Ante la represión de los trabajadores de Sidor

Una muestra de como la burguesía se solidariza con ella misma

El Sr. Omar Martinez, presidente de ACES, Alianza de Cooperación Empresarial Siderúrgica, la patronal que agrupa las 300 contratistas que mantienen los 9000 trabajadores tercerizados dentro de Sidor, con el fin de explicar la posición de ACES a raíz de los sucesos del pasado viernes 14, invitó a una rueda de prensa el lunes 17 de marzo. La misma fue recogida por el periódico regional Nueva Prensa de Guayana en su edición de hoy 18 de marzo de 2008. Estas declaraciones de un representante de la burguesía criolla en Guayana no pueden ser pasadas por alto. Para quien desee indagar más este es el link:

http://www.nuevaprensa.com.ve/index.php?option=com_content&task=view&id=7686&Itemid=2

No hay duda que los planteamiento del presidente de ACES son un apoyo irrestricto a los patronos de Ternium Sidor. La burguesía criolla integrada en tal asociación no deja de mostrar su parasitismo y su total falta de independencia frente a la hegemonía de la burguesía trasnacional representada por Ternium. Una vez más la burguesía criolla se ubica en la cola del león antes de intentar convertirse en cabeza de ratón con tal de mantener sus miserables prebendas y continuar recibiendo las migajas que el pulpo imperial les otorgue. Defender a ultranza al imperio convalida la sobreexplotación que ACES ejerce sobre los 9000 tercerizados con contratos disimiles a los de los trabajadores de Sidor para continuar ellos usufructuando el resto de la plusvalía que no se lleva la trasnacional. De igual modo refleja un soporte necesario a la acción del gobierno por boca del ministro del trabajo, aún a pesar de sus contradicciones como agrupación totalmente escuálida y golpista. El apoyo que puedan brindarle a Chávez y a su ministro del trabajo es fundamental para que el marco burgués del gobierno se mantenga, será en otra oportunidad que busquen como tumbarlo pero para seguir manteniendo el marco burgués que les conviene.

Que para ACES el conflicto de Sidor no sea político, sino económico y laboral es conveniente a sus intereses para mantener la sobreexplotación de sus tercerizados. El tema político sin duda afecta a estos trabajadores que se pretenden dejar al margen del nuevo contrato colectivo. De ahí que ACES se abstenga de hacer comentario alguno a la propuesta de los sidoristas, por el contrario, clame por aplicar la "democracia" de un referendo con la propuesta de la patronal, y que en modo alguno sea refrendada la propuesta de los sidoristas y menos que los tercerizados participen. Su aceptación de ser colas de león pasa por impedir que los subcontratados adquieran conciencia de clase para que sus beneficios salariales puedan estar por lo menos igual a los trabajadores de Sidor. Su exigencia de sacar la política del conflicto es necesaria para no ver mermar la plusvalía que evidentemente el pulpo trasnacional les reduciría si un triunfo de los trabajadores de Sidor logra asimilar el contrato colectivo a los tercerizados.

La incontinencia entreguista y cipaya de la burguesía de ACES, postrada al gran capital imperial, se manifiesta en la perversa comparación entre los sucesos de la quema de buses frente a la CVG y la represión a mansalva de los trabajadores de Sidor ordenada por el gobernador, lo que para ACES deben ser investigados en igualdad de condiciones. Es decir, la represión que condujo suspender de facto las garantías y los derechos humanos el pasado viernes 14 de marzo, manifestada en heridos, cárcel, y persecución de sidoristas, se pretende hacer valer ante a la opinión pública con el mismo peso y valor de 7 autobuses quemados. Para cualquier burgués y patrón esto no tiene nada de extraño, ya que la fuerza de trabajo de un obrero es una mercancía que se compra o vende como cualquier otro bien material, sean estos clavos o autobuses. Que ACES esté claro en esto, no es extraño. Su intensión es la de convencer a los trabajadores de Sidor a aceptar una extorsión evidente. Que se abandone la investigación de la quema de los buses a cambio que se abandone también la investigación que se debe hacer al papel de director que ejerció el gobernador del estado Bolívar cuando ordenó reprimir y aplicar la tradición fascista de los gorilas a los sidoristas. Lo que se le olvida intencionalmente a los burgueses de ACES es que las investigaciones sobre la quema de los autobuses se mantienen bajo insistencia de la patronal transnacional cabeza de león, y que la connivencia de esta y la fiscalía de la república (y sin dudas con el apoyo del gobierno) pretende hacer echar para atrás la decisión del juez que liberó los 50 sidoristas presos por la represión y la persecución.

ACES ahora se pretende erigir en la tercera pata (siempre patronal) que le falta a la mesa luego que el ministro la tumbó, no es de otra forma su llamado a Sutiss para que se ponga a la altura de las circunstancias, o en palabras más claras, asuman ustedes los de Sutiss apartándose de la decisión de los trabajadores ya que son tan sólo los conflictos intersindicales los que les ha impedido vender el contrato. De nuevo en otras palabras, digan (los del comité ejecutivo de Sutiss) qué es lo que quieren a cambio. Lo que oculta la patronal parasitaria es que son los trabajadores de Sidor en su conjunto los que han impedido que la dirigencia sindical burocrática actúe por ellos. No hay dudas que las experiencias vividas por el movimiento obrero sidorista ante la represión ordenada por el gobernador “socialista”, la regimentación expresada por el gobierno en boca de su ministro del trabajo cuando quiere imponerles su referendo, y ahora el entreguismo cipayo de la burguesía regional de ACES ante la patronal trasnacional y gobiernera, les permitirá diferenciar entre sus compañeros de clase de Guayana y Venezuela, y los que propugnan su sumisión al capital extranjero o nacional. Para los trabajadores los enemigos de sus reivindicaciones están claramente delimitados. Es con la solidaridad de los compañeros de clase y con sus acciones conjuntas de movilización, el paro y la huelga como los trabajadores sidoristas conquistarán su contrato, y con ellos los obreros tercerizados que mantienen las contratistas de ACES.

TRABAJADORES FIJOS Y CONTRATADOS BAJO UN MISMO CONTRATO COLECTIVO.
LA HUELGA ES UN DERECHO DE LOS TRABAJADORES. LA HUELGA NO SE ENTREGA.
CÁRCEL PARA EL GOBERNADOR REPRESOR Y VIOLADOR DE LOS DERECHOS HUMANOS.
QUE RENUNCIE EL MINISTRO DEL TRABAJO ANTE SU ENTREGA A LOS PATRONOS.

ORGANICEMOS UNA GRAN HUELGA GENERAL EN GUAYANA EN SOLIDARIDAD CON LOS TRABAJADORES DE SIDOR POR SU CONTRATO COLECTIVO Y EN CONTRA DE LA REPRESIÓN SUFRIDA.

Roberto Yépez
roberyep@gmail.com
Opción Obrera
info@opcionobrera.org


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1981 veces.



Roberto Yépez


Visite el perfil de Roberto Yépez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: