Pildoritas 224 (año 02)

MAYOR CINISMO IMPOSIBLE

El cinismo del gobierno colombiano, debería ser postulado por alguien para el libro Guiness, ya raya en un descaro tal que García Márquez debería estar pensando en escribir con su prestigiosa imaginación algo que deje novelada, tal actitud para la posteridad.

Los múltiples problemas que nos causan, no desde ahora sino desde hace décadas, los conflictos permanentes en ese país, que se caracteriza por ser el mayor productor de droga del universo y por lo tanto, culpable de miles de muertes, descomposición familiar y toda la innumerable distorsión que se nos causa a diario, se puede decir que de manera consciente; el país en donde están en guerra entre hermanos hace cincuenta años, el país donde sólo llega al poder quien recibe el visto bueno de la oligarquía y de los medios, porque quienes intentan llegar con el respaldo del pueblo son asesinados vilmente, un país que como cualquier mal vecino sin escrúpulos, a diario nos laza su basura social camuflada de refugiados, la exportación de paramilitares, ladrones de todo tipo, especialistas en matar como los llamados sicarios, quienes prácticamente se han convertido en una industria transnacional que vende sus servicios al mejor postor, un país que se lleva por los caminos verdes y a veces, frente a la complaciente actitud de autoridades nuestras, sin conciencia de patria, nuestros productos de primera necesidad, nuestro combustible, hasta el punto de provocar desabastecimiento de muchos rubros para los venezolanos que aquí vivimos; el pais donde se refugian personajes como el fugas dictador, militares golpistas e incluso delincuentes comunes, entre muchos otros, y que nos mantiene en zozobra permanente sobre todo en nuestras líneas fronterizas, ese país en un cinismo sin parangón se atreve a declarar por boca de su Ministro del Exterior que su gobierno: “califica de grave la situación de seguridad en Venezuela” como si no supiera que un altísimo porcentaje de esa inseguridad nos viene de allá, que la escoria que allá se ha creado dentro de una sociedad excluyente en la que muy pocos son dueños de todo y muchos dueños de casi nada, en muchísimos casos obliga a que familias enteras vean en nuestra Patria como su tabla de salvación y por ello nuestros barrios están llenos de nativos colombianos, pero que otros a quienes allá les han abierto las puertas para que vengan a delinquir, son precisamente los que aquí matan, roban, atracan, deshuesan carros, trafican con la vida de seres humanos y en definitiva producen la inseguridad de la que este vocero colombiano se preocupa, ese pais en donde nada menos que el Presidente de la Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación, Eduardo Pizarro, reconoce que muchos paramilitares que habían dejado las armas por la promesas de Uribe de reintegrarlos dignamente a la sociedad, se están rearmando y precisamente en las zonas colombianas de fronteras, en donde el cultivo de la coca va en aumento; pues resulta que esa gente que se rearma y desplaza hasta la frontera, necesita dinero y mientras cultivan la droga, secuestran, matan, roban, atracan y cometen todas clase de fechorías, e incluso invierten el producto de sus delitos apoderándose por vía aparentemente normal de grandes extensiones de tierra.

Es la realidad que aquí padecemos, contra la que no es fácil luchar porque igual que en el amor se necesitan dos, y resulta que una de las partes, precisamente quien produce la inseguridad, pareciera que la alienta, y para ello mantiene sin resguardo sus líneas fronterizas, que por su inmensidad, hace imposible que solo Venezuela pueda contener lo que ya raya en un verdadera invasión del delito, que viene de allá.

Por otro lado, como si alguien se lo estuviera solicitando sale el capo mayor, el de la “Biografía Prohibida” a decir que él no va a construir un muro de Berlín en las fronteras, y que más bien ofrece colaboración judicial. ¿Qué demonios nos interesa la colaboración judicial, para qué nos pude servir? cuando por el contrario lo que viene haciendo en sus casi ocho años de complacencia y entrega a los designios imperiales, es abrir las puertas para que su país, desagüe toda la boñiga social que su gobierno como ningún otro ha creado, con los resultados que a diario padecemos y que los medios apátridas de aquí, pareciera que en una ceguera infinita, nada ven y por el contrario se esfuerzan por achacar todos los males a nuestro gobierno, que hace todos los esfuerzos por, de alguna manera, contener la avalancha de criminales de todo tipo a las que estamos sometidos.

LAS COMISIONES VIAJERAS

Muy buena la decisión de un grupo de estudiantes bolivarianos, que el PSUV, ha comisionado para viajar a contrarrestar con pruebas en la mano, lo que un grupo de opositores casi liderizados por “Parjulio”, quien por cierto no es estudiante, han ido a repetir como loros: que aquí no hay libertad de expresión, que los presos, son presos políticos y no simples delincuentes que por ser políticos no tienen ni aquí ni en ninguna parte patente de corzo, como para que nuestras leyes nos les alcancen, y entonces por no actuar se le de paso a la anarquía, van a decir que aquí se violan los derechos humanos y quien sabe que otras pajuatadas más, pero también van a pasear, a darse su gran vida aprovechándose de los dólares que, eso si en bastante cantidad, maneja la contrarrevolución a cuya cabeza sabemos está la Embajada gringa y los organismos especialmente creados por el imperio, para desestabilizar a gobiernos como el nuestro, que no se arrodilla a sus designios.

Lo que nuestros jóvenes van a decir no va a servir de mucho sobre todo ante personajes de la derecha, que ven sobre sus cabezas la espada de Bolívar que le muestra al mundo la terrible explotación que el capitalismo le ha venido causando a la humanidad, pero no por ello hay que dejar de decirlo, pues entre otras cosas, se tiene que observar la diferencia entre unos y otros, aquellos sin mensaje, sin ideología, con un lenguaje de odio, que han rehuido el debate franco y que su única fuerza radica en la violencia, éstos los nuestros, jóvenes centrados en una plataforma ideológica, claros en que son el futuro de la Patria y brillando con luz propia, sin que hayan sido el intento de la creación de ídolos de barro, como los que ya conocemos de la otra acera, que en un tiempo, por acción de los medios, fungieron como la esperanza de los que nos odian, pero que más temprano que tarde arriaron sus banderas por un cargo burocrático, o que como el Goicoechea, a quien se le salieron los ojos de sus orbitas al ver tanta plata junta, y sus piernas actuaron como motores para pegar la carrera a Méjico a disfrutar del medio millón.

Esos viajes por parte de una juventud que ya erró el rumbo de la historia, no van a significar nada nuevo, y solo serán una suma a la que ya nos tiene acostumbrados Ledesma y su combo, que a sabiendas de que aquí sus continuas prédicas antirrevolucionarias no calan, se va en búsqueda de otros escenarios en los cuales el resultado es una risa contenida de los interlocutores, al ver la pobreza de un supuesto líder, que aspira a gobernar la Patria del gran Libertador.

Así que pueden seguir viajando a mostrar sus mentiras, que mientras tanto nosotros, seguiremos con el hombro puesto desde cualquier trinchera, a este proceso que no puede fallar de ninguna manera, sobre todo al pueblo tantas veces engañado, pisoteado y explotado por la Oligarquía.


yuviliz40@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1771 veces.



Saúl Molina Z.


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas