Córrase la bola: los docentes en septiembre regresarán para enseñar luchando

Si partimos de que el sentido de la vida ha sido siempre buscar la felicidad y que esta se consigue en la medida que satisfacemos nuestros deseos y necesidades, entonces, de esta voluntad de vivir con bienestar es que se acaba de derivar la solución al dilema docente de: si retornan o no retornan en septiembre a clase: y la solución es que aquí nadie huye, aquí nadie abandona; nadie arruga, lo que viene es un septiembre caliente, un septiembre movido, un septiembre que desplegará toda su calentura y convocará al pueblo a tomar las calles para protagonizar grandes jornadas por la defensa y el cumplimiento de los derechos constitucionales. En concreto, el cuerpo docente nacional retornará masivamente en septiembre a sus respectivas escuelas, pero, a organizarse, no a dar clase, o dicho más correctamente, y no a seguir prestándose para ser parte de ese show de mala calidad que es continuar simulando que Venezuela luce un robusto y bien calificado sistema educativo cuando lo cierto es, que estamos retrocediendo a épocas oscuras, de atraso en el desarrollo del pensamiento científico, tecnológico y artístico, porque este gobierno los dineros públicos destinados a la educación los dedica pero a la corrupción, para que los alaissame y los guaidós se los roben.

El objetivo de regresar, es organizar en cada escuela los Comités Independientes de Trabajadores de la Educación, como un nuevo tipo de organización Gremial autónoma e independiente de las burocracias sindicales, apéndices de los partidos del sistema. Cumplido esta meta, pasar inmediatamente a organizar los Comités parroquiales y luego el comité regional de conflicto conformado por los delegados municipales elegidos en asamblea. Y nacionalmente correspondería desplegar un cordón organitativo que amarre en un solo nudo las acciones, la direccionalidad del movimiento y canalice todas las demandas en una propuesta de convención colectiva elaborada por las bases del magisterio venezolano; que responda suficientemente a las necesidades de los trabajadores de la educación.

Esta organización debe conseguirse, sin mayor tardanza en el mes de septiembre, para estar preparados y tener la capacidad en octubre de poder convocar la huelga general en el caso de que el gobierno se niegue a sentarse a negociar con el comité nacional de conflicto.

Por eso, en esta lucha, que es de todas y todos, nadie tiene derecho a dispersar los esfuerzos del gremio, nadie puede tener el derecho de amedrentar, amenazar e intimidar a sus compañeros con el propósito de paralizar la lucha docente, nadie tiene el derecho de atribuirse liderazgos egocéntricos y politiqueros, nadie tiene el derecho de hacer lo que no se haya derivado de los acuerdos tomados en la democracia directa de las asambleas de los trabajadores de la educación.

Pero sí, habrá de regresarse en septiembre para ejercer el derecho constitucional a la defensa de un salario digno; a la indexación salarial, a la defensa de una convención colectiva que esté acorde con las necesidades de los trabajadores de la educación, a tener una educación de calidad. En general, a defender el derecho de gozar una vida con dignidad.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2100 veces.



Arnaldo Aguilar Dorta


Visite el perfil de Arnaldo Aguilar Dorta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: