La termostática de la lucha docente

La resistencia que los docentes han puesto en la lucha por la indexacion salarial alcanza a tener capacidades termostáticas, ese decir, las luchas que desarrolla el magisterio hoy, como parte de la lucha de clases comtemporanea en Venezuela, porque la lucha por el salario es una de las maneras como se manifiestan las contradicciones entre los capitalistas y los trabajadores venezolanos, repetimos, la lucha docente funciona como un medidor de la temperatura del conflicto social midiendo el nivel de calor que alcanza el estado de ánimo y la voluntad de pelea de la clase trabajadora venezolana.

No sé trata de un asunto etno o de ego Gremial, para nada, en Venezuela ser docente significa humildad, sino que son las propias condiciones de la forma en que está organizada la fuerza laboral de los educadores y además, un dato bien importante este, que las demandas reivindicativas de este sector de la sociedad prácticamente son las mismas del conjunto de toda la sociedad, es por eso que todas las luchas sociales se identifican y se unen facilmente a las luchas del magisterio.

El salario, lo hemos venido repitiendo en diferentes artículos, es un problema político más que un problema financiero. Pero el gobierno madurista que se ha comprometido hasta los tuétanos en aplicar un paquete de medidas económicas neoliberales pasando incluso, o mejor dicho, violando la constitución que el pueblo mismo se dio, no puede sino negarse a indexar salarios y también de acabar, a como de lugar, con la voluntad de lucha de los docentes venezolanos. Esta es una decisión tomada politicamente, porque la burguesía madurista hoy aliada a fedecamaras y a la oposición de derecha la misma que maltrataba en la cuarta república a los docentes, tienen perfectamente claro que si los docentes logran triunfar en esta lucha, el madurismo obtendría su primera derrota politica estratégica más grave, y vería seriamente comprometida su reelección para el 2024. O sea, para decirlo más concretamente, el magisterio tiene hoy en sus manos, la decisión de que este mal gobierno continúe o no en el poder. Y quién puede asegurar que no pueda emerjer una alternativa que no sea ni del gobierno ni de la oposición.

Por la magnitud, naturaleza y sentido que ha adquirido el conflicto sin que las bases de los trabajadores de la educacion y toda la clase trabajadora venezolana se lo haya planteado premeditadamente, sino, que fue el mismo gobierno con su torpeza y soberbia el que ha llevado el conflicto a que desembocará así, es por lo que venimos insistiéndole a los trabajadores de la educación que se necesita construir una fuerza Gremial propia donde estén integrados los padres y representantes, las comunidades y en primer lugar los propios estudiantes del bachillerato (no es por gusto el esfuerzo de manipulacion que el gobierno está haciendo con los jóvenes) ya que ellos con los docentes son los actores fundamentales de este proceso. Asimismo, recalcamos que la nueva organizacion de los docentes deben deslastrarse de los carcamanes que pululan desde los cascarones de las federaciones sindicales que siempre han vivido de las cuotas sindicales (son las mismas monedas con las que judas vendió a Jesús) que resultan del negocio jugoso por traicionar los inteteses de los trabajafores de la educación.

La lucha actual por la indexacion salarial debe ser una lucha radical, sin medias tintas, sin gallos tapaos, o de negocios de cúpulas interesadas más en que todo siga bajo su control politiquero. Debe ser una lucha bajo la dirección y el control de la democracia directa del pueblo trabajador decente.

El salario es la forma en que se redistribuye la riqueza de una nación y los trabajadores de la educación como productores de conocimiento, base de la fuente de riqueza de una sociedad, deben exigir un salario que les permita vivir dignamente.

Es que más allá del salario yace potencialmente las posibilidades de construir una educación nueva y un mundo mejor, por eso todo el magisterio debe irse a la calle acompañado esta vez de su pueblo a pelear por conquistar mejores salarios y por esa educacion y ese mundo nuevo, y apartando todo aquello que quisiera escamotearnos el futuro.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1445 veces.



Arnaldo Aguilar Dorta


Visite el perfil de Arnaldo Aguilar Dorta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: