Sugerencias al recién creado Consejo de Estado sobre la Comisión Interamericana de Derechos Humanos

En artículo de éste servidor, publicado en Aporrea, en fecha 28/02/10, titulado La CIDH Es Una Rama de la CIA, cuyo link es www.aporrea.org/tiburon/a96076.html , recomendé que Venezuela debía salirse, de inmediato de la CIDH, por las razones que ahí se explican y que pueden ser de utilidad en la decisión de dicho organismo sobre la salida de Venezuela de tales adefesios; fundamentalmente, porque esos organismos forman parte de uno mayor que se denomina, parafraseando al Comandante Fidel Castro, “El Ministerio de Colonias del Imperio”; y que, por ende, siguen su línea política; y ¿Cuál es esa línea política?, nada más y nada menos que la eliminación de los gobiernos progresistas de la región, en especial el del Presidente Chávez.

Estos organismos nacieron a la sombre del panamericanismo, que en el fondo era la conversión de América Latina en el patio trasero de EEUUAA; recordemos: la Primera Conferencia Internacional Americana, Washington 1.889. El Mensaje de Monroe (1.823) que se sintetiza en la famosa y nefasta frase: “América para los americanos”. El panamericanismo surge a partir de la I Conferencia Internacional Americana, ya mencionada; sin embargo, este término fue introducido entre los años de 1.889 y 1.890 por la prensa norteamericana, que no era otra cosa que el aglutinamiento de las Naciones del Continente bajo la égida de los EEUUAA. Al abrigo de esta denominación se realizaron las Conferencias Internacionales Americanas, desde la primera celebrada en Washington en 1.889 hasta la de Bogotá en 1.948.

El interamericanismo, otro término impuesto por EEUUAA, a fin de disfrazar su dominación sobre el Continente, comienza a tomar cuerpo a partir de la IX Conferencia Internacional Americana de Bogotá en 1.948, que con eufemismos tales como: égida de principios jurídicos en vez de la égida de EEUUAA (principio de Monroe) se pretendía hacer ver que la tal aglutinación no era impuesta, sino voluntaria. La amenaza estaba siempre presente para aquel o aquellos países que desobedecieran los postulados ya impuestos por el naciente imperio. El Tío Sam, el garrote, el patio trasero, el ALCA, expresan la realidad del pensamiento de dominación de EEUUAA.

La CIDH fue creada por la OEA en 1959 y es un Órgano autónomo de dicha Organización, encargado de la “promoción y protección de los derechos humanos”. Conforma junto con la Corte IDH el Sistema Interamericano de “Protección de los Derechos Humanos”; esta última fue instalada por la OEA en el año de 1.979. La CIDH tiene su origen en la IX Conferencia Internacional Americana  de Bogotá en 1.948 con la aprobación de la Declaración Americana de los Derechos Humanos y Deberes del Hombre; pero su nacimiento, como tal, es en el año de 1.959.En 1.969 se aprobó La Convención Americana Sobre Derechos Humanos, ratificada por 24 Países, con excepción de los EEUUAA y Canadá, ahí se  establecen  los derechos humanos que los Estados deben respetar y garantizar. De esta aseveración se desprende que la CIDH sólo actúa cuando un estado viola algún derecho humano; pero, si estos derechos son violados por grupos políticos u otras instituciones nacionales o internacionales, afectas al imperio, entonces la CIDH se mantiene inerte. Si lo que se quiere, en realidad, es la protección de los derechos humanos no se hubiese circunscrito a sólo los violados por algún Estado; acaso no son violaciones de los derechos humanos los actos ejecutados por grupos armados de terroristas internacionales y sociedades civiles de mercenarios como los que ha organizado, armado y sembrados  el imperio, algunos Países de Europa e Israel (1) en Libia, en Siria, en Honduras y en Colombia. Por eso sostengo que esos organismos; tales como: la CIDH y la CorteIDH fueron creados y apoyados por los EEUUAA con fines meramente políticos, para que sus acciones de agresión e invasión, a países que se opongan a sus intereses, queden impunes.

De otra parte, la CIDH y la CorteIDH operan bajo el postulado del sistema de petición individual; o sea, conforman un sistema cerrado, que sólo atiende las solicitudes de protección de los derechos humanos de personas individuales, los Estados no tienen tal potestad; esto en el fondo constituye, por inacción del organismo encargado de la protección de los derechos humanos, una flagrante violación de los derechos humanos de entidades colectivas, ya que sólo pueden peticionar las personas individuales cuando ha sido el Estado el que le haya violado algún derecho humano. Esto tiene la finalidad, muy bien pensada, de que los desmanes que los representantes políticos de las oligarquías, vale decir, partidos políticos de las oligarquías, como los que la oposición venezolana ha cometido, incluyendo los muertos del golpe de estado del 12 de abril del 2.002; o los cometidos en la huelga patronal del 2.003, que le negaron los alimentos y el combustible al pueblo, estos quedan, como así sucedió, totalmente impunes.

Cabe, en este momento, preguntarse: ¿por qué los EEUUAA no firmó ni ratificó  los instrumentos donde se creaban la CIDH y la CorteIDH?; la respuesta salta a la vista, porque EEUUAA ya tenían planes para actuar en el Continente Americano en caso de que algún país quisiera liberarse del yugo imperial tal y como lo han hecho Venezuela, Ecuador, Bolivia, Nicaragua y Cuba, aun cuando éste último ya se había liberado de ese yugo desde 1.958. Esto, sin duda, constituye un fuerte indicio de que los EEUUAA tienen  ya planes de invasión a estos Países; fundamentalmente a Venezuela, por razones tales como: el fuerte liderazgo del Presidente Chávez y su arraigo en la población venezolana; por haberse instalado, con éxito, un sistema socialista que privilegia al más necesitado; con una distribución de la riqueza más equitativa; con un sistema de educación que nos libera de cualquier imposición foránea y nos permita realizarnos; con un sistema de alimentación que nos fortalece físicamente; con un sistema de medicina integral que nos ha permitido disminuir, drásticamente, las tasas de mortalidad; en dos platos nos ha hecho más prósperos, demostrando que es un sistema muy superior al sistema capitalista que ha hundido al mismo EEUUAA y a Europa en una crisis sin una salida indemne. El imperio no puede tolerar que se confirme que existe otro sistema muy superior al que ellos han impuesto en más de 200 años, y eso es lo que Venezuela está demostrando al mundo con nuestro socialismo del siglo XXI, por eso Chávez se ha convertido en la piedra en el zapato para el imperio. Otra razón, muy importante, es que tenemos la más grande reserva de petróleo del mundo, la sexta de gas natural, la tercera de bauxita, la cuarta de oro, la décima de hierro, además del coltán, uranio, tierras fértiles para la agricultura y la ganadería; además de los recursos hídricos. Aquí hay que recordar, que la población crece exponencialmente y las reservas de agua potable están disminuyendo considerablemente. Todo ello aunado a el fracaso de sus agentes políticos que, no son otra cosa que, los partidos políticos de la oposición oligárquica y fascista de Venezuela; tal circunstancia, nos hace apetecibles para una inevitable invasión que, como ya he dicho en otros artículos, se realizará, a través del formato Venezuela; aquí, me voy a permitir sugerirles que lean otro artículo de este servidor Titulado Ojo Pelado Que Viene el Formato Venezuela, publicado en Aporrea el 12/04/12 y cuyo link es www.aporrea.org/tiburon/n141739.htlm  , donde se expone la forma de invasión para nuestro País.

En reciente decisión de la CorteIDH sobre una petición del ciudadano Leopoldo López, quien fuera inhabilitado por la Contraloría General de la República por supuesta corrupción en el ejercicio de cargos públicos, se impone al Estado Venezolano a restituir los supuestos derechos violados a esta persona y se le permita postularse a cargos públicos; además se le impone al Estado Venezolano a modificar la Ley Orgánica de la Contraloría General de la República y, por supuesto a la Constitución Nacional, para que dicho ciudadano pueda postularse a cargos públicos; igualmente, se le impone al Estado Venezolano una multa de 12.000 US Dólares. “por haber hecho valer nuestra Constitución y nuestras Leyes”. Esto, sin duda constituye una flagrante intervención en contra de nuestra soberanía  que no puede ser aceptada por ningún estado que se considere libre y soberano como lo es el Estado Venezolano. Sobre el ciudadano que hizo esta petición no puedo decir mucho, porque estamos en un Estado democrático y de derecho, donde se respetan los derechos humanos y todos los demás derechos establecidos por nuestra constitución y Leyes de la República, que permitan que todas aquellas personas que  sientan se les ha conculcado algún derecho puedan acudir, libremente, a los organismos jurisdiccionales en defensa de sus derechos e intereses. Sin embargo, creo que antes de acudir a una instancia internacional deben agotarse todas las instancias a nivel nacional y sólo cuando se le cierren todas estas instancias o se le niegue recurrir a ellas, entonces se pude accionar en organismos foráneos competentes; de no hacerlo así, se puede presumir que se está actuando fuera de lugar y con la malsana intención de dañar a su propio País.

Volviendo a la CIDH; no es pura casualidad que ante la ofensa, injuria y calumnia de un diario ecuatoriano al Presidente Rafael Correa, donde los Tribunales de ese País sentenciaron, salvando todas las instancias, en forma firme y definitiva, a favor del Presidente Correa; y, sin embargo, la CIDH pretende revertir esta sentencia, erigiéndose en árbitro supranacional e infalible, que puede decidir sobre lo humano y lo divino, cuando lo que está haciendo es provocar el no reconocimiento del pueblo a sus instancias jurisdiccionales. No es la función de la CIDH la de fomentar la desestabilización, la incertidumbre y la desobediencia en un Estado democrático y con un gobierno legítimo como el de Ecuador. Al principio de este párrafo dije que no era pura casualidad que en Países como Venezuela y Ecuador la CIDH  actuara fuera de su límite de competencia, en forma grosera, arrogante y prepotente y más que todo con decisiones meramente políticas para satisfacer las imposiciones de EEUUAA en países que se han liberado del yugo gringo.

Por todo lo anterior, estamos convencidos que la decisión de la salida de Venezuela de la CIDH está en el camino correcto, pero también creemos que la salida de la CIDH debe comprender la salida de la CorteIDH, que es más dañina en sus desafueros que la misma CIDH y que, además, está, al igual que su gemela la CIDH en la órbita de la influencia y de las imposiciones de los EEUUAA. Sus Magistrados son impuestos por el imperio y deben trabajar o tener el visto bueno de la CIA (Central de Inteligencia Americana); por tanto, no se puede esperar que sean imparciales y justos en sus decisiones. Una prueba de todo ello es el sepulcral silencio en violaciones flagrantes de derechos humanos en Venezuela; tales como: las violaciones de derechos humanos en contra del Presidente Chávez en el golpe de estado del 11 de abril del 2.002, donde fue despojado de todos sus derechos, incluyendo el de su vida, ya que se ordenó que se le asesinara. Igual pasó con los muertos del 11, 12 y 13 de abril del 2.002; o, con los derechos humanos violados al pueblo venezolano en la huelga patronal petrolera del año 2.003. Otro tanto sucedió y sigue sucediendo en el golpe de estado en Honduras cuando el dictador Micheletti le conculcó los derechos al Presidente Zelaya, así como la cantidad de muertos que se suceden a diario en dicho País, pero como es un País subordinado a los EEUUAA la CIDH hace silencio. En Ecuador le dieron un golpe de estado al Presidente Correa, le conculcaron todos sus derechos, pero como es un Gobierno de izquierda, no subordinado a los EEUUAA, entonces la CIDH vuelve a silenciarse. En Colombia han asesinado a centenares de sindicalistas a través de agentes gubernamentales denominados paracos, que no son otra cosa que paramilitares organizados y armados por el Estado. Igualmente los asesinados por el Ejército colombiano en los llamados falsos positivos, porque matan a los disidentes del Estado, los uniforman y les colocan  armas para hacer ver que se trataba de guerrilleros. Cuantos campesinos e indígenas han sido asesinados por los terratenientes para despojarlos de sus tierras y la CIDH no dice ni pío, su silencio es cómplice con un Gobierno de derecha narco paramilitar y bajo la total égida de los EEUUAA.

Visto lo anterior, no queda otro camino al Gobierno de Venezuela que salirse de la CIDH y de la CorteIDH, máxime en momentos en que estamos a las puertas de un proceso de elecciones presidenciales que el imperio de EEUUAA no desea que se realice porque su candidato no logra remontar en las encuestas y la CIDH puede ser el motor para intervenir políticamente con sucias declaraciones, para que luego la CorteIDH tome decisiones que apoyen, fraudulentamente, las órdenes imperiales.

  1. Israel apoyó el golpe en Honduras con armas sónicas de última generación para atormentar al pueblo y al Presidente Zelaya cuando estaba en la Embajada de Brasil; igualmente está apoyando al imperio en Colombia en sus planes de invasión a Venezuela, vendiéndole armas sofisticadas y apoyo de inteligencia a través del Mossad.

Independencia y Patria Socialista, viviremos y venceremos.

(*)Coronel en retiro de la Aviación Militar Bolivariana y Abogado del pueblo. 

brauliomartinez@cantv.net




Esta nota ha sido leída aproximadamente 2319 veces.



Braulio Martínez Zerpa(*)

Coronel en retiro de la Aviación Militar Bolivariana y abogado del pueblo. Independencia y Patria Socialista.

 brauliomartinez@cantv.net

Visite el perfil de Braulio Martínez Zerpa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Braulio Martínez Zerpa

Braulio Martínez Zerpa

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Venezuela en el Exterior


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad