Tournée de Nicolás par Francia

La gira de Maduro por Europa y los convenios firmados con los franceses hicieron inevitable que a nuestra mente viniera la invasión a Libia y el asesinato de Muamar Al Gadafi por los imperialistas y el papel que jugó Francia y su Presidente Sarkozy en estos hechos, para más cosas tocayo del actual Presidente venezolano.

También vino a nuestra mente el nombre de Frederic Laurent Bouquet, ciudadano francés, de profesión “sicario”, con entrenamiento en Israel y agente de los servicios secretos de Francia (DGSE) quien pagó condena de 4 años en Venezuela y al cumplirla fue extraditado a su país de origen en diciembre 2012, el sujeto al ser capturado confesó que estaba preparando un atentando contra el Presidente constitucional de Venezuela, Hugo Chávez Frías. Corrió la especie de que el propio presidente francés de entonces Nicolás Sarkozy, fue quien ordenó a Bouquet asesinar a Chávez.

También se ha hecho inevitable, a raíz de la visita de Maduro a Francia, el recuerdo del gesto de solidaridad que el Comandante Presidente desde el año 1999 expresara en carta al camarada Ilich Ramírez, quien fue secuestrado y actualmente está preso en Francia. Así como la posición que fijara Chávez Frías en cuanto al tema en el año 2012 cuando manifestó “… Yo no me voy a pronunciar por lo que él [Ilich] pudo haber hecho, pero nosotros como Estado tenemos obligaciones con cualquier venezolano que esté en cualquier parte del mundo sometido a cualquier dificultad, a cualquier proceso…”. Los familiares y amigos de Ilich Ramírez vienen denunciando públicamente que el Estado venezolano le ha dado la espalda a Ilich Ramírez quien está sometido en Francia a un proceso “amañado” y con una carga netamente política más que jurídica y legal.

Confiamos en Chávez al elegir a Maduro como Presidente y como su sucesor en abril del 2013. Entendemos que Venezuela debe procurar “alianzas” mundiales y que el Socialismo no se sostendrá aislado; nos preocupa que nos acerquemos demasiado a quienes pueden terminar siendo nuestros propios verdugos. Los imperialistas, llámese como se llame su Presidente, son los enemigos naturales de nuestro proceso revolucionario y así lo entendió siempre Hugo Chávez, esperemos que Nicolás tenga claridad en esto.

No nos llamemos a engaños, ante sus crisis económicas muchos de estos países europeos tirarán puentes y nos mostrarán “opciones” que pueden promover acercamientos. Ellos necesitan clientes y quienes, como Venezuela, compren lo que producen pero por su naturaleza, como la del escorpión, debemos cuidarnos de ellos y no confiar en que tienen intereses similares a los nuestros.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1569 veces.



Carlos Luna Arvelo


Visite el perfil de Carlos Luna Arvelo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: