¿Qué hacer? La clase obrera agoniza

Artículo 91 "Todo trabajador o trabajadora tiene derecho a un salario suficiente que le permita vivir con dignidad y cubrir para sí y su familia las necesidades básicas materiales, sociales e intelectuales. Se garantizará el pago de igual salario por igual trabajo y se fijará la participación que debe corresponder a los trabajadores y trabajadoras en el beneficio de la empresa. El salario es inembargable y se pagará periódica y oportunamente en moneda de curso legal, salvo la excepción de la obligación alimentaria, de conformidad con la ley.

El Estado garantizará a los trabajadores y trabajadoras del sector público y del sector privado un salario mínimo vital que será ajustado cada año, tomando como una de las referencias el costo de la canasta básica. La Ley establecerá la forma y el procedimiento".

En este artículo constitucional hay argumentos para la lucha de la clase obrera, la mayoría de los trabajadores con salario que no superan los 2 dólares. La lucha es difícil, tenemos un régimen que nos somete con hambre y represión, solo la unidad y la organización de la clase trabajadora no basta, es momento de la unidad de todos los factores, que se resumen en el pueblo, solo el pueblo organizado y con una plataforma de cambios políticos, sociales, económicos, culturales y éticos es posible.

Actualmente lo más democrático en Venezuela es el Covid-19, No elige lugares, edades ni clases sociales ni política, actúa igual que el régimen persigue, encierra y acosa. La clase trabajadora venezolana vive su Apocalipsis, solo espera el Armagedón para quedar pulverizada al igual que nuestro signo monetario. El bolívar (Bs.S) La clase trabajadora que hasta se podía llamar la clase obrera venezolana, actualmente agoniza, vive su peor momento, No queda nada de aquella gloriosa clase obrera de la década de los años 70, 80 y 90 del siglo XX, que encabezaban los trabajadores de SIDOR y de otras empresas básicas de Guayana, son innumerables los errores cometidos.

Para intimidar, engañar y manipular a los trabajadores nos vendieron la idea de los Consejos de Trabajadores y Control Obrero, era la prometida llegada al Paraíso de la clase obrera. El mensaje: "De la empresa privada la administración es netamente burguesa. Pero para lograr el Control Obrero debemos iniciar una lucha contra las prácticas empresariales neoliberal y donde el capitalismo salvaje le niega a los trabajadores tener un salario legitimo y justo que le alcance para satisfacer sus necesidades, la lucha pasa por la estabilidad laboral plena y contra la precarización del trabajo". Hoy vemos los resultados, Contratos vencidos y conculcadas las reivindicaciones económicas, sociales y sindicales, salarios de hambre, la dirección de las empresas del Estado entregadas a militares, empresas destruidas, sindicalistas y trabajadores presos. Fue la llegada al infierno

El régimen que se hizo llamar obrerista ha conculcando las reivindicaciones económicas y sociales, conquistas que han costado años de luchas, conflictos y huelgas a través de reclamaciones y demandas de la clase obrera, para que ahora el gobierno nacional y un sindicalismo complaciente y arrodillado al patrono trate de conculcar de un plumazo estos derechos plasmados en contrataciones colectivas. Pero el régimen tiene aliados, un sindicalismo complaciente y mercantilistas, convertidos en contratistas. EL sindicalerismo del sector oficial se ha encargado de dividir, engañar y manipular a los trabajadores, con la finalidad que el movimiento de trabajadores se convierta en dócil, servil y obediente a los lineamientos del sector gobernante, los intereses de trabajadores no obedecen a partidos políticos ni están anclado a ningún gobierno, mas si estos tratan de conculcar sus reivindicaciones históricas.

Maduro y los esquiroles de la Central Bolivariana Socialista de Trabajadores (CBST) y el FBT han eliminado el Tabulador de las contrataciones colectivas e impuso un Tabulador único que están aplicando en la administración pública. Contratos colectivos vencidos. Bajos salarios, destrucción de las empresas básicas del Estado, no producen ni para pagar los salarios, son pagados por la ONAPRE. Un patrono hambreador y miserable que tiene años de irrespeto a las libertad y autonomía sindical, cuando impone sindicatos paralelos, cuando estos no son afecto al gobierno y obedece a los intereses partidista, criminaliza las protestas, perseguidos los trabajadores por los cuerpos represivos del Estado y los dirigentes detenidos y puesto a las ordenes de tribunales por fiscales del ministerio publico, sometidos a aberraciones jurídicas y violentando los derechos humanos. Ahí están dirigentes y trabajadores presos, casos Rubén González y Rodney Álvarez, decenas de presos con régimen de presentación trabajadores de SIDOR, ALCASA, VENALUM, CORPOELEC, petroleros y del sector Salud y hasta dirigentes del sector Pesca en Sucre, hay casos de trabajadores que por reenviar un mensajes en las Redes Sociales son presos y llevados a los Tribunales, para sentenciar estos casos ni la pandemia detiene a los Tribunales.

Para nadie es un secreto que el gobierno ha creado un estado de terror y miedo, con la criminalización de las protestas ha frenado las luchas de los sectores laborales. Ha dividido a la clase trabajadora, cada sindicato es una parcela particular de la junta directiva, cada sindicato, gremio o directiva solo defiende sus intereses particulares, cuando los intereses de la clase obrera, se han olvidado de los intereses colectivos. Porque al destruir la empresas la mayoría de los trabajadores están en sus casas, mas ahora con la pandemia recibiendo un salario de hambre y mensualmente son llamados para entregarles un cartón de huevos y una mortadela, a la cual ante los bajos salario y el hambre en los hogares pasan horas bajos el sol esperando estos artículos que de paso les dicen que un regalo del gobierno de los obreros.

En estas condiciones son difíciles la unidad y organización para desarrollar un plan de lucha laboral y político. Actualmente los que existe de patrono es el Estado hambreador, miserable y represor que tiene años de irrespeto a las libertad y autonomía sindical, cuando impone sindicatos paralelos, cuando estos no son afecto al gobierno y obedece a los intereses partidista, criminaliza las protestas, perseguidos los trabajadores por los cuerpos represivos del Estado y los dirigentes detenidos y puesto a las órdenes de tribunales por fiscales del Ministerio Publico, sometidos a aberraciones jurídicas y violentando los derechos humanos. La inacción de la dirigencia sindical esta en su máxima expresión, ni luchan para conquistar un salario justo y digno, actualmente el gobierno tiene como referencia al miserable salario mínimo que es de 1.3 dólares mensual. En ningún país del mundo ocurre este fenómeno, que la clase trabajadora es tan complaciente, sumisa y obediente, si cuando le entregan la mortadela y el cartón de huevos corean "! Así, Así, Así es que se gobierna!"

La autonomía y libertades sindicales son irrespetadas por el régimen, la mayoría de la dirigencia d los trabajadores han visto al sindicalismo como un negocio lucrativo para sus intereses personales, los trabajadores ha bajado su nivel de lucha y ha perdido la capacidad de organizarse, no está consciente que la organización y la lucha es la única forma de afrontar cada uno de los problemas que lo afectan y que solo con el esfuerzo colectivo compartido los puede solucionar. Del desinterés y la pasividad en luchar se han encargado la Central Bolivariana Socialista de Trabajadores (CBST) de estos tiempos, toda su dirigencia obedece estrictamente a la línea del partido y la del gobierno, siempre eran y son una dirigencia sumisa, entreguista y negociadora de las reivindicaciones, económicas, sociales y políticas de los trabajadores. La Central obrera del gobierno su comportamiento es igual o peor que la CTV de los tiempos del puntofijismo. La clase obrera esta moribunda la agredió el Socialismo del Siglo XXI.

Libertad para el dirigente sindical Rubén González

Libertad para Nicmer Evans

Libertad para Rodney Álvarez

Libertad para todos los presos políticos



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1887 veces.



Juan Linares Ruiz

Ex-parlamentario regional. Especialista en Crisis. Temas Preferido: Ecología, Política Internacional y Laboral. Militante de Marea Socialista en el estado Bolívar.

 jlrlinares@gmail.com      @JuanLinaresRuiz

Visite el perfil de Juan Linares Ruiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Trabajadores Aporreando


Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Economía