¡Ya basta de tanta impunidad! ¡Cárcel para los guarimberos!

¡Al carajo con la ponderación y la paciencia a las agresiones de la canalla!

Para esa canalla que algunos equivocadamente llaman “oposición”, la desestabilización del país le es tan necesaria como provechosa. Su estrategia es muy sencilla: mantener al país sumergido en la zozobra y el miedo para seguir alimentando el fascismo entre sus seguidores y dar sustento a la trillada campaña internacional de desprestigio contra Venezuela que permita justificar, más adelante, una eventual intervención extranjera que se viene preparando desde la vecina Colombia. En buena hora la Fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz, ha puesto los puntos sobre las “íes” del ordenamiento jurídico venezolano, y ha exigido se cumpla y respete el derecho público y los deberes consagrados en nuestra Constitución. Hoy la canalla arremete contra su persona. Esa misma clase política bastarda que hasta hace poco se negaba a respetar la Constitución, la escupía y violentaba con un Golpe de Estado, ahora la prostituye y la interpreta a su conveniencia para maquillar su crimen contra la patria.

Nunca la burguesía se ha inmolado por conservar sus privilegios. Siempre ha utilizado a una clase lumpen como cancerberos de su infierno. A muchos de nuestros jóvenes el corrupto sistema burgués los ha convertido en una especie de guardia pretoriana defensora del capitalismo. Son ellos los hijos de la lumpen clases media venezolana. Asemejan “un ejercito de mentes colonizadas” prestos a defender intereses que les son extraños. La razón y la sensatez no se encuentran presente entre ellos. Sus consignas se resumen a ¡Fuera Chávez! o peor aún, ¡Muera Chávez! Años de odio, mentiras y disociación psicótica generada por los medios de comunicación privados han hecho de estas persona simples peones del imperialismo en Venezuela. Ellos nunca entenderán que de ocurrirle algo al Comandante Chávez sus vidas no escaparían a la misma suerte. No es un secreto para nadie que el imperialismo prepara un zarpazo. El dilema es Vida o Muerte.

Un Estado revolucionario está obligado a imponer la voluntad del pueblo. Hacer respetar las leyes de la República es una necesidad. Las últimas decisiones judiciales que han terminado por encarcelar a criminales como Forero, Vivas, Simonovich, Baduel, Richard Blanco, Rosales, Oscar Peres, entre otros (-los 2 últimos están siendo buscados por la justicia-) marcaron un antes y un después para venezolana; un precedente importantísimo que debemos celebrar y defender. El libertinaje político-mediático debe acabar. La paz del país depende de ello. En las calles se escucha: ¡Al carajo con la ponderación y la paciencia a las agresiones de la canalla! ¡Ya basta de tanta impunidad! ¡Cárcel para los guarimberos! ¡Necesitamos más fiscales y jueces de verdad comprometidos con la patria! Sigamos al pueblo.



basemtch@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1887 veces.



Basem Tajeldine

Marxista. Investigador de temas geopolíticos internacionales en el Centro de Saberes Africanos. Moderador del programa VOCES CONTRA EL IMPERIO, RadiodelSur y RNV.

 basemtch@gmail.com      @BasemTajeldine

Visite el perfil de Basem Tajeldine para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: