La Tripartita Desenterrada y El 91 Constitucional

No es un hecho casual tener que hablar de tripartita en estos tiempos de pandemia, cuando pensábamos que ese vestigio de la derecha neocolonial de la cuarta del pasado fuese aparecer nuevamente como un fantasma a seguir jodiendo la vida social y económica de la familia venezolana.

Veamos cual ha sido el verdadero papel de las tripartitas en Venezuela, su incidencia negativa en el salario real y su utilidad al servicio de la cúpula empresarial; en el mandato presidencial del adeco Jaime Lusinchi, con un despropósito se acordaron el gobierno, fedecamaras y la CTV, para manipular en el engaño a la masa trabajadora activa del país, en ese tiempo al final de los años ochenta del siglo pasado, fue creada la Comisión Nacional de Costos Precios y Salarios CONACOPRESA, con el fin de "regular" los precios, vigilar los costos y fijar los salarios en Venezuela, política oficial que constituyo un rotundo fracaso salarial y el consecuente éxito económico de la burguesía de turno, quedando al descubierto el desclasado plan cuya principal intencionalidad fue la de mantener los salarios congelados en un ambiente de "paz" reprimida a sangre y fuego en los centros de trabajo y en las calles, cuando los derechos humanos todavía era tema del futuro.

Luego, en el segundo periodo de Rafael Caldera, un súper ministro proveniente del campo de la izquierda naranja Leith, desde la cartera de Planificación de la Economía (Cordiplan) Teodoro Petkoff, con la "noble ayuda" de la burguesía parasita crearon el "civilizado acuerdo" tripartito sobre Seguridad Social Integral y Política Salarial, enmarcado en un supuesto Diálogo Social entre el Estado Venezolano, el Sector Empleador (novedoso nombre formal que recibió en la Ley de ese tiempo la burguesía explotadora y criminal agrupada en fedecamaras) y las principales centrales sindicales del país hacia el final de la década de los noventa, teniendo como objetivo central el despojo de dos conquistas fundamentales para la clase trabajadora: 1-modificar y/o eliminar el régimen de cálculo de las prestaciones sociales (antigüedad); 2-"transformar" el Sistema de Seguridad Social, que consistió en el desmantelamiento del servicio médico asistencial y entrega de medicinas a nivel nacional (Seguro Social Obligatorio) para dar paso al servicio de medicina privada y a la empresa farmacéutica privada, en el marco del programa de ajuste estructural neoliberal impulsado por Rafael Caldera en la llamada Agenda Venezuela.

Verga, y ahora pareciera mentira pero es la contundente e insólita realidad en la que un "gobierno socialista" es capaz de desmentir la fantasía de su propio "realismo mágico" más allá del inocultable realidad existente en el reciclaje errático de la política económica oficial. Que arrecho!, ahora con los que fueron mecanismos perniciosos y fracasados ya extintos y superados en nuestro país, resulta que el fantasma de la cuarta república ya muerta y enterrada por el Comandante Supremo Hugo Chávez, de nuevo resurge "como causa divina para salvar a la clase obrera" enseñándoles el tradicional trapo rojo de la distracción traidora y cobarde camuflajeado de tripartita restauradora, que la burguesía ordeno desenterrar, oxigenar y revivir como el recurso de una estratagema inútil, ineficaz e inconstitucional.

Para mantener el congelamiento salarial y no cumplir con el "inusual" 91 Constitucional, el gobierno siguiendo instrucciones precisas de la burguesía apela al viejo expediente anti obrero de la derecha utilizando el tripartismo de elites para seguir engañando a los trabajadores, lo que calificamos como un acto de traición a la patria por violación del sagrado derecho humano a tener una vida digna tal como lo establece el Artículo 91 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, para evadir cobardemente el cumplimiento de la normativa suprema que justifica y cubre en su justo término la actual necesidad salarial de los trabajadores activos, jubilados y pensionados venezolanos.

Lo cierto es, que ahora el gobierno del presidente Nicolás Maduro para deshacer el complejo nudo gordiano salarial desempolva ese obsoleto y pernicioso expediente tripartito, otrora herramienta mellada del capitalismo utilizada por la derecha, para evitar ahora cumplir con la aplicación del 91 Constitucional teniendo que asumir como referencia salarial obligada el costo de la canasta básica y ajustarlo progresivamente de acuerdo al precio de la misma, por lo que apelan a una maniobra que es un desclasado insulto al mandato constitucional dejado por el Gigante Chávez, para ahora complacer a los ricos del estado burgués.

Ese parapeto político mal llamado Comisión Tripartita, creado por Fedecamaras, el Gobierno y la Burocracia Sindical, no es más que un dislate ilegal e ilegitimo que desconoce y pretende sustituir la Constitución de la República Bolivariana, que irrespeta y atropella llevándose por delante lo que sea con el mayor descaro, imponiéndola a contrapelo del derecho constitucional de los trabajadores venezolanos, en una decisión inconsulta y autoritaria producto de un acuerdo cupular, negociando el referido precepto constitucional económico y el bienestar futuro de las mayorías asalariadas del país, tirando al piso la careta de la "ética revolucionaria y el compromiso ideológico" del presidente "obrero" Nicolás Maduro y su reciclado gabinete económico que no da pie con bolas.

Como los trabajadores venezolanos no tienen voz, ni quien los defienda en el gobierno, y mucho menos son defendidos por la elite sindical gobiernera ante la voracidad neocolonial de la vieja y nueva burguesía, desde esta tribuna hacemos publica nuestra protesta y rechazo a la ya deslegitimada comisión tripartita surgida del deseo insaciable de la cúpula empresarial atrincherada en fedecamaras para seguir con su macabro plan de pulverizar los salarios; valga también esta nota de atención ante la burocracia institucional de la OIT por permitir y avalar la flagrante violación al Convenio 87 sobre Libertad Sindical, el Convenio 98 sobre el Derecho de Sindicación, el Convenio 95 sobre Protección del Salario y el Convenio 100 sobre Igualdad de Remuneración, todos ratificados por el estado venezolano ante esa organización internacional y son leyes de la república por si los personeros del gobierno y la burocracia sindical ignorante y gobiernera no lo sabe.

Sepan los verdugos de los trabajadores venezolanos de la desenterrada tripartita y de la Asamblea Nacional que no van a poder reformar ni derogar la normativa constitucional vigente sobre el salario contenida en el Articulo 91 de la Constitución Bolivariana, pues la misma quedo blindada por el Comandante Supremo Hugo Chávez.

VIVA Chávez, CARAJO!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 475 veces.



Aguedo Alcalá Machiz


Visite el perfil de Aguedo Alcalá Machiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: