiere a Bolívar como el "Padre Americano" y como "Nuestro Padre Común". Todas las referencias al Libertador son de carácter filial… "Así, estremecido al recuerdo del día de patriarcal grandeza en que los abrazos de bienvenida sacaron, por las mismas calles, al padre feliz, —de su caballo de batalla, temblando a aquella gloria mis mejillas, como tiembla la superficie de la tierra, movida por el fuego interior de los volcanes—fuime a pagar ante su tumba blanca— como cumplía a aquel ser sereno—mi tributo impaciente y si por menguado temor de parecer vulgar o lisonjero no doblé reverentemente ante las cenizas del hombre entero y envidiable un segundo la rodilla,…"

En La Revista Venezolana, 1º. de julio de 1881, No. 1, Artículo de Don Miguel Peña, dice Martí: "Sí, hubo falta en Bolívar: la de medir el corazón de todos los hombres por el suyo… muerto, el formidable americano. Murió de amor de padre,-de ver morir a su hija.. Agrega: "Ni en Temístocles, ni en Pisístrato, ni en César, ni en el astuto Napoleón, ni en el honrado Washington, halla alguno a Bolívar semejante. En su paseo por la Historia, ha recogido los elementos útiles. Con su ojo penetrante reduce lo grandioso pasado a sus proporciones naturales;..

En la crónica Un Viaje a Venezuela, 1881-1882, en la descripción del Capitolio Nacional de Caracas expresa que Bolívar "le arrancó América del Sur a los españoles;…" Sobre la Plaza Bolívar expresa, "…se levanta, sobre un pedestal de granito, el monumento ecuestre de ese héroe admirable en el que se reunieron todos los dones de la grandeza humana en el más alto grado…".— En torno al Panteón Nacional nos escribe Martí: "A lo lejos, el Panteón, otra iglesia donde reposan, en un monumento de mármol, que honra al arte italiano, las cenizas de Bolívar,—se extiende a los pies de una gran montaña, digna sepultura de tan gran muerto".

En la crónica La estatua de Bolívar por el venezolano Cova, publicado en La América, Nueva York, junio 1883, afirma Martí: "Respira en bronce una vez más, moldeado por manos filiales y vaciado del yeso por fieles fundidores, aquel hombre solar, a quien no concibe la imaginación sino cabalgando en carrera frenética, con la cabeza rayana en las nubes, sobre caballo de fuego, asido del rayo, sembrando naciones…El rostro de bronce, como el de Bolívar aquel día, está bañado de expresión afable; sentirse amado fortalece y endulza…" Esta estatua estuvo por mucho tiempo en la antigua sede de la Universidad Central de Venezuela, posteriormente se colocó en el año 1945 en la Plaza Bolívar de Porlamar, donde se encuentra actualmente.

En relación con la calificación de "aquel hombre solar", el gran martiano venezolano, Ramón Losada Aldana (2019: 7-8) nos explica que: "Esta manera de ubicar al Libertador en el centro mismo de nuestro sistema planetario es concebirlo como gran señor de todos los espacios, en consagrar, en las esferas del Universo, la excepcionalidad sin límites del venezolano. Pero no es casual. Bolívar tiene una especie de vocación solar en la tradición cubana. Recuérdese la frustrada conspiración de mediados de 1821, treinta y dos años antes del nacimiento de Martí, iniciada con el propósito de fundar la República de Cubanacan. Pues, bien, ese movimiento llevó justamente la denominación de ´Conspiración de los Soles y Rayos de Bolívar´.

En el ensayo Los tres héroes publicado en el primer número de La Edad de Oro, 1889, joya hemerográfica que atesora una serie de escritos del inmortal José Martí. Con unos hermosos grabados, el Literato y Prócer cubano les invitaba a abordar la lectura, acercarse al conocimiento, a valorar la naturaleza y la cultura, a reconocer los valores de la humanidad y a reconocer a los que lo dieron todo por la libertad y la independencia de América, En el primer volumen, que vio la luz en julio de 1889, leemos con atención Tres héroes. Escribió Martí:

"Libertad es el derecho que todo hombre tiene a ser honrado, y a pensar y a hablar sin hipocresía. En América no se podía ser honrado, ni pensar, ni hablar… Hay hombres que viven contentos aunque vivan sin decoro. Hay otros que padecen como en agonía cuando ven que los hombres viven sin decoro a su alrededor… En esos hombres van miles de hombres, va un pueblo entero, va la dignidad humana. Esos hombres son sagrados. Estos tres hombres son sagrados: Bolívar, de Venezuela; San Martín, del Río de la Plata; Hidalgo, de México. Se les deben perdonar sus errores, porque el bien que hicieron fue más que sus faltas…Bolívar era pequeño de cuerpo. Los ojos le relampagueaban, y las palabras se le salían de los labios. Parecía como si estuviera esperando siempre la hora de montar a caballo... Bolívar no defendió con tanto fuego el derecho de los hombres a gobernarse por sí mismos, como el derecho de América a ser libre."

Discurso Pronunciado en la velada artístico-literaria de la Sociedad Literaria Hispanoamericana, el 19 de diciembre de 1889, a la que asistieron los delegados a la Conferencia Internacional Americana. Allí se refiere al Libertador "al héroe volcánico del Sur", dice a continuación: "Surge Bolívar, con su cohorte de astros. Los volcanes, sacudiendo los flancos con estruendo, lo aclaman y publican. ¡A caballo, la América entera! Y resuenan en la noche, con todas las estrellas encendidas, por llanos y por montes, los cascos redentores."

La fiesta de Bolívar en la Sociedad Literaria Hispanoamericana. Publicado en Patria, Nueva York, 31 octubre 1893, dice Martí: "La América, al estremecerse al principio de siglo desde las entrañas hasta las cumbres, se hizo hombre, y fue Bolívar. No es que los hombres hacen los pueblos, sino que los pueblos, con su hora de génesis, suelen ponerse, vibrantes y triunfantes, en un hombre."

Discurso pronunciado en la velada de la Sociedad Literaria Hispanoamericana en honor de Simón Bolívar el 28 de octubre de 1893. Publicado en Patria, Nueva York 4 noviembre 1893. Fragmentos. "¡de Bolívar se puede hablar con una montaña por tribuna, o entre relámpagos y rayos, o con un manojo de pueblos libres en el puño, y la tiranía descabezada a los pies… Se le ve golpeando, con el sable de puño de oro, en las puertas de la gloria. Cree en el cielo, en los dioses, en los inmortales, en el dios de Colombia... iPero así está Bolívar en el cielo de América, vigilante y ceñudo, sentado aún en la roca de crear, con el inca al lado y el haz de banderas a los pies; así está él, calzadas aún las botas de campaña, porque lo que él no dejó hecho, sin hacer está hasta hoy: porque Bolívar tiene que hacer en América todavía!

Estas palabras de Martí sobre Simón Bolívar son grandiosas: "¿Adónde irá Bolívar? ¡Al respeto del mundo y a la ternura de los americanos! ¡A esta casa amorosa, donde cada hombre le debe el goce ardiente de sentirse como en brazos de los suyos en los de todo hijo de América, y cada mujer recuerda enamorada a aquel que se apeó siempre del caballo de la gloria para agradecer una corona o una flor a la hermosura! ¿Adónde irá Bolívar?

El autor es: Licenciado en Geografía, Trabajador de la Casa de Nuestra América José Martí; Profesor de la Universidad Nacional Experimental de la Fuerza Armada Bolivariana; Facilitador de la Misión Rivas.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 730 veces.



Wolfgang R. Vicent Vielma

Trabajador de la Casa de Nuestra América José Martí en Caracas y Profesor de la Universidad Nacional Experimental de la Fuerza Armada Bolivariana (UNEFA)

 wolfgangvicent@gmail.com

Visite el perfil de Wolfgang R. Vicent Vielma para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Venezuela en el Exterior


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad