Alerta roja:

Con la política de la OIT el capital y sus gobiernos, quieren que los trabajadores paguemos su crisis*

La principal política votada en la 98 Conferencia Internacional del Trabajo, finalizada el viernes 19 de junio, es instrumentar en los próximos meses y años, un llamado « Pacto Mundial para el Empleo ». Esto no es más que querer imponer un pacto tripartito en casi todo los países. Esta crisis es económica y política y estremece y asusta al capital. Y, está generada por las mismas estructuras de funcionamiento o metabolismo del capitalismo (1).

Así como la supremacia obtenienda por la economía de los Estados Unidos se logró al establecer al dólar como patrón para las trasacciones comerciales en vez del oro, las grandes corporaciones capitalistas, impusieron la política de desregular las funciones del estado. Al quitarle o disminuirles la soberania a los estados, direccionaron sus recetas políticas y económicas a favor de sus intereses por intermedio de organismos multilaterales. Instrumentos surgidos a raíz de grandes pactos mundiales, por las consecuencias de las grandes guerras y otras crisis económicas como la actual.

De esa manera nace la ONU, compuesta ahora por 192 países. Esta utiliza distintas instituciones dependientes como lo son OMC, FMI y la OIT. Este último organismo, celebró esta conferencia internacional del 2009 cumpliendo 90 años. Surgió en 1919, dos años después de la Revolución Rusa y se creó como instrumento para detener la revolución mundial que como perpectiva se abría con la revolución bolchevique (2)

La crisis tiene desesperado al capitalismo imperialista

Los distintos países del mundo sufren las consecuencias de esta crisis. La perspectiva es que dure un largo tiempo, muy a pesar de que Ben Bernake, presidente de la Reserva Federal de los Estados Unidos, esté anticipando recuperación o « fin técnico ». Los pocos destellos de «recuperacion» son tan débiles que no sacarán de la recesión global a las economías gringa o europea. Considera, Guillermo de la Dehesa (3), «La caída de la riqueza mundial por el desplome de los precios de los activos financieros y reales, es estimada en un 70% del PIB global».

Lo que más ha producido esta crisis es quiebra de entidades bancarias y financieras y empresas manufactureras. Se está generando una enorme perdida de empleos y con esto, un aumento vertiginoso de la pobreza. 50 y otros dicen 7O millones de puestos de trabajo se han perdido hasta ahora. Esto no es mucho mayor porque algunos gobiernos han auxiliado a grandes empresas.

Los sectores más golpeados son bancos y automotrices.

Ya son 40 los bancos que han quebrado en norteamerica y se sabe de la golosa inyección de dinero y « estatizacion » de GM. Sin embargo, para sobrevivir a la debacle y al exceso de capacidad de producción, las otras tienen que fusionarse. Pero, las fusiones también se van a estar dando en otros sectores como quimico-farmaceuticos, alimentos (Pfizer, Protecter & Gamble y otras grandes corporaciones están en busca de socios). Y, eso va a significar, despidos, felexibilización laboral y otros recortes de costos laborales.

Esta crisis ha abierto una nueva situacion mundial. El capital busca recuperarse pronto porque muy bien sabe, que de no hacerlo, son enormes, las posibilidades de que haya mayor inestabilidad política, guerras y hasta una situacion de crisis revolucionaria. De desarrollarse esta, está amenazada la existencia misma del capitalismo. Con Barak Obama a la cabeza del gobierno norteamericano, están tratando de crear nueva situación mundial « zanahoria », que no sea tan traumática y que no ponga en riesgo la existencia del capital. Con un discurso distinto al de quién ha reemplazado, Bush, anda en busca de espacios para nuevos acuerdos en las regiones de mayor conflictividad (caso conflicto Palestino Israel y, en todo el mundo árabe musulmán), extiende palabras para América latina, a la vez que buscan remozar a la OEA y darle más fuerza y/o utilidad a la ONU.

No obstante, esto no será nada fácil hacerlo sin grandes convulciones. Hay muchos motivos para pensar esto: Uno, por la magnitud de la crisis, solo lo lográ en el marco del capitalismo si le imponen a los trabajadores y a los pueblos, enormes sacrificios; otro, los trabajadores y los pueblos han dado algunas señales de no querer aceptar más sacrificios para salvar al capitalismo ; y es una realidad de que los sectores más retrógrados del capitalismo imperialista prefieren el « garrote », el sometimiento directo y no seder en acuerdos. Consideran que eso es dejar viva la llama de la rebelión e inestabilidad y son proclives a la política de sofocar por la fuerza.

La OIT un instrumento para los acuerdos que necesita el capital

Si el desempleo es de las consecuencia más serias de la crisis, entonces, no hay un mejor organismo como la OIT para por intermedio de ella implementar la nueva politica mundial. Para esta 98 conferencia llevaron a los economístas de más renombre y que ocupan importantes cargos en el FMI, Banco Mundial y de prestigiosas universidades para exponer a los representantes de gobiernos, de empresarios y trabajadores, asistentes a esta conferencia, la magnitud de la crisis y las posibles medidas que ellos consideran, se deben hacer para salir pronto de la misma.

También movilizaron para que explicaran cual debería ser la política que deben darse los países a Nicolas Sarkozy, presidente de Francia, a Ignacio Lula, presidente de Brasil, a Cristhina Fernández de Kirchner, presidente de Argentina y a 4 presidentes más de otras naciones. Todos ellos, después de alabar sus gobiernos y elogiar a Juan Somovía, presidente de los tres últimos períodos de la OIT, llamaron a apoyar el « Pacto Mundial para el Empleo ». El más aplaudido fue Lula porque él es la mejor muestra de funcionamiento del tripartismo, que es lo que busca imponer el pacto que propone la OIT. Lula y Sarkosy se comprometieron a solicitar a que la OIT estuvieran en las próximas reuniones de los países del G-20.

Qué es lo que establece el Pacto Mundial para el Empleo y para recuperase de la crisis?

Sin mencionar en ninguna de sus partes que esta crisis se da por el funcionamiento estructural del capitalismo y que tiene responsabilidades directa las recetas neoliberales del FMI, organismo hermano de la OIT y, que los culpables son los gobiernos dóciles que aplicaron esta política, el documento que propone el pacto, hace las siguientes consideraciones: que la crisis prolongará el aumento del desempleo y agudizará la pobreza y desigualdad; que hace falta una respuesta integral; que el mundo tiene que superarse a si mismo; que se necesita políticas coordinadas a nivel mundial; que hay que promover una globalización justa con prosperidad y justicia social; que el mundo debería ser diferente después de esta crisis. Y, la gran perla en sus consideraciones, -es su gran objetivo-, que los gobiernos, patronos y trabajadores se deben comprometer al éxito del Pacto Mundial para el Empleo, en el marco del « Programa de Trabajo Decente de la OIT »
Como podemos ver, es toda una gran farza y una enorme trampa que ya está dando resultados a favor del capital. Ese inútil « Programa de Trabajo Decente » se deberá guiar, por la « Declaración sobre la Justicia Social para una globalización equitativa » suscritas por los mandantes de la OIT en el 2008.

Quieren imponer un nuevo pacto con los mismos refritos del pasado neoliberal. Los Principios para el pacto, es otro enunciado de puro bla, bla, o « buenas intenciones », que moriran en el intento. Dice: atención prioritaria a la protección del empleo por medio de empresas sostenibles; apoyo a las personas vulnerables golpeadas por la crisis; centrarse en medidas para mantener el empleo y facilitar la movilidad entre empleos; fortalecer los servicios públicos para servir al mercado de trabajo; evitar soluciones proteccionistas que traigan espirales deflacionistas en el ámbito del salario; promover las normas fundamentales del trabajo; participar en el diálogo social con procesos tripartitos. Cierran con broche de oro, con la propuesta fundamental de tutelaje imperialista : «asegurar la colaboración de la OIT con otros organismos internacionales, con las instituciones financieras (FMI, BM, OMC) y con los países desarrollados (G-20) para reforzar la coherencia de la política »…. Y así una serie de dulces, como el de impulsar la demanda efectiva y mantenimiento de los niveles salariales, etc.

Ese pacto Mundial para el Empleo es para salvar al capitalismo

La representación de los trabajadores venezolanos junto a dos representaciones de otros países nos opusimos a la firma de ese Pacto tripartito. A nombre de salvar el empleo nos quieren hacer que paguemos la crisis. Dicen todo eso y mucho más en el documento, pero la representación patronal, durante las discusiones, pedía la comprensión necesaria para aceptar la rebaja de salario del 50% en mucha de las empresas y, flexibilzar las horas de trabajo (pagada nada más las trabajadas).

El ejemplo de lo que se debe hacer, lo están haciendo en Alemania. Han flexibilizado la reducciones de jornadas de trabajo. Millón y medio de trabajadores se han acogido (impuesto tripartito) a la reducción de un tercio de su jornada; otro numero importante de trabajadores le suspenden temporalmente el empleo (algo así coo vacaciones forzadas); las empresa les paga el 10% de su salario y otra parte del monto de salario original, la paga el estado. El trabajador sigue en nómina, no cobra su salario completo. Esto se inició por un período de 6 meses, pero ya le están extendiendo a 18 y hasta 24 meses. Otro ejemplo que va seguir imponiendose es el que le impusieron a los trabajadores de la GM en Detroit. Allí despidieron más de la mitad de la nómina, la deuda que tenía la empresa con los trabajadores la convirtieron de bonos, le rebajaron los salarios y le flexibilzaron sus condiciones de trabajo. Este es el futuro de los acuerdos tripartito para imponer el Pacto Mundial para el Empleo.

Desde Venezuela decimos a ese Pacto Maldito para Salvar al Capitalismo: El ejemplo a seguir es lo que están haciendo acá los de los trabajadores de La Gaviota, en el estado Sucre y los de Cafea en Táchira. El documento a seguir es el Plan Socialista de Guayana, hecho por los trabajadores donde ellos, proponen controlar la producción y dirigir los destinos de las empresas. La solución es adelantar la transición al socialismo para que no sigamos siendo víctima de las consecuencias de la barbarie capitalista. El presente y el futuro es Socialismo o barbarie Capitalista. El Pacto Mundial para el Empleo propuesto por la OIT, es cordero disfrazado de ovejita, pero es barbarie capitalista.

(1) Es evidente que en las ultimas décadas, el capital se ha desarrollado de una forma demasiado parasitaria, al prevalecer el mercado especulativo financiero de la venta de bonos y acciones por sobre la produccion de bienes, como también es evidente que desde sus inicios, la voracidad y sed de ganancia de los capitalistas es su razon de ser .

(2) El capitalismo alcanzó esos objetivos de la mano también de la traición del stalinismo y la malas orientaciones que le impartía a los partidos comunista de esa epoca, perdiéndose así la revolución alemana.

(3)Guillermo de la Dehesa es presidente del Center for Ecomic Policy Research (CEDPR). Articulo de prensa « Cinco pasos para completar la reuperacion », Diario El Pais, 14 de junio 2009.

*Artículo escrito el 24 junio 2009 y publicada en la última edición especial de Marea Sociaista.




Esta nota ha sido leída aproximadamente 1880 veces.



Stalin Pérez Borges. Prensa Marea Socialista


Visite el perfil de Stalin Pérez Borges para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: