Enriquezcamos el debate sobre el golpe de estado en Honduras

Duerman camarones, tienen presidente que... ¡los vende!

Ya craneó la guerra que lo perpetuará en el poder,

pero los necesita a ustedes, los fieles.

Y son muchos los dispuestos a matar por él,

sin pensar ni contenerse, porque lo adoran

y saben que no puede ser más que perfecto


Es evidente la arremetida imperialista, que pretende aprovechar la anestesia que significó Obama estos primeros seis meses de “gobierno”, mientras los criminales neoliberales, los halcones swaps y sionistas, los potentados que tienen la vida al borde del colapso, se reponían del desprestigio universal en que los sumió el burdo, ladrón y sanguinario del mentirosos Bush, aún impune.

El golpe de estado en Honduras -precipitado para hacerlo coincidir con la expulsión de los usanos de la base de Manta y su traslado a Colombia, un país vasallo y con un gobierno más corrupto y abyecto que cualquiera de los anteriores-, se planeó por el Departamento de Estado (Oficina de Administración de Colonias le decían, cuando éramos “su patio de atrás” que quieren recuperar), y han buscado consolidarlo mediante la utilización del prestigiado títere Oscar Arias.

Simultáneamente, se aprovechan de la sumisión de Álvaro Uribe, y su irrefrenable deseo de protagonismo internacional que lo convierta en un gobernante inolvidable y decisivo en el concierto de las naciones (difícil no recordar a su pariente Pablo Escobar, desesperado por ser el bandido más famoso del mundo). Megalomanía se llama esa obsesión, tan dañina para los pueblos y los individuos sometidos a los caprichos y arbitrariedades de tales sujetos.

Pretenden montar un escenario de enfrentamiento con los vecinos, buscando fanatizar los pueblos, obnubilar las mentes y exacerbar los ánimos, de modo que se creen los pretextos para desencadenar una guerra regional.

De esta forma, el imperio confía en volver a subyugar estos países de oligarquías criollas cipayas, a fin de recuperar su hegemonía antes de que el mal ejemplo de independencia y soberanía cunda.

Por eso, la prensa usana, a través del WashingtonPost, intenta valerse de los computadores de ‘Reyes’ para proponer que se incluya a Chávez en la caprichosa lista de “terroristas”, por apoyar a las FARC, según presuponen.

Afortunadamente, Alfredo Rangel, que sabe tanto y vive tan bien datado, nos tranquiliza con su columna de opinión: “Chávez y Correa, otra vez”, publicada en Semana, edición 1421 de julio 27/2009, al referirse al acuerdo Uribe-USA cocinado para autorizar, abusiva e inconstitucionalmente, la presencia permanente en territorio patrio de fuerzas armadas extranjeras. Para acabar de ajustar, autorizadas para intervenir en el conflicto interno y a desatar, o fomentar y apoyar, uno externo.

Los actores se agruparían en dos ejes, uno de los cuales sería Washington, México, Honduras, Costa Rica y Colombia. Así podrían consolidar el despojo de la presidencia de Zelaya, y controlar a Nicaragua desde Honduras y Costa Rica. Colombia garantizaría una neutralización inmediata de Venezuela, Ecuador y Bolivia... En fin, las ansias y el afán de que nos matemos mutuamente, deberían merecer alguna reflexión de los condenados al matadero.

Pero estas paranoias antiuribistas, tan mal intencionadas con el leal socio estratégico del norte y otros patricios decentísimos, las deja sin piso Alfredo Rangel:

“Colombia debe convencer a los vecinos inquietos de que ese acuerdo no les va a significar ninguna amenaza. El rigor conceptual y la precisión operacional con que se está elaborando no van a dejar lugar a cabos sueltos ni a ambigüedades. ‘Nada de lo dispuesto en el acuerdo podrá afectar a terceros Estados’, reza uno de sus artículos (lo dicho, Rangel se sabe hasta las desconocidas). El control de su ejecución será totalmente colombiano (si se entera Piedad Córdoba, corre el riego de morir de risa fulminante e imparable) y a nosotros nos interesa mantener buenas relaciones con los vecinos. El único objetivo del acuerdo es luchar contra el narcotráfico y contra el terrorismo. Y si en estos temas Chávez nada debe y nada teme, con el acuerdo podría dormir tranquilo”

De hecho, las precisiones del columnista defensor del Estado Mafioso, sirven para tranquilizar al universo entero, asqueado de guerras.

Sin dudas, todos podremos dormir tranquilos, gracias a las aclaraciones del generoso Alfredo, tan sensatas, independientes, equilibradas (ecuánimes suena mejor), y tan oportunas y desinteresadas.

Según él, no hay riesgo de ningún conflicto internacional, o de una guerra regional, como teme y predica tanto suspicaz mal intencionado y que no cree en la honorabilidad del presente gobierno colombiano, porque el desconfiado tiene en cuenta lo que el mismo Rangel ha sostenido antes en su artículo, sobre Chávez, quien ”sabe que en los computadores de ‘Reyes’ hay pruebas irrefutables que lo comprometen”

O sea, para los escépticos que creen reconocer la realidad como es -pues son ajenos a la neolengua uribista-joseobduliesca que tergiversa todos los conceptos, deforma todas las verdades y oculta o maquilla todos los hechos-, evidentemente Chávez no podrá “dormir tranquilo”, pues el propósito del mandato usano, que Rangel y el Gobierno llaman “Acuerdo”, “es luchar contra el narcotráfico y contra el terrorismo”. Y Rangel y el Gobierno saben, tanto como Chávez, según ellos, “que en los computadores de ‘reyes’ hay pruebas irrefutables que lo comprometen... “

¿Acaso no es esto un evidente anuncio de guerra, para la cual se está armando rápidamente el escenario, ante los ojos de todos, aprovechando narcotizantes como Alfredo Rangel o RCN porque la credibilidad de los voceros oficiales está por el suelo, con toda razón?

Los cerebros y las conciencias pueden ayudarnos a dilucidarlo. Una información completa, también ayuda mucho. Por eso me di el gusto de acompañar estas reflexiones con una serie de escritos referentes al golpe en Honduras, nuestro gran desafío actual.

Espero que aporten luces y sirvan para que abramos los ojos y no nos dejemos meter el dedo en la boca por unos estúpidos criminales inescrupulosos y desalmados, que nos consideran a todos de su misma repugnante calaña, y quieren ponernos de “carne de cañón” para que recuperen sus privilegios los amos del norte.

dario-botero@hotmail.com















Esta nota ha sido leída aproximadamente 2096 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Internacionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad