¿Qué piensas tú?

¿Habla Chávez con la verdad?

 Chávez en su rol de líder y principal protagonista político contemporáneo, no solo de Venezuela sino más allá del continente americano piensa, habla y acciona en favor de los cambios de conciencia que actualmente se operan con fruición y elevada frecuencia vibracional en todo el ámbito planetario. No es ambiguo y con su praxis y connatural dialéctica de hablar con la “Verdad” por delante, brinda un mundo de ideas y soluciones que deja perplejos a propios y extraños.

Sobre este particular liderazgo, cabe preguntarse: ¿Porqué él y no yo, diría Mr. Obama…? ¿Y porqué, siendo Venezuela (en las ultimas 4 décadas del siglo pasado) un pequeño país sin liderazgo continental y sin protagonismo geopolítico, es ahora en esta primera década del siglo XXI, el foco o el ojo del huracán de los cambios sociales que se operan en el mundo?

Hugo Chávez “el veguero de Sabaneta” practica desde su connatural dialéctica el ejercicio de la “Verdad”, que como un valor inherente a los seres humanos tiene vigencia eterna, y no existe nada ni nadie en este planeta que la pueda derrotar. Su inequívoco poder, basado en la verdad, adquiere hoy inusitada resonancia en el concilio de las naciones del mundo. Cuánta razón tuvo José Gervasio Artigas con aquella aserción de la verdad… “con la verdad ni ofendo ni temo”.

O acaso no ha sido el poder de la “Verdad” –sinónimo de la excelsa “Verdad” manejada por el Maestro Jesús— lo que ha esgrimido Chávez con mesurado control de la ecuanimidad, alto grado de tolerancia, digno talante de estadista y humilde y jocosa actitud de hermandad continental, que ha dejado atónitos a amigos y enemigos, en cuanta Cumbre en la que ha hecho presencia…  

En fecha reciente en un ejercicio de la “Verdad” manejada por Chávez, dejó fuera de combate –o knock-out fulminante— al manido libreto uribista-OEA preparado en Washington, en el que se pretendió hacer con la sarta de falsedades y goebelianos argumentos un troquel de la verdad.

Álvaro Uribe Vélez, narco vasallo acorralado por la epistemológica contundencia de su homólogo venezolano; sin mayor resonancia por las falsas pruebas presentadas en la OEA, y no teniendo donde meterse ni cómo defenderse de la propuesta de Chávez “PAZ para Colombia”, y sin poderse defender ante los irrevocables y sabios argumentos de un verdadero y genuino líder social, que no necesita demostrar o alardear de la contundencia de sus testimonios, y con una demostración de sapiencia ante el falso líder neogranadino, bueno, Chávez el estadista, en actitud de cordura y sabia moderación esgrimió como líder y país agraviado, y para sorpresa del mundo: tolerancia, sabiduría, moderada dialéctica y un contundente lenguaje de “Paz y la No violencia”.

Chávez, en esos días de muy alta tensión entre dos naciones hermanas y próximas a la guerra, supo manejar con moderación un lenguaje de hermandad y paz que no logran entender ni asimilar los díscolos enemigos de la “Verdad”.

El gran derrotado, como lo dijo Chávez, de este tenebroso plan continental o mal llamado Plan USA-Colombia fue la mentira, la manipulación, la falsedad y la ruindad de un agonizante imperio que todavía no da su brazo a torcer, ni se resigna a entender que su rol hegemónico unipolar es cosa del pasado.

Chávez reafirmó una vez más después de estos causales acontecimientos que no estamos solos en el continente… Además, con su modestia y magistral estilo de enfrentar y resolver pacíficamente la arremetida y el poder de una invasión imperial por los EEUU, esa jugada política de PAZ y No Violencia, le aquilato su liderazgo y le procuro a UNASUR el empuje geopolítico necesario para consolidarse en el continente. De la OEA o Insulza ni se hable, porque hay que dejar que los muertos entierren a sus muertos… 

De modo que Chávez, ante las circunstancias adversas que en fecha reciente se presentaron con la hermana Colombia (Uribe), con atemperado talante y buen liderazgo ejerció el principio de la Paz para Colombia, e hizo acopio de la omnipresente verdad y acción recta, que contra viento y marea se impondrán sin ambages en el concilio de las naciones del planeta, en un futuro muy cercano.

¡Duélale a quien le duela!
 

joseagapo@cantv.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2065 veces.



José Agapito Ramírez


Visite el perfil de José Agapito Ramírez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: