¿Puede el Estado estafar a sus trabajadores y trabajadoras?

¿PUEDE EL ESTADO ESTAFAR A SUS TRABAJADORES Y/O TRABAJADORAS?

Henry Escalante

El conflicto universitario ha dejado al descubierto muchas verdades, un ministro que se viste de rojo y lanza discursos incendiarios, resultó todo un fiasco, mentiroso como el más osado opositor, reproductor de los vicios que le critica a la oposición apátrida, les acusa de desviar los recursos presupuestarios hacia colocaciones en la banca privada, mientras él retiene recursos presupuestarios destinados a satisfacer necesidades vitales de sus trabajadoras y trabajadores, ejemplo es la actualización de la Prima por Hijo que, recién a finales de septiembre es que la remite a las universidades para su cancelación y éstas la cancelan un mes después en octubre, yo coloco, tú colocas, todos colocamos y todos somos felices!!! Y los trabajadores y trabajadoras que se jo…

Entre las reivindicaciones que reclaman con mayor insistencia estos trabajadores y trabajadoras, está la modificación de la Fórmula Opsu para determinar los montos, por cada trabajador o trabajadora, de los Bonos Vacacional y el de Fin de Año. Esta fórmula, proviene de los técnicos de Luis Fuenmayor, para variar, enquistados desde que ese turbulento personaje dirigiera esa institución, a comienzos de este Gobierno Revolucionario, con la primera gestión de Héctor Navarro, como ministro de Educación, aún no se había creado el ministerio de educación superior. A la par, que instrumentaba el tristemente célebre Tabulador Salarial, de marcada tendencia neoliberal, mecanismo mediante el cual, cercenaba los aumentos salariales que otorgaba el Comandante Presidente, Hugo Chávez, por ejemplo, si decretaba 30% de aumento, lineal para obreros y profesores, el sector de los empleados y empleadas universitarias, recibía este aumento disminuido en cerca de un 10%, gracias a la fórmula tabulada de Luis Fuenmayor y sus técnicos, valga decir, que mientras profesores y empleados reciben íntegramente dicho aumento, en el caso de los empleados y empleadas, el mismo representaba apenas entre un 20 y un 25% de aumento salarial, con lo cual, el ex rector se garantizaba el objetivo propuesto, que no era otro que, impedir por todos los medios, que un empleado o empleada universitaria tuviera un poder adquisitivo superior o igual al de un profesor o profesora universitaria, la lucha de clases ah, y después la niegas cínicamente.

Pero esta obsesión, en contra de los trabajadores y trabajadoras universitarias, llevó a este nefasto personaje, que se autodenomina como “revolucionario” y sus técnicos de la Opsu, a instrumentar otras medidas restrictivas del salario de los universitarios y fue así, que desde sus filas surgiera la famosa Fórmula Opsu para calcular los Bonos Vacacional y de Fin de Año que, para la época en que este personaje estaba enchufado en el Gobierno Revolucionario, apenas se cobraban a razón de 30 días, estamos hablando del año 2000, fecha para la cual, dicha fórmula establecía que:

Bono Vacacional o de Fin de Año= Nº de días (0,0397 x salario básico + 0,036 x Primas)

Lo cierto es que, con las luchas de los sindicatos, el número de días de disfrute fue aumentando, primero a 60 días, después a 65, hasta los 90 días actuales, pero los factores que integran la fórmula, que fueron calculados para un mes (30 días) de disfrute quedaron intactos. De esta situación, no sería sino hasta el año 2004, que los sindicatos se percataran del robo descarado que se estaba ejecutando en contra del patrimonio de los trabajadores y trabajadoras universitarias, por parte de la burocracia enquistada en la Opsu. El caso como tal, fue llevado por los sindicatos al órgano competente para dilucidar estos casos, el MINTRASS, quien, después de oír a las partes, dictaminó a través de su Consultoría Jurídica, el Dictamen 20, que los trabajadores y trabajadoras universitarias tenían plena razón en sus reclamos, reconociéndoles que desde el año 2004, se había generado una deuda a cancelar, cuando el MPPES tenga la disponibilidad respectiva para cancelarla. Lo cierto fue que, los ministros con que ha contado dicho ministerio, hasta el presente, se hicieron los locos con esta obligación legal y ministerial, hasta esta fecha en que los trabajadores y trabajadoras universitarias, han reactivado esta solicitud que, por justicia les pertenece, y dentro del pliego de solicitudes, al ministro Acuña le han hecho saber su disposición a luchar porque la fórmula de cálculo de los bonos vacacional y de fin de año, se hagan según los criterios establecidos en la Ley Orgánica del Trabajo y las respectivas Normativas Laborales. En tal sentido, con sus respectivos analistas, los sindicatos han presentado al MPPES su respectiva fórmula de cálculo, la que para los 90 días presentes, actualizando los factores quedaría en:

Bono Vacacional o de Fin de Año= Nº de días (0,0458 x salario básico + 0,0416 x primas)

Esta sería la nueva fórmula, si se aceptara esta propuesta presentada por los trabajadores y trabajadores afiliados a Fetrauniversitarios, central mayoritaria, en construcción, a los representantes del MPPES en la mesa de discusión del conflicto universitario, con la cual se haría justicia y se ajustaría dicha reivindicación en lo dispuesto en la Ley Orgánica del Trabajo y las Normativas Laborales, en plena vigencia. Quedaría hacer justicia, entonces, con la deuda que, desde el año 2004, producto de la actitud irresponsable, de funcionarios de alto y mediano rango, tanto del MPPES como de Opsu, adquirió el Estado Revolucionario, al no cumplir expresos mandatos legales y laborales, en su debida oportunidad; ni hacer las respectivas correcciones. De todo, hemos tenido en esta década de Revolución Bolivariana, y lo que falta!!!

Esta arbitrariedad ministerial, le sustrae –en esta fecha- un poco más de mil bolívares fuertes a cada trabajador, monto que, por supuesto, se va incrementando, según el salario básico del trabajador o trabajadora, pudiendo llegar a los dos mil bolívares fuertes, que se sustraen por la aplicación de esta fórmula Opsu, lo que sin duda alguna, constituye una verdadera estafa al ingreso patrimonial del trabajador o trabajadora universitaria, por fortuna estalló el conflicto universitario y esta irregularidad se ha puesto al descubierto.

Y pensar que, por luchar contra esta y otras arbitrariedades los llaman güarimberos, bienvenido el conflicto universitario!!!


henryesc@yahoo.es



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2947 veces.



Henry Escalante


Visite el perfil de Henry Escalante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Henry Escalante

Henry Escalante

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Trabajadores Aporreando


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social



US mp N GA Y ab = '0' /trabajadores/a89473.htmlCd0NV CAC = Y co = US