Menos bochinche, más patriotismo

La situación con Colombia no está para distracciones ni charlatanería. Debemos reconocer e internalizar que el gobierno del capo Uribe es un enemigo muy peligroso para nuestra nación.

Contra toda la opinión pública continental y a espaldas de la colombiana, concretaron lo de las bases gringas. Toda Colombia es ya un teatro de operaciones militares estadounidense. Está en plena ejecución el destino manifiesto yanqui sobre la Amazonía y la mira apuntando hacia Venezuela.

El malandro mayor que gobierna al país vecino, se siente hoy como nunca antes guapo y apoyado. Es obvio que ordenó a los carteles de la droga intensificar sus despachos por territorio venezolano, para rallar la imagen del país y tratar de penetrar nuestra sociedad con ese poderoso flagelo que corrompe autoridades y destruye comunidades.

Se ha detectado que circula heroína a bajo precio en barrios de Caracas. Recordemos la siembra de droga gratis que practicó la CIA en los barrios negros que apoyaban las luchas por los derechos civiles en Estados Unidos en la década de los sesenta.

La incursión paramilitar en nuestro territorio es cada vez más evidente. Los sucesos de Chururú, la captura de varios paracos distribuyendo amenazas escritas en Ureña y San Antonio y el cobarde asesinato de dos Guardias Nacionales en un puesto fronterizo móvil en Táchira, constituyen hechos irrefutables de esta crónica de una invasión anunciada.

Para rematar, el espionaje por parte de agentes del desprestigiado DAS. Grave afrenta a la soberanía nacional que debe ser sancionada fuertemente.

El imperialismo está jugando duro sobre el tablero. En Honduras manipulan con el “golpe guabinoso” para intentar detener el impulso popular constituyente. En Paraguay alientan la resurrección de los zombis fascistas. Conspiran abiertamente contra la institucionalidad en Nicaragua. Aprietan las tenazas del bloqueo a Cuba mientras premian la avanzada terrorista contra la isla.

Vamos entendiendo que Obama es apenas un parapeto de utilería. El imperialismo no cambia su esencia violenta aunque se vista de seda.

Y la jornada luce tan seria y complicada, con tantos intereses económicos y geopolíticos en juego, que las hienas han comenzado a aparecer. Empresarios, políticos y militares sionistas tienen sus asquerosas narices metidas en todo el entramado desestabilizador. La cosa se pone más grave aún.

Recordemos que el servilismo de la oligarquía colombiana hacia Estados Unidos es clave de su fe de vida, y viene de la época del traidor Francisco de Paula Santander, quien se apresuró en calificar a la Doctrina Monroe como una “política consoladora del género humano, (que) puede valer a Colombia un aliado poderoso”.

Compatriotas: esta hora es de asumir un profundo patriotismo. Fuerzas oscuras y criminales amenazan la existencia de esta patria soberana. No nos perdonan que sigamos el ejemplo de El Libertador y que estimulemos con nuestra acción la liberación de los pueblos nuestroamericanos. Menos bochinche, más patriotismo.


Constituyente

"... los Estados Unidos que parecen destinados por la providencia a plagar la América de miserias en nombre de la libertad..."
Simón Bolívar, El Libertador.

caciquenigale@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1742 veces.



Ildefonso Finol

Economista. Militante chavista. Poeta. Escritor. Ex constituyente. Cronista de Maracaibo

 caciquenigale@yahoo.es      @IldefonsoFinol

Visite el perfil de Yldefonso Finol para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: