Control obrero

Marx y Engels dejaron plasmados para la posteridad sus investigaciones a cerca de la construcción del socialismo, en ellas dijeron que por sus propias contradicciones el capitalismo engendraba a la clase que le daría sepultura: la clase obrera.

La clase obrera tiene la capacidad y la necesidad de su emancipación, y a través de ella la emancipación del pueblo en general, por ser la clase que está directamente vinculada a la producción y además por constituir un “ejercito” no solo numeroso sino muy bien organizado; jamás dijeron Marx y Engels, ni mucho menos Lenin, que solo y exclusivamente con la clase obrera se haría el socialismo, lo que dijeron es que esta clase debe ser la vanguardia en su construcción en la que irá haciendo las alianzas con otras clases y capas de explotados igualmente interesados en la superación del modo de producción capitalista.

En Venezuela, donde vivimos un proceso de liberación nacional con posibilidad de avanzar hacia el socialismo, los trabajadores y trabajadoras deben estar a la vanguardia de los cambios emprendidos desde el año 1998 y junto a los campesinos, estudiantes, intelectualidad revolucionaria y al pueblo interesado en la profundización del proceso (que sin lugar a dudas es la mayoría del pueblo venezolano) empezar a transitar el camino de la construcción socialista, para ello puede y debe servir la aprobación de leyes en la Asamblea Nacional que otorguen poder a la clase obrera.

Hace ya tres años el PCV presentó una propuesta para el anteproyecto de Ley de los Consejos Socialistas de Trabajadores y Trabajadoras, que aún no se aprueba; esta ley debe servir para la organización de los trabajadores en sus centros de trabajos (públicos, privados o mixtos), pero también debe servir, como lo plantea dicho anteproyecto, para darle a la clase obrera participación protagónica en el ejercicio real y efectivo del control sobre los procesos productivos y administrativos y para ejercer control sobre los procesos sociopolíticos en los centros de trabajo.

Recientemente en las mesas de discusión del Plan Guayana Socialista el presidente Chávez anunció que a través de las propuestas de estas mesas el ejecutivo nacional había tomado las decisión de nombrar en las altas responsabilidades ejecutivas de las empresas básicas de Guayana a hombres y mujeres propuestos por los propios trabajadores, esto es un gran avance en la construcción revolucionaria pero no es suficiente; en lo personal estoy convencido que con control obrero en los centros de trabajo el país se enrumbará definitivamente hacia el socialismo ya que habrá una verdadera planificación en la producción, un seguimiento adecuado a los procesos administrativos y sociopolíticos y una lucha frontal y efectiva contra males del capitalismo como la corrupción.

No se pretende que los Consejos Socialistas de Trabajadores y Trabajadoras sean organizaciones que desplacen a los sindicatos, ya que ambas instancias tiene funciones diferenciadas aunque complementarias por ser ambas formas de organización de la clase obrera en los centros de trabajo, se conciben los consejos de trabajadores y trabajadoras como parte del Poder Popular junto a los consejos comunales, consejos de campesinos y campesinas y consejos de estudiantes.

La aprobación de esta ley es de alto interés para todos los hombres y mujeres que de corazón y convicción estemos comprometidos con hacer de nuestro país un país socialista.

*Militante del PCV


www.twitter.com/edgarmelendez79


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3348 veces.



Edgar Meléndez*


Visite el perfil de Edgar Meléndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: