Uribe: Peón de USA contra Venezuela

Nos preguntamos entonces: ¿Podían permanecer indiferentes los intelectuales con sensibilidad social? ¿Podían ser simples espectadores de los retorcimientos que inundaban el ámbito del globo? Todo fue en un momento, cambio radical de la trilla histórica. Las acciones se dividieron. Las concepciones del mundo se escindieron en dos frentes delimitados. Los más grandes escritores se parcializaron hacia uno de los lados en pugna: imperialismo o socialismo. Y Venezuela, con la bestia gomecista sobre sus espaldas, presencia cómo en las tardes de los calabozos, furtivamente, la obra viril de Henry Barbusse, "El Fuego", una novela señaladora de los fines que persiguen las guerras imperialistas, pasa de mano en mano, incendia la sangre joven, riega las mentes recias, impulsa las plumas vehementes de los poetas.

CONSTANTES Y VARIANTES EN LA POESÍA DE ANDRES ELOY BLANCO. Prof. Domingo Miliani

Los pueblos de Colombia y Venezuela, ante la mirada perpleja y el repudio del mundo progresista, asisten a la vulgar y flagrante violación de la soberanía de la República de Colombia, perpetrada mediante operación encubierta, más evidente ahora, en la formación de Siete (7) bases militares supuestamente contra los integrantes de las FARC-EP y el “terrorismo”.

Igual que las embestidas con la formación de bandas paramilitares en Colombia como en Venezuela, esta acción militar dirigida abiertamente por los Estados Unidos de Norteamérica (y con malolientes recompensas) es gota que reboza la tolerancia del gobierno venezolano, que condiciones para generar conflicto a Venezuela. La alevosa y traidora acción fue realizada, como es tradicional, por agentes secretos de USA y sus aliados israelí, reclutados por la Fuerza Pública de la oligarquía Colombiana. Ello hace parte del diseño contrainsurgente del Plan Colombia o Iniciativa Andina y su versión "Plan Patriotas"; planes que incluyen la desestabilización del gobierno legítimo de Hugo Chávez por resultar "un estorbo" para aplicar el TLC y demás planes colonialistas de Washington en América Latina.

Uribe como peón de lidia de los yanquis, con el afán de ser usado por ellos para que controlen el petróleo de Venezuela y contener el auge popular del Proceso de Liberación Nacional, copia a Bush cuando inició la bárbara agresión a Irak. Uribe utiliza un pretexto para justificar la antijurídica, guerrerista, antidemocrática, intervencionista y colonialista política "antiterrorista" de los gringos, ratificada con la intromisión abierta del embajador-virrey en Colombia, William Brownfield, que apoya a Uribe y lo conmina contra el Presidente Hugo Chávez, cuyo gobierno y proceso social en el país es ubicado por Washington, junto a Cuba, como parte del llamado "eje del mal", "nidos de terroristas", para justificar cualquier agresión de gran envergadura apoyados en el intervensionismo consignado en la "Carta Democrática" de la OEA.

Esa política terrorista de Estado y fascista de USA obliga a los gobiernos del mundo a no permitir que se viole la soberanía de Venezuela y mucho menos la de Colombia.

Las multinacionales asentadas en el país y la oligarquía colombiana conjuntamente con la venezolana, representada por los gremios económicos, ex presidentes y sus partidos – respaldan a Uribe porque cínicamente ayudan a USA a desestabilizar a Chávez al tiempo que rechazan la suspensión de los acuerdos comerciales y de integración binacional por el Presidente Bolivariano. Los ricos quieren seguir conspirando sin dejar de lucrarse de los negocios con Venezuela. Alimentan la vana ilusión de ver de nuevo en el gobierno a los desprestigiados partidos de los potentados venezolanos (AD, COPEI y sus derivados) y así volver a disfrutar de sus corruptelas, por ello apoyan la golpista y derrotada "Mesa democrática" que una vez fue “coordinadora” encargados en proteger el legado del breve dictador Carmona.

Las FARC-EP y toda la insurgencia son fuerzas beligerantes. Han realizado diálogos y firmado acuerdos con gobiernos (Betancourd-1984 y Pastrana-1999). Este hecho político-diplomático lo aceptaron gobiernos democráticos que practican la no-injerencia en los asuntos internos de otros países, y ese concepto obligó a la neutralidad ante el conflicto Colombiano.

Respaldamos y aupamos la posición democrática y antiimperialista de nuestro pueblo venezolano y al Proceso de Liberación Nacional llevada por el el pueblo y el gobierno. Defendemos en las calles y campos la dignidad y, con toda razón, ejerceremos la defensa de la soberanía de nuestra Patria Bolivariana y el derecho a la autodeterminación popular de la gran mayoría que ratificamos al comandante presidente Hugo Chávez en el contundente triunfo contra los gobiernos títeres de la Casa Blanca, y sus antidemócratas seguidores como Uribe, que pretenden minimizarnos y desconocernos.

La unidad entre nuestros pueblos es ahora más necesaria, la unidad de las fuerzas progresistas, democráticas y de izquierda de los países latinoamericanos es ahora una mayor exigencia.

Patria o Muerte. Venceremos. PCV

F.oscar.f@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1858 veces.



Oscar Flores

Dirigente de los Círculos Bolivarianos, comunicador alternativo, Director del periódico La Voz del Valle

 lavozdelvalle2@yahoo.es

Visite el perfil de Rubén Mendoza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: