Crisis financiera ¿Nacional?

Indiscutiblemente, hay un problema, una emergencia, un conflicto, eso exige inmediatamente respuestas, explicaciones y fundamentalmente, soluciones. No hay dudas al respecto, sobre todo, si lo que está en juego es el bienestar de un colectivo de venezolanos que pueden quedar desguarnecidos, indefensos ante la pérdida de sus ahorros, créditos y otro tipo de situaciones. El Estado venezolano debe salir al frente tal y como lo está haciendo , pero no para defender a los causantes de la debacle bancaria, sus dueños y directivos, sino para proteger a los ahorristas que en todo caso son las víctimas de tal acto de corrupción y atropello por los manejos oscuros hechos con dinero ajeno, que en casi todos los casos seguro es producto del esfuerzo y el tiempo depositados en las instituciones bancarias conocidas como Banpro, Bolívar Banco, Canarias y Confederado, de las cuales dos de ellas serán liquidadas y formarán parte del Sistema Público Nacional. Esta situación de los cuatro bancos intervenidos por descapitalización y trámites fuera de la legalidad, trae enseguida a la memoria la conocida caída de la actividad bancaria en 1994, durante el gobierno del Presidente Rafael Caldera, cuando los dueños de los bancos extrajeron las divisas de los ciudadanos y sin ningún problema los llevaron al exterior y el gobierno de ese momento respondió de inmediato pero a favor de los banqueros capitalizándolos con miles de millones de bolívares que de nuevo fueron sustraídos pero esta vez se fugaron los propios ladrones de las instituciones financieras y los ahorristas quedaron abandonados a su suerte. Fue una acción de gobierno para beneficiar a los que robaron a la gente, estafaron al país porque empobrecieron a la población y quebraron muchas empresas pequeñas, medianas y grandes.

Hoy en medio de la trastada en estos cuatro bancos, el Presidente Chávez asume el beneficio a los ahorristas, se compromete a recuperarles el capital y a castigar a los culpables, eso es lo que se espera, como en efecto se está comenzando a reivindicar a los afectados por esta crisis generada en porcentaje mínimo de instituciones. Es una buena señal.

¿Pero, qué han hecho los medios de comunicación de oposición? Lo de siempre, desinformar, confundir y crear un clima de tensión y desespero en la ciudadanía, promoviendo el efecto dominó hacia los otros entes bancarios. Esto afecta de verdad. Las personas en su angustia, creada por estos infamantes y temerarios canales de televisión y emisoras radiales privadas, pueden producir una verdadera crisis general al extraer masivamente sus ahorros. La exacerbada incertidumbre en la opinión pública tiene sus causas en la guerra mediática contra Chávez y hay que señalar responsables, la impunidad no debe seguir reinando en Venezuela, las sanciones y juicios a los medios de comunicación aliados a los enemigos nacionales e internacionales de la revolución bolivariana tienen que concretarse y detener la infame práctica de estos venenosos manipuladores de la conciencia.

Esta muy claro que recrudece de forma alarmante la conspiración y la violencia, que junto a los medios de comunicación, la presencia de paramilitares y las amenazas desde Colombia con la instalación de bases militares fundamentadas en la utilización de tecnología electrónica para espionajes y monitoreo a Venezuela, se teje la estrategia para derrocar al Presidente Chávez. La crisis financiera puede ser parte de ello.


obalbasvester@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1580 veces.



Orlando Balbas

Prof. en Ciencias Sociales. Magister en gerencia educativa. Jubilado del MPPE.

 orlandobalbas27@gmail.com      @orlandobalbas

Visite el perfil de Orlando Balbás para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: