La masacre de los palestinos debe finalizar

Nuevamente Israel trata de someter a los palestinos, no descansa el Estado judío de causar tanta muerte y dolor en las familias de un pueblo que ha sufrido toda la visión errada de occidente. Desde el mismo momento en que la Organización de las Naciones Unidas decide en 1947, crear en territorio palestino el asentamiento de Israel, comienza la guerra contra ese pueblo que habitaba todo el ámbito geográfico desde tiempos inmemoriales. A los palestinos prácticamente se les echa de su propio hogar y le arrebatan los espacios donde desarrolló su vida, costumbres, religión, idioma y fundamentalmente donde se convivía pacíficamente entre las tres religiones más influyentes del mundo: el cristianismo, judaísmo y el musulmán. Aproximadamente la mitad de sus tierras fueron obligados a ser cedidas a los colonizadores que estaban radicados en Europa, era la oportunidad de occidente para reivindicarse de las matanzas de seis millones de judíos en la II guerra mundial. Los semitas originarios están siendo exterminados con la masacre de sus pobladores, se ha producido una invasión en la Franja de Gaza, donde habitan alrededor de un millón quinientos mil personas. El gobierno de Israel representa un núcleo colonizador que mantiene la idea de su derecho divino a posesionarse de esa parte del Medio Oriente. El apoyo brindado desde 1948, por los Estados Unidos a Israel, permite observar la hipocresía de la condena a la guerra, cuando ellos la estimulan con armamentos y logística al sionismo, como concepción de racismo y dominación. Esta masacre no puede ser vista con la óptica de un problema meramente religioso, este conflicto es el resultado de una política internacional de los diferentes gobiernos norteamericanos, para mantener el control de un territorio con gran reserva petrolera y estratégicamente ubicada en el paso transicional de los continentes de Europa, Asia y África. El bloqueo a Palestina, específicamente en la disputada Franja de Gaza, evidencia la inhumana acción de Israel con el objetivo de rendir, disminuir y desaparecer a los semitas indígenas. Venezuela, mantiene una posición digna, condenando la masacre a los palestinos por el gobierno de Israel, ajustado al carácter humanista del estado venezolano. Con la expulsión del embajador israelita, declarándolo persona no grata, el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Frías, reitera y mantiene su apego por la paz, la soberanía de los pueblos y el respeto al derecho internacional.

Los medios de comunicación privados en Venezuela mantienen una silenciosa complicidad con los asesinatos en masa de palestinos por parte del ejército israelí. Esa arremetida armada contra un pueblo a la defensiva, no es una guerra, ni mucho menos hay equidad entre dos ejércitos. Israel se convirtió en el brazo ejecutor del dominio estadounidense y de conquista en los espacios geográficos árabes, es una maquinaria militar. Por ello, los medios de comunicación aliados al poder imperialista, divulgan la idea de una lucha en iguales condiciones, donde Israel ataca al terrorismo ¿quién es el terrorista?

Los venezolanos repudiamos la agresión contra los palestinos y nos unimos al movimiento mundial por el respeto a la vida y el cese a la invasión. Israel y su gobierno desconocen el llamado a la no intervención, por lo que se convierte en estado forajido y comete crímenes de lesa humanidad, genocidio y etnocidio, pues se trata de un indiscriminado acto de muerte contra niños, mujeres y ancianos. Esto indudablemente, viene desarrollándose con el bloqueo impuesto a los palestinos y las dificultades que existen para recibir cualquier tipo de ayuda humanitaria. Fuera Israel de Palestina.


obalbasvster@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1459 veces.



Orlando Balbás

Prof. en Ciencias Sociales. Magister en gerencia educativa. Jubilado del MPPE.

 orlandobalbas27@gmail.com      @orlandobalbas

Visite el perfil de Orlando Balbás para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: