Industrias Diana: ¡Avanzamos o retrocedemos!

Parece mentira, si no lo estuviéramos presenciando, no lo creeríamos. Lo que está sucediendo en Industrias Diana es defecar sobre los postulados y orientaciones del Comandante Eterno, quien durante toda su vida acompaño el verbo con la práctica. El Presidente Chávez tenía a Industrias Diana como la niña bonita de las empresas nacionalizadas, no para darle privilegios a una directiva o a sus trabajadores, sino para incentivarlos en su organización obrera y la producción de alimentos baratos para el pueblo. Y vaya que lo logró, los centenares de obreros y empleados se constituyeron en Consejo de Trabajadores para orientar las políticas internas y externas de la gran empresa, y no sólo se organizaron, sino que crearon también, como lo soñó y recomendó el Comandante Eterno, la emisora de radio “Diana la Soberana”

Luego de sembrado nuestro Comandante Eterno, no se sabe por recomendación de quién, fue regresado Félix Osorio al Ministerio del Poder Popular para la Alimentación, quien en un arrebato de revancha política arremetió contra los trabajadores de Industrias Diana, en un acoso infernal, incluso pasando por encima de lo que fue una orden y un deseo del Presidente Eterno de que los trabajadores de la citada empresa se constituyeran en Consejo de Trabajadores para ejercer el control obrero dentro de la planta y sus empresas afiliadas.

Lo insólito de la situación es que el nuevo Ministro en un ejercicio desmedido de prepotencia y desconsideración en contra de sus trabajadores, quienes levantaron y multiplicaron la producción, nombró a una directiva fantasma desde Caracas encabezada por un empresario con vínculos económicos conocidos y asociado a empresas de alimentación, de nombre David Mendoza, quien al puro estilo de la IV República violentó las instalaciones administrativas en la Zona Industrial, apoyado por la Guardia Nacional Bolivariana, y se posesionó en contra de los trabajadores en general y del propio Consejo de Trabajadores que fue al que el Presidente Chávez le dio la facultad de velar por los intereses de la citada empresa del Estado en sus políticas internas.

La situación es grave ya que deja al descubierto que el nuevo ministro viene con otros intereses que no son justamente los intereses de la Patria, pues tratar de esa manera a los trabajadores de Industrias Diana, quienes se han destacado en la productividad hasta llevarla a metas de excelencia, siguiendo los lineamientos dictados por Hugo Chávez, es obviar todo el esfuerzo realizado por su clase trabajadora, a quienes se les está vejando e incluso amenazándolos vía redes sociales con sembrarles droga y otras acciones para que entreguen la empresa.

Mientras se llevaba a cabo una Asamblea de Trabajadores, el día viernes 26 de julio de 2013, en la sede de la fábrica de Diana en Valencia para defender los logros alcanzados, el Ministro Félix Osorio supuestamente envió a cinco interventores al depósito de Diana en El Cementerio en Caracas, y los individuos que se presentaron allá ejerciendo acoso patronal, exigieron a los que se quedaron en el Galpón una lista de las personas que asistieron a la convocatoria en la sede principal de Valencia, amenazándolos con ejercer retaliaciones sobre ellos en un acto insólito de atropello laboral.

La directiva saliente de la empresa, con autorización del Consejo de trabajadores y bajo la óptica de la clase trabajadora, ha realizado inversiones que multiplican y multiplicarán en el futuro la producción de aceite, margarina, manteca y otros productos de consumo diario del venezolano, creó la emisora de radio DIANA LA SOBERANA, se imbricó en el seno de los Consejos Comunales atendiendo a casi dos mil de ellos, con charlas, foros, orientación ideológica, actividades sociales diversas, ayudas a personas necesitadas y, lo más importante, convirtió a Industrias Diana en el ícono de organización obrera en el país, esencia de la Revolución Bolivariana y Socialista. Es increíble la manera en que los trabajadores de esa empresa respondieron a los postulados de Chávez, sembrando el socialismo y la coherencia productiva dentro de la organización para su mejor funcionamiento y engrandecimiento del país.

Los que tenemos conciencia ideológica y militamos dentro de la izquierda toda la vida, vemos estas acciones del Ministro Félix Osorio como muy delicadas y pensamos que el Presidente Nicolás Maduro, verdadero hijo del Presidente Eterno Hugo Chávez Frías, como obrero que es, intervenga pronto en esta inútil diatriba donde los trabajadores tienen toda la razón, para que no haya fractura dentro del chavismo y la situación a la larga no desestimule la participación obrera en el proceso revolucionario.

La actuación de este ministro Félix Osorio no es consecuente con los postulados de Hugo Chávez, la forma en que está actuando responde a intereses extraños, que no son los intereses del pueblo, de los trabajadores de Industrias Diana ni de los del Socialismo que queremos alcanzar. Este ministro se mueve más como un burócrata de la IV República, puesto que ni siquiera desde que fue nombrado Ministro del Poder Popular de la Alimentación, se ha presentado a dialogar con los trabajadores de la referida empresa, se presume que lo que busca es una venganza contra el Comandante Eterno por haberle legado esas responsabilidades a los trabajadores y haberlo sacado a él del Ministerio. Es decir, ya los trabajadores lo consideran un ¡TRAIDOR AL LEGADO DEL COMANDANTE HUGO CHAVEZ!

Mosca Presidente Maduro, Usted es un tremendo trabajador, Usted es un Presidente salido de las organizaciones obreras, no permita este atropello contra sus colegas de Industrias Diana, no permitas el fraccionalismo que está tratando de crear Félix Osorio, no permita que se instale un empresario en Diana (asesorado por las Empresas Polar), que del Consejo de trabajadores salga el próximo Presidente de la Industria aceitera. Más de 2 mil de Consejos Comunales tienen la mira puesta en esta acción vil del Ministro, no permita el abuso de poder. O construimos el socialismo o lo destruimos. La mirada de la derecha está puesta en Industrias Diana para destruirla, saben de la experiencia exitosa del Consejo de Trabajadores y del ejercicio del Control Obrero, por lo tanto su meta es acabar con ese modelo que ya está caminando por todo el país

* Periodista de la Región Central


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2990 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas