Los Domingos de Díaz Rangel

El Discurso de la ONU

¿E n qué se parecen las Naciones Unidas y la Serie del Caribe? En que tienen una misma estructura y funcionamiento desde hace más de 50 años. Desde 1949 en La Habana se juega igual, con cuatro equipos a 2 vueltas, todos contra todos, durante una semana. Como la ONU fue creada por los ganadores de la II Guerra Mundial, en Yalta (feb 1945), Roosevelt, Churchill y Stalin impusieron una manera antidemocrática de funcionar que sigue vigente: las decisiones del Consejo de Seguridad requieren los cinco votos de los miembros permanentes (EEUU, Inglaterra, Urss, China, Francia); si faltare uno, no es aprobada, de ahí nace el poder de veto de cada uno de ellos.

Ese sistema funcionó en la postguerra como algo natural, nadie objetaba; desaparecida la Urss, su puesto lo asumió Rusia. Tantos han sido los cuestionamientos, que está claro que ese sistema hizo crisis. La ONU fue fundada por 51 países y hoy tiene 193; después de los años 60, decenas de colonias devinieron en países soberanos. Hoy no puede seguir funcionando así. Se hace inútil, como se demostró durante la reciente agresión a Líbano. Cada vez son más las propuestas de cambios. Entre ellas, ampliar el Consejo de Seguridad, eliminar el derecho a veto y darle más poderes al Secretario General.

Es en ese escenario donde se produce el discurso del presidente Chávez. No soy internacionalista ni experto en la ONU, pero no parece atrevido decir que nunca antes un discurso dicho allí había repercutido tanto en la ONU y fuera de ella. "Veintitrés minutos le bastaron al presidente Hugo Chávez para entrar en la historia de la ONU. Su verbo crítico contra EEUU aún retumba en la Gran Manzana y sus ecos se expanden por el mundo despertando críticas y adhesiones", acierta el lead de una agencia. Chávez habló por muchos jefes de delegación, identificados con sus planteamientos, y fue criticado por otros. Así ha ocurrido fuera de la ONU y en varios países.

Los medios estadounidenses en su mayoría han sido duros, y entre quienes en ese país coinciden con el discurso, algunos expresaron desacuerdo con el lenguaje. Noam Chomsky (*) dijo que no hubiera usado tres palabras: alcohólico, tirano y enfermo, aunque entiende "la ira del Presidente" y convalida sus apreciaciones sobre "la amenaza que representa la administración Bush". Programas en español recibieron muchas llamadas de latinos de acuer do con Chávez. "Es para tenerlas bien puestas", dijo el comentarista de uno muy popular en Los Ángeles: Superestrellas. Su discurso fue transmitido en directo en EEUU. Nadie nunca le había latido en la cueva a un Presidente estadounidense como ahora.

Un discurso como ese no podía ser improvisado. Se supone que Chávez lo pensó bien, y debió adelantarse a los efectos que tendrá en las relaciones con EEUU y en la votación de miembros no permanentes al Consejo de Seguridad. El Departamento de Estado no había acusado el golpe pero, por supuesto, habrá sido motivo de estudio y, quizás, de decisiones. No se quedarán con esa. Aunque son bastante tensas, sin posibilidad de reconciliar mientras Bush sea Presidente, es natural esperar algún tipo de respuesta. Heinz Dieterich se adelantó a escribir que la Casa Blanca ordenó ahora el magnicidio, pero usando ahora métodos más sutiles.

En cuanto a la votación del 16 de octubre, EEUU redoblará sus presiones para impedir que Venezuela sea electa al Consejo de Seguridad. Creo que estamos claros en que no es una confrontación con Guatemala. La elección de Venezuela sería una derrota de EEUU de excepcional magnitud. Se trata de una batalla diplomática pero con uso de otras armas, planteada desde el mismo día en que Miraflores anunció que aspiraba a ese puesto. Cabe preguntarse si el discurso reforzó las posiciones ganadas por Venezuela. Si juzgamos por las declaraciones del canciller Maduro y del vicecanciller Valero, desde Cuba, la votación estaba asegurada.

Ese discurso es expresión de una época, de los cambios que están ocurriendo en el mundo, donde es evidente que se debilita el omnímodo poder de EEUU, que igualmente decae el mundo unipolar mientras crecen otras fuerzas, como acaba de verse en la Cumbre de los No Alineados. En otras condiciones, era inconcebible que algún Jefe de Estado pronunciara un discurso de esa naturaleza.


(*) Ha recibido más de 10.000 emails, y su libro "Hege monía o supervivencia", se convirtió en bestseller después que Chávez lo promocionó en la ONU; los días 16-18 y 20 de octubre dictará conferencias en Chile. A lo mejor puede hacer un toque técnico por estos lares cuando regrese.

Doug Schoen de la empresa PS&B, que ofreció una encuesta donde aparece Rosales con 35%, doblando los porcentajes que tiene en Ivad (Seijas) (17,7%) y en Datanálisis (17%), declara que los partidarios de la oposición temen responder, "la inmensa mayoría de los encuestados no querían hablar con los encuestadores". Todo muy extraño, porque las encuestadoras domiciliadas en Venezuela, que operan desde hace años (PS&B estuvo en agosto del 2004, para hacer un exit poll en el referendo) nunca han dado explicaciones como esas, pese a que realizan encuestas regularmente.


Lula dijo hace poco que "la única frustración es no tener el voto de los ricos, que con mi gobierno ganaron más dinero que nunca". Cualquier semejanza es pura coincidencia. Y a propósito, después de esta nueva oleada en contra, se hará más meritoria y difícil su reelección.


Muy propia de El Mercurio su especulación de que la presidenta Bachelet había decidido votar por Venezuela. Lanzó la especie para provocar la reacción en la democracia cristiana, aliados de su gobierno, y de la derecha pinochetista, que están en contra.


Reapareció en Bolivia el movimiento separatista, que tiene en su vanguardia a los sectores empresariales y derechistas de la provincia de Santa Cruz, un poder en la economía de ese país. Naturalmente los medios bolivianos y las agencias internacionales estimulan ese movimiento.


El CNE llega a la fase final del proceso electoral con el mejor nivel de confiabilidad, de acuerdo con las últimas encuestas. Creo que es reflejo de sus esfuerzos por mostrar equilibrio e imparcialidad, y de sus relaciones con la oposición y con casi todos los medios.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5600 veces.



Eleazar Díaz Rangel

Periodista egresado de la UCV. Ganador del Premio Nacional de Periodismo y menciones en diversas especialidades. Es Director del diario Últimas Noticias desde el año 2001. Profesor titular jubilado de la universidad central de Venezuela, cuya escuela de comunicación social dirigió (1983-86). Presidente de VTV 1994-1996. Presidente de la asociación venezolana de periodistas.

 edrangel@grupo-un.com

Visite el perfil de Eleazar Díaz Rangel para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eleazar Díaz Rangel

Eleazar Díaz Rangel

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /venezuelaexterior/a25535.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO