Los Trabajadores ante las elecciones del 26 de septiembre

Realmente uno de los problemas más graves entre tantos que tiene este Proceso Revolucionario es la no existencia de un Partido verdaderamente Revolucionario ni una organización de trabajadores con voz propia, que estén realmente insertados en el seno del pueblo y que de esa misma relación se derive la formación política e ideológica tan necesaria en esta etapa del proceso. La existencia del Partido Socialista Unido de Venezuela –PSUV- se remite básicamente a cumplir dos (02) funciones; 1.- Actuar como maquinaria en los procesos electorales, sin el éxito de su antecesor el Movimiento Quinta Republica-MVR- ya que en las elecciones internas se impusieron candidatos en contra de la mayoría, mediante el uso desmedido de recursos y el Nepotismo manifiesto de altos jerarcas regionales. 2.- Dar una rueda de prensa todos los lunes donde los diferentes voceros abordan cualquier tema de actualidad política sin pasar de la retorica (no hay creatividad propia).

Pero lo que realmente llama la atención es la casi nula inserción del PSUV en nuestra sociedad, cometiéndose el error de pretender que los Consejos Comunales cumplan y asuman las funciones del partido y nos conseguimos con casos en las comunidades, donde algunos compatriotas asumen esta instancia organizativa como una instancia del PSUV, y esto realmente es un error táctico. Otro elemento a analizar es la gestión de la actual Asamblea Nacional que finaliza, donde teniendo Mayoría Calificada se pudo haber aprovechado para interpelar y ejercer una acción contralora de la Administración Pública, como son los casos de algunas pésimas gerencias en Gobernaciones y Alcaldías que condujeron a las pérdidas de las mismas (Alcaldía Metropolitana, Alcaldía de Sucre, Gobernación de Miranda) y los delitos de corrupción.

Por otra parte, no existe una relación orgánica del PSUV con los aproximadamente tres millones de trabajadores públicos, quienes tuvieron una importante incidencia negativa, que se reflejó en los resultados del proceso electoral del 26 de Septiembre, y esto se ha manifestado en que un alto porcentaje de los Trabajadores Públicos no se identifiquen con este proceso revolucionario (porque verdaderamente han recibido demasiados coñasos, por un patrón que por momentos actúa como contrarrevolucionario) y es aquí donde la burocracia está perdiendo los procesos electorales, ya que los empleados públicos por intermedio de los Sindicatos de Base Clasistas en fecha 15-08-2007 intentamos introducir un proyecto de Contrato Marco que beneficiaba a Trabajadores Activos y Jubilados y fuimos prácticamente secuestrados por los burócratas de la Fuerza Socialista Bolivariana de Trabajadores (FSBT) en las personas de José Ramón Rivero, Ministro del trabajo, para ese entonces, Oswaldo Vera(Diputado Patronal) redomado burócrata de uña en el rabo que apoyó todas estas vagabunderías,  y el responsable de que los Trabajadores Públicos no tengamos Contrato Colectivo Marco; Franklin Rondón quien reiteradamente se ha opuesto a hacer elecciones en la Federación Nacional de Trabajadores del Sector Publico FENTRASEP siendo invalidado por el Consejo Nacional Electoral -CNE- para participar en todo proceso electoral ya que no informo al Ministerio del Trabajo el destino de las finanzas de su sindicato. Ellos y otros más usaron a un grupo de Lumpen (delincuentes) para agredir a los trabajadores y desalojarlos violentamente de la sede del Ministerio del Trabajo, siendo las nefastas consecuencias de las actuaciones de estos desclasados: 1.- Seis (06) años sin Contrato Colectivo Marco; 2.- Existe un gran número de Trabajadores que tienen Tres (03) años sin aumento salariales, ya que por no ganar salario mínimo no le corresponde ningún tipo de aumento (que injusticia); 3.- Acabaron con los Tabuladores de Sueldos y Salarios de los Trabajadores Publico; 4.- Realización de Procesos de Supresión, Reestructuración, y Liquidación sin la existencia de políticas coherentes, que permitan la participación de los Trabajadores.

Ante este escenario la burocracia a pretendido sustituir la labor del partido por intermedio de los sindicatos patronales, sin entender que los sindicatos son una herramienta de lucha, sean o no los trabajadores militantes del PSUV, sabemos de antemano que ni siquiera los Consejos de Trabajadores podrán sustituir la función del Partido, como pretende la burocracia, ya que estos han creado en su mayoría Consejos de Trabajadores dirigidos por el patrón, distorsionando y pervirtiendo esta herramienta de lucha.

Los Trabajadores decimos que no se puede construir un partido verdaderamente revolucionario desvinculado de la clase, el gobierno no puede asumir funciones que están reservadas al partido, y por eso no ha sido lo más conveniente que funcionarios públicos en su carácter de Vicepresidentes Regionales hayan  asumido responsabilidades políticas, y así observamos los resultados electorales del 26 de Septiembre en el Zulia, Táchira, Anzoátegui y Distrito Capital, donde se a burocratizado al extremo el activismo político, donde son los Ministros, Viceministros, Gerentes, y Directores de Empresas Publicas, quienes pretenden hacer las veces de operadores políticos en la movilización de los Trabajadores y el Pueblo en general en los distintos eventos (movilizaciones, concentraciones, elecciones, etc.).

Ya los Trabajadores que integramos los Sindicatos de Base Clasistas habíamos alertado al ejecutivo Nacional de las acechanzas que se cernían sobre este proceso electoral alertando en documento s/n de fecha 22-11-2009, recibido el 27-11-200, mediante Informe Político dirigido a: Despacho de la Presidencia (Presidente Chávez); Ramón Carrizales Vice-Presidente de la Republica, en ese entonces; Ministro del Poder Popular para Interior y Justicia Tarek El Aisami; y María cristina Iglesia Ministra del Poder Popular para el Trabajo y Seguridad Social; sin obtener la respuesta que consagra a todo ciudadano el Articulo 51 de la Constitución de la Republica Bolivariana de Venezuela.

 De esta experiencia se deriva que los revolucionarios debemos hacer el Análisis en dos (02) direcciones; uno Cuantitativo y otro Cualitativo. En el Análisis Cuantitativo no debemos caer en la trampa del fascismo, donde ellos de una manera disociada afirman que ganaron. 98 es mayor que 65 y punto, eso no tiene discusión, porque discutir esto es caer en el mismo estado de disociación de la derecha fascista. En lo que se refiere al Análisis Cualitativo aquí los Revolucionarios debemos ser exhaustivos y autocríticos, ya que llama poderosamente la atención como la derecha ha mantenido un pequeño pero sostenido avance en los centros urbanos de mayor población, en las zonas industriales donde hay las mayores concentraciones de trabajadores, es evidente que la derecha está trabajando en función de conformar un cerco político-electoral en la zona central del país donde se concentran los Poderes Públicos Nacionales. Debemos hacer memoria del cerco político que le tiraron a Carlos Andrés Pérez en el centro del país (Distrito Capital, Aragua, Carabobo, Miranda, Vargas), rompiéndole el espinazo, por otra parte, si observamos las encuestas de la época, el mismo mantenía alta popularidad en los estados rurales y llaneros, y por eso fue que se trajeron soldados del estado Apure para reprimir al pueblo de Caracas. Los trabajadores le hacemos un llamado a los actuales Operadores Políticos de la Revolución a que revisen la historia y se darán cuenta que allí hay respuestas para el momento que vivimos y recuerden “en este proceso revolucionario se está jugando la vida de nuestro pueblo”. 

¡¡¡Hasta la victoria siempre!!!

Sindicatosdebaseclasistas61299@gmail.com 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1724 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Trabajadores Aporreando


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad



US mp N GA Y ab = '0' /trabajadores/a111812.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO