Precios acordados y aumento salarial

La especulación sigue haciendo estragos en la población, actualmente los venezolanos nos encontramos vulnerables ante los ataques despiadados de aquellos que hoy se sientan con los representantes del tal llamado "GABINETE ECONÓMICO" para acordar precios de 27 productos de la cesta básica.

¿Porque se sientan con los empresarios a discutir los precios de venta de 27 productos que conforman parte de la cesta básica? Sencillo, la Asamblea Nacional Constituyente elimino de la Ley de Precios Justos, el único artículo que refería un margen de 30% de ganancia en la comercialización de los productos (no solo en alimentos y medicinas sino en todos los productos), esto significo el que ya ningún producto estuviera marcado con su precio, de igual modo elimina la acción de fiscalización del SUNDEE motivado a que no hay parámetro que permita supervisar los precios de venta al público, hay que decirlo hasta se entienda, repetirlo tantas veces como se necesario y reconozcan que se equivocaron nuevamente y enmienden el error.

No sé cuáles son los precios acordados, incluso si los mismos fueron acordados en dólares para que se cancelen de acuerdo a la tasa de cambio que fije el Banco Central de Venezuela, lo cierto es que de ser así, nuevamente los empresarios salen victoriosos y favorecidos en detrimento de la gran mayoría del pueblo venezolano.

Antes de que se decretara la cuarentena el precio del dólar paralelo era mayor a los 70 mil bolívares, 40 días después de decretada la cuarentena, el dólar paralelo ha roto la barreras de los doscientos mil bolívares por dólar (200 mil Bs x Dólar) lo que se ha traducido en un nuevo robo al bolsillo del consumidor venezolano, disminuyendo su salario y su poder adquisitivo a cero, poco más de 1 dólar el salario mínimo del venezolano, unos dirán que también pagan cesta Ticket y el estado a través del sistema Patria bonos, que coadyuvan a palear la situación económica. Bonos que no todos reciben y 4 millones de pensionados que no reciben cesta Tickets, esto también debe aclararse para evitar las confusiones y manipulaciones de los que defienden este tipo de tropelías.

La situación se hace más crítica para esos 4 millones de pensionados, dada la patología que presentan muchos de ellos, el dilema entre comprar comida o comprar las medicinas. Si los precios de la comida esta inalcanzables, las medicinas no se quedan atrás, SE DEBE PAGAR UN MILLÓN CUATROCIENTOS MIL BOLÍVARES (1.400.000,00BS) POR UNA CAJA DE 60 PASTILLAS DE AMLODIPINA, O NOVECIENTOS MIL BOLÍVARES (900.000,00BS) POR UNA DE LOSARTAN DE 30 PASTILLAS. ¿Alguien pude sugerir que hacer? Ni el salario de antes ni el fijado alcanza para comprar las pastillas de las tensión, que solo son un ejemplo, ya que no solo se reducen las patologías a la hipertensión arterial, hoy un pensionado no puede darse el lujo de comprar una caja de pastillas para la tensión.

El gobierno Bolivariano en su afán de "defender" el bolsillo de los y las trabajadores, ha aumentado el salario mínimo de doscientos cincuenta mil (250.000,00Bs) a cuatrocientos mil bolívares (400.000,00Bs) así como el cesta ticket. Quedando en ochocientos mil bolívares a los trabajadores activos (800.000,00Bs) y setecientos mil bolívares a los pensionados (700.000,00Bs) bono de guerra incluido, más los beneficios derivados del sistema de seguridad, Cajas CLAP y bonos (a los que les llega).

Indudablemente el salario no fue anclado en dólares como según parece si los precios de los 27 artículos, todos esperaban que para el salario utilizaran el mismo, pero lamentablemente no fue así, no hubo cadenas y no fue anunciado por el presidente con bombos y platillos, ya el presidente no se toma la molestia de anunciarlo, nadie sabe porque, aunque muchos especulan el porque.

Ya acordados los precios que aún no se conocen, empieza la escasez y mandan a que el pueblo a que realice contraloría social para hacer respetar los precios. Nuevamente ir a los comercios a recibir insultos y la burla de los dueños de esos establecimientos y escucharle decir : Maduro manda en Miraflores aquí mando yo, y estos son los precios a los que vendo mis productos, si quiere bien sino váyase a las tiendas CLAP (Que venden tan caro como los supermercados, parece las vendieron y no lo anunciaron en cadena, ni ningún medio ha hecho referencia de esa noticia), el sentimiento de burla te genera una arrechera tan grande que lo que provoca es caerles a coñazos en su defecto saquearlos, pero no es la intención, algo que busca la oposición y no debemos caer en eso. Entonces como nos piden que exijamos nuestros derechos, si se nos ríen en la cara, no podemos hacer absolutamente nada. No es tarea nuestra, para eso existe el estado y las leyes, es el estado venezolano a través de sus instituciones quienes tienen que fiscalizar a los comercios, ¿Cuáles comercios dirán? Todos, hay que supervisarlos todos, están especulando, no se salva ningún negocio, se están lucrando del hambre de este noble pueblo, dirán entonces que no tienen funcionarios para realizar estas inspecciones, claro que los hay no joda, basta con entrar a uno solo y ver si está cumpliendo o no con los precios acordados, y si no lo está haciendo, llevárselo preso sin derecho a nada y meterlo 30 días preso en el rodeo, para ver si los demás no entran por el aro. Otros dirán que los productos escasearan, bueno que escaseen ¿DE QUE SIRVE TENERLO EXPUESTOS EN LA VIDRIERAS SINO PUEDES COMPRARLO IGUALMENTE, por tener precios prohibitivos?

Ahora bien de respetarse los precios y haber utilizado para su cálculo el dólar tasa oficial de banco Central de Venezuela, ¿qué mecanismo utilizaran para que no lo disparen en el mismo BCV y con ellos los precios de los 27 productos?

El estado venezolano debe hacerse respetar, no puede seguir haciéndole el juego a los hambreadores del pueblo venezolano, llevaron el dólar paralelo a lo que les dio la gana para luego sentarse y fijar los precios de acuerdo a la tasa del BCV.

Quien ha dicho que te puedes sentar a negociar con aquellos que quieren derrocarte. Por otro lado están las empresas del estado que parece son más de un club de amigos, nuevos empresarios, nuevos ricos, que los productos que producen solo son expendidos en los supermercados a precios inaccesibles, caso Lácteos los Andes, o empresas que han recibido créditos del estado venezolano para la producción de Harina Precocida y sus productos no se ven ni de pasada por las cajas CLAP, pero si en manos de muchos negocios privados a precios tan altos como la harina de Lorenzo Mendoza. Lo más arrecho que hasta constituyentistas son y los defienden desde la ANC, ANC que por cierto derogo la Ley de Ilícitos Cambiarios y con ello ha contribuido a todo el desastre de la dolarización del país, no me cansare de repetirlo. ¿Hasta cuándo siguen embaucando a este pueblo?

Ya saldrán aquellos más chavistas que el propio sempiterno Comandante Hugo Chávez, no a defender su legado, por el contrario a atacar a quienes aun defendemos ese legado , el chantaje para seguir manteniéndose en puestos claves para su beneficio personal y no del bien colectivo.

Chavistas que no tienen ni idea del significado de la palabra Patria, sin conciencia de clases, la ausencia de concepciones ideológicas y políticas que le permitan generar discusiones sobre bases científicas, sobre marxismo, hoy más vigente que nunca.

Ya hay precios acordados, entonces que salga el gobierno y sus instituciones a sancionar, no con multas que al final paga el consumidor final, no, con cárcel y sin derecho a reclamo, hacer cumplir los precios, es hacerse respetar como estado, de nada sirve tener el poder sino se sabe utilizar.

NO HAY NADA MÁS EXCLUYENTE QUE SER POBRE.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2355 veces.



Ricardo Abud

Estudios de Pre, Post-Grado. URSS. Ing. Agrónomo, Universidad Patricio Lumumba, Moscú. Estudios en Union County College, NJ, USA.

 chamosaurio@gmail.com

Visite el perfil de Ricardo Abud para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Trabajadores Aporreando


Revise artículos similares en la sección:
Economía